Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Unamuno poeta

Unamuno poeta 26 Jun 2011 20:49 #2962

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3741
  • Gracias recibidas 3310
UNAMUNO POETA
(A la memoria de mi padre)

Mi padre no era un gran lector de filosofía, pero siempre se sintió profundamente conmovido por los poemas de Miguel de Unamuno. Con motivo de que en otros hilos del foro hemos estado hablando de la filosofía de Unamuno, me han venido a la memoria algunos trazos de esa afición de mi padre y me gustaría recoger aquí sus dos poemas preferidos de Don Miguel.

El primero es éste a un cementerio de lugar castellano

Aunque mi padre era manchego, la familia de madre era de un pueblo de Burgos cuyo cementerio está situado en un cerro desde el que se domina el pueblo, junto a la ermita en ruinas de Santa Ana, tal cual lo describe Unamuno, un “corral de muertos” con sus tapias de adobe desportilladas y azotado por el cierzo. Mi padre gustaba, cuando éramos niños, subir con nosotros, mis hermanos y yo, a Santa Ana, y leer allí en alta voz el poema de Don Miguel.

Ésta es la “cruz que distingue tu destino en la desierta soledad del campo”:

Se trata de la última cruz del viacrucis que lleva desde la “iglesia de los vivos” al lugar de los muertos, vista en el atardecer sobre el valle del río Duero. Mi padre reposa hoy en ese lugar, sembrado en “barbecho largo”.

El siguiente poema también era muy estimado por mi padre, hasta el punto de que en cierta ocasión en que estábamos de paso por Palencia, en lugar de visitar en el poco tiempo de que disponíamos los más señalados monumentos de la ciudad, como la catedral gótica de extremada pureza de líneas (la “bella desconocida”), sólo tenía interés en encontrar el convento de las Claras, para ver in situ este Cristo que tanto impresionó a Unamuno, y nos hizo recorrer media Palencia hasta dar con él para ver “las negruras de su gusanera” y las faldillas con que las monjas cubrieron sus “hediondas vergüenzas”:
El Cristo yacente de Santa Clara

Me ha parecido que merecía la pena compartir con vosotros estos sobrecogedores poemas no exentos de profundo pensamiento filosófico.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 28 Jun 2011 23:20 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Kierkegaard, Bud, Moni, Mileto, alekhine, Haller

Re: Unamuno poeta 27 Jun 2011 00:06 #2964

  • Conrado
  • Avatar de Conrado
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 5941
  • Gracias recibidas 4744
Un mensaje precioso, Nolano, y unas fotos magníficas. Tu padre es muy afortunado de yacer en ese paraíso. :cheer:

Aún no he estudiado a Don Miguel de Unamuno, pero todo se andará. Lamentablemente, las asignaturas optativas en el Grado no estarán disponibles hasta dentro de dos cursos académicos, a saber, hasta el curso 2012-2013. Me lo confirmó la coordinadora del Grado, la profesora Amparo Díez.

Seguro que tu padré estará orgulloso. :)
David Feltrer Bailén Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Graduado en Filosofía (UNED - febrero de 2016)
Estudiante del Máster en Filosofía Teórica y Práctica (UNED - octubre de 2018)
Estudiante del Grado en Geografía e Historia (UNED)
Última Edición: 27 Jun 2011 00:12 por Conrado.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Unamuno poeta 27 Jun 2011 11:29 #2968

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2036
  • Gracias recibidas 1396
Gran mensaje, Nolano.

Yo contribuyo a este hilo con este otro poema que me encontré paseando por Salamanca, grabado en piedra:
Del corazón en las honduras guardo
tu alma robusta; cuando yo me muera
guarda, dorada Salamanca mía,
tú mi recuerdo.

Y cuando el sol al acostarse encienda
el oro secular que te recama,
con tu lenguaje, de lo eterno heraldo,
di tú que he sido.
Con un eco semejante, constante en Unamuno, me llevó a una reflexión profundamente filosófica sobre ese último reclamo a Salamanca "di tú que he sido": ¿No tiene este aparecer en el mundo un haz que consiste en comenzar a escoger, y un envés, que es comenzar a engrosar la larga lista de una renuncia? ¿no es esta renuncia algo que también asolaba al bilbaíno consistente en no completar las potencialidades del ser, a medio hacer tendido entre el factum y el vasto material intacto de lo posible y deseable? Pero a pesar de ello, inmersos en tan grande marea de condicionamientos y azar, ¿acaso lo relevante a la postre no es tanto qué se ha podido escoger, qué en concreto se ha podido ser sino, más bien, que se ha sido, sea lo que sea lo que se haya sido - Salamanca di tú que he sido...?

Acaso, el dolor de la renuncia se compensa con el valor de la elección, de la personalización, de ese yo que se expansiona y hace inigualablemente suyo un pedacito del universo posible. Pero ahí quedará el dolor definitivo de Unamuno, más que el afán de ser algo escogido, el afán incontestable de conservar que se ha sido, de no perder lo minúsculo escogido. Y es que el hombre renuncia de forma inevitable, y eso, al que más o al que menos, le duele; pero sobre todo, que por empeño de la finitud, lo que encima escoge, lo que vive y es su vida, y se posee y conserva en vasijas de recuerdo... se pierde. Se pierde inexorablemente. Ése es el dolor de vivir incontestable, que tanto pesó al hijo adoptivo de esta Salamanca a la que pedía ser testigo de su existencia.
Última Edición: 27 Jun 2011 11:32 por Kierkegaard.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Moni
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.148 segundos