Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Hannah Arendt

Hannah Arendt 21 Nov 2014 22:32 #27642

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1565
  • Gracias recibidas 1226
Es que yo no estoy de acuerdo con la premisa mayor. Yo no considero que Arendt desviara la atención de los Goebbels para centrarla en los Eichmann en el sentido de que así la culpa debería de recaer en los Eichmann y no en los Goebbels o en los Hitler. De entrada es que lo planteas como una disyuntiva Eichmann-Goebbels. Es que ambos fueron responsables de lo que ocurrió. Lo que hizo Arendt brillantemente fue centrarse en los Eichmann, pero no para culparle a él de toda la locura Nazi, sino para darnos a conocer una nueva categoría del horror: "La banalidad del mal".

Lo que Arendt nos dice no es que los Goebbels no fueran culpables del mal causado sino que el mal causado por los Eichmann lo fue por banalización. Es que yo le podría dar la vuelta a tu discurso y decir que entonces, y para ti, la culpa de todo lo ocurrido fue de los Goebbels mientras que los Eichmann no tuvieron nada que ver con el sufrimiento y el horror causado.
Última Edición: 21 Nov 2014 22:35 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 21 Nov 2014 23:18 #27645

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3741
  • Gracias recibidas 3310
Quizá no ha quedado suficientemente claro. Yo no me muevo en mi argumentación en el análisis del caso Eichmann, sino que intento elevar a categoría filosófica los conceptos y abstracciones empleados en el análisis por Arendt del caso Eichmann, Y vaya por delante que no he leído la obra de Arendt y me limito a responder la idea que Tasia transmite de dicho asunto:
Tasia escribió:
No pensaba así Hannah Arendt, que encontró en la causa del mal, no en la "maldad" de unos lunáticos idealistas románticos, sino en la normalidad del burócrata.

Si eso no se ajusta al pensamiento de Arendt, será Tasia quien debe explicarlo.

Porque esa simplificación del político y el científico o el burócrata es eso: una simplificación. No existe nadie que sea 100% burócrata ni 100% moralista. En consecuencia, lo que yo afirmo es que Eichmann-burócrata es una imagen filosófica. Si ese Eichmann (no el Eichmann real y hombre) pudiera juzgar la bondad o maldad de sus actos, ya no sería un burócrata, sería ya un moralista. Pero yo no estoy interesado en el perfil psicológico de Eichmann, sino en la figura filosófica del burócrata. Creo entender que ése es el debate que suscitan las palabras de Tasia.

Es decir: si yo digo que toda la culpa fue de los Goebbels y no de los Eichmann, no estoy diciendo que la culpa fue de Joseph Goebbels nacido en 1987 y no de Adolf Eichmann nacido en 1906, Lo que estoy diciendo es que la culpa fue de los políticos-filósofos de la convicción y no de los burócratas. Porque el caso es que Joseph Goebbels tenía su parte de burócrata (como Adorno, Deleuze, Derrida, Vattimo, etc.: saben muy bien que si no quieren morir de hambre tienen que ir a la tienda a comprar comida) y que Adolf Eichmann tenía su parte de político (tendría sus valores materiales y sus ideas sobre el bien y el mal, sobre los fines buenos y los malos). Pero los culpables de Auschwitz son los "filósofos" que había en Goebbels y Eichmann, no los "burócratas" que había en Goebbels y Eichmann.

Bajo esta óptica, y trascendiendo los hombres que había en Goebbels y Eichmann, sí que creo que se puede decir que la culpa es de los "Goebbels" (personajes) y no de los "Eichmann" (personajes).

Como insiste en repetir Todorov ("Los abusos de la memoria") lo importante de la historia, lo que debe regir nuestra investigación histórica no es lo individual y concreto de los sucesos pasados (que nunca podemos, por otra parte, retener en todos sus detalles), sino lo que de general o universalizable puede haber en los hechos pasados que sirven para interpretar el presente. No nos interesa si Goebbels tenía un lunar en el hombro izquierdo o medía 1'80 m; nos interesa "Goebbels" como personaje generalizable y universalizable, despojado de su carnalidad individual. Y lo mismo cabe decir de Eichmann. Y no nos interesa la Arendt cronista del caso Eichmann, sino el juego de esa crónica en la comprensión e interpretación que podamos hacer de nosotros mismos.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 21 Nov 2014 23:21 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 22 Nov 2014 10:42 #27646

  • Tasia
  • Avatar de Tasia
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 597
  • Gracias recibidas 773
Hace algún tiempo vi un reportaje sobre la donación de órganos en el que explicaban (no recuerdo ni el momento ni el lugar de referencia) que no se donaban muchos órganos porque el formulario planteaba una pregunta: "¿desea donar sus órganos?" y dos casillas: "sí", "no".

Modificaron el formulario introduciendo la siguiente afirmación: "si no desea donar sus órganos marque la siguiente casilla". El número de donaciones creció espectacularmente. Tenemos tendencia a hacer lo que nos resulta más sencillo, a comportarnos como burócratas la mayor parte del tiempo.

Igualmente me planteo ¿por qué, sabiendo que la mayoría de la ropa de las grandes cadenas la fabrican trabajadores extranjeros en condiciones de semi-esclavitud, seguimos comprando en ellas?, ¿por qué, sabiendo que podríamos alimentarnos sin consumir carne animal, o no tanta, o generada con menos sufrimiento, continuamos consumiéndola de modo insalubre y exagerado?, ¿por qué, pudiendo optar por agricultores y productores locales, generando menor daño medioambiental y menor dumping social, seguimos optando por comprar productos venidos de lugares lejanos?, ¿por qué unos políticos con altísimos sueldos, gastan apenas unos euros en un parking con una tarjeta negra, sabiendo el problema potencial que ello les puede generar?

Todas esas acciones cotidianas son irracionales desde un punto de vista utilitarista si observamos a la sociedad en su conjunto y los efectos tan devastadores que causan para tan pírricos beneficios individuales. Esas acciones generan sufrimiento, hambre, deterioro del planeta, muerte. Digamos que, en lenguaje utilitarista, ello genera un gran "daño por omisión".

No creo que las personas seamos tan libres como creemos en la adopción de decisiones morales. La mayoría de decisiones de carácter moral nos pasan completamente desapercibidas. En el mundo globalizado, la culpa también queda diluída y globalizada. Y cuando un niño muere en África de hambre, las causas son tan complejas y la responsabilidad suele ser tan repartida, que nadie puede ir a la carcel por ello y ni siquiera sentir un fuerte cargo de conciencia.

La racionalidad del burócrata es la racionalidad cotidiana y la principal causante de los horrores del mundo. Nuestros hábitos y nuestro quehacer diario perpetúan unas estructuras que no son controladas por conspiradores lunáticos, sino por personas que "han caído" en este o en aquel otro lugar y condición, y que se limitan a actuar como se espera de ellos y como les resulta más cómodo, con pequeños matices de actitud más egoísta o altruísta.

No existe una "mano invisible" que haga que el resultado de todo ello sea racional y seguro. Y yo, cuando estuve en Londres y conocí a algunos banqueros multimillonarios y especuladores (supuestos maléficos causantes del mal en el mundo) me encontré a un grupo de jóvenes que eran cariñosos con su familia, generosos con los conocidos, que tenían aspiraciones altruistas (como montar un centro para cuidar perros abandonados), que realizaban acciones filantrópicas, y que en su trabajo solo encontraban una buena fuente de ingresos con la que lograr una pronta jubilación a los treinta y pocos. Y luego, a disfrutar de la fortuna con los seres amados.

Al "mal", del que tanto se habla, lo he encontrado pocas veces en la vida. Y nunca generando grandes "males". Lo que sí he encontrado a menudo es la resistencia a cambiar de hábitos. Todos nos resistimos, es completamente normal. Cambiar de hábitos requiere mucho esfuerzo, y las causas no están demasiado claras, nos puede hacer perder algún pequeño beneficio y no vamos a cambiar el mundo con nuestra pequeña renuncia.

Por eso no considero que la solución de los grandes problemas recaiga en el discurso de la "culpa" y en la búsqueda del "gran malvado" ideólogo. La solución pasará más bien por la creación de nuevos mecanismos, de nuevos formularios, de cambiar las carreteras para que los caminos más transitados conduzcan a alguna parte.

Todos cambiamos con facilidad de hábito, con una mínima razón moral, si las cosas se nos ponen fáciles, igual de económicas, igual de sencillas. El mal, al menos el más horripilante, es más producto de la "banalidad" que de la locura del idealista.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 22 Nov 2014 11:12 #27647

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1565
  • Gracias recibidas 1226
Créeme, Nolano, te entendí perfectamente. Entendí perfectamente a quién te referías con los Goebbels y con los Eichmann. Y sigo estando en desacuerdo con tu consideración de que sólo fueron responsables de aquel horror los filósofos (ya se tratara de los Goebbels o de los Eichmann) y no de los burócratas.
Precisamente la tesis de Arendt consiste en la afirmación de que no sólo los filósofos, sino también los burócratas, fueron responsables de aquel horror. A estos últimos, y no a los primeros, cabe atribuirles el horror causado por lo que Arendt denominó banalidad del mal.
Y ya, y en el caso concreto de Eichmann ( el de carne y hueso), lo que escandaliza y asusta según las tesis de Arendt es que el horror causado por esta persona de carne y hueso fuera debido a su parte "burócrata", y no, a su parte "filosófica". Es que la única explicación, sin remordimiento alguno por parte de Eichmann, es que él cumplía ordenes. Él no se justificó alegando motivos políticos, filosóficos o ideológicos sino motivos puramente burocráticos (él cumplía órdenes).
Y lo que escandaliza y asusta es que ese Eichmann podemos y somos, si se dan ciertas circunstancias, muchos de nosotros.
Última Edición: 22 Nov 2014 11:14 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 22 Nov 2014 12:46 #27650

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3741
  • Gracias recibidas 3310
Tal vez, Elías, no has leído con total atención mi mensaje, donde dije (y subrayo ahora lo que interesa):
Nolano escribió:
Pero podemos preguntarnos: ¿ha estado la Filosofía del siglo XX a la altura de las circunstancias? ¿Ha analizado su parte de culpa en el desastre de Auschwitz y el Gulag? Yo creo que no; que, más bien, ha intentado escurrir el bulto: ha echado las culpas al burócrata Eichmann

Como ves, explícitamente me referí a "su parte de culpa", no a "toda la culpa". En cambio tú, Elias dices:
Elías escribió:
A estos últimos, y no a los primeros, cabe atribuirles el horror causado por lo que Arendt denominó banalidad del mal.

Tú no repartes culpas, echas la culpa en su totalidad al burócrata y no al filósofo. Eso es lo que he llamado "escurrir el bulto" del filósofo.

En un artículo, cuyo enlace facilité aquí Habermas acusa a Heidegger de no haber rechazado nunca de forma explícita su adhesión al nacionalsocialismo, sino intentar ir dando giros para eludir su responsabilidad. Sin embargo, no conozco yo ningún texto en el que Horkheimer o Adorno hayan asumido responsabilidad alguna personal en el Gulag, ni sé que Habermas se lo haya echado en cara.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 22 Nov 2014 14:42 #27656

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1565
  • Gracias recibidas 1226
Nolano, yo había dicho: "Lo que Arendt nos dice no es que los Goebbels no fueran culpables del mal causado sino que el mal causado por los Eichmann lo fue por banalización."

Y lo repetí diciendo: "A estos últimos, y no a los primeros, cabe atribuirles el horror causado por lo que Arendt denominó banalidad del mal.

Creo que está bastante claro que aquí no se está culpabilizando únicamente a los Eichmann. Lo que se está diciendo es que la categoría que debe de aplicarse a los Eichmann es el de la banalización de mal mientras que ese categoría no se les puede aplicar a los Goebbels. Pero de ahí no puede extraerse la conclusión de que por tanto los Goebbels son impunes.

Por cierto, sí he leído tu mensaje y en él dices que el mal causado por los Eichmann no lo es por banalización ( burócratas) sino por su parte filosófica. Pues bien, creo que estás equivocado. Concretamente dices:
"Bajo esta óptica, y trascendiendo los hombres que había en Goebbels y Eichmann, sí que creo que se puede decir que la culpa es de los "Goebbels" (personajes) y no de los "Eichmann" (personajes).

Es decir, eres tú el que culpabilizas sólo a uno y no a todos
Última Edición: 22 Nov 2014 15:01 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 22 Nov 2014 19:22 #27659

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3741
  • Gracias recibidas 3310
Mi premisa en que en todo hombre hay un filósofo y un burócrata; o, si se quiere, todos somos algo filósofos y algo burócratas. Es una vieja tesis mía que algunos no encajan bien y me ha granjeado alguna contestación agria en este foro (aquí). No sé si compartes dicha tesis, Elías, o crees que hay sólo-filósofos y sólo-burócratas.

Partiendo de ese punto inicial, me pregunto: ¿es la causa del mal el hombre-filósofo o el hombre-burócrata? Y mi respuesta es, que, indudablemente, el hombre-filósofo. Supongo que no se acusa a Eichmann de no tener valores (de hecho ésa era la tesis que él mantenía en su defensa: sólo puse los medios para lo que se me ordenaba; yo actué por obediencia debida).

Sartre afirmaba que el hombre siempre es responsable y no sólo de lo que hace, sino de lo que no hace: el hombre no puede ampararse en la inacción para exculparse. No puede no ser libre. Si eso es verdad, Eichmann es culpable como ser moral, no como ser amoral (al contrario de lo que parece darse a entender con la expresión "banalidad del mal"). Por tanto, su culpa y su responsabilidad deriva de su provisión de valores materiales (reflejadas en sus acciones u omisiones), no en su actuación de burócrata poniendo medios para fines; el mal está siempre en los fines. Que el hombre ponga los medios adecuados para los fines que se ha propuesto alcanzar es un a priori de la acción humana y, por tanto, no es algo moralmente sometido a crítica. La crítica moral recaerá siempre sobre los fines, nunca sobre los medios. (Nota: otra cuestión es la crítica moral de los medios en cuanto afecten a los fines de los demás; pero entonces la crítica es procedente en cuanto afectan a esos fines, no en cuanto medios como tales).

Es decir, la crítica moral recae siempre sobre el filósofo que todos llevamos dentro, no sobre el burócrata. Esa es mi refutación a lo que afirmó Tasia (siguiendo, según ella, a Arendt) acerca del burócrata que, no nos olvidemos, es lo que origina mi respuesta. Todo debate tiene un contexto en el que deben interpretarse las intervenciones de los participantes, y ése es el contexto de éste.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 22 Nov 2014 19:38 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 22 Nov 2014 22:09 #27665

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1565
  • Gracias recibidas 1226
Dices, Nolano: "Que el hombre ponga los medios adecuados para los fines que se ha propuesto alcanzar es un a priori de la acción humana y, por tanto, no es algo moralmente sometido a crítica."

Efectivamente, no es algo moralmente sometido a crítica el que un hombre ponga los medios adecuados para los fines que se propone. Pero lo que sí que es algo moralmente sometido a crítica son los medios concretos que él considera adecuados para los fines que se propone. Es decir, lo que no es moralmente criticable es que una persona tenga que poner unos medios adecuados ( porque tiene que poner unos medios adecuados sí o sí) a sus fines pero lo que sí que es moralmente criticable es qué medios concretos considera adecuados a esos fines.
Una persona puede considerar que es bueno moralmente acabar con la corrupción. Y también puede considerar que el medio más adecuado para acabar con la corrupción es matar a todos los corruptos.

No sé, Nolano, quizá te esté malinterpretado, pero me da la sensación que estás defendiendo que el fin justifica los medios siempre que alguien considere que esos son los medios más adecuados.

Claro que Eichmann poseía valores. Su valor fundamental era la obediencia. Y él consideraba que ese fin justificaba cualquier medio. Bueno, en realidad ni siquiera es así. Como él consideraba que ese era un valor fundamental ( la obediencia) ni siquiera se preguntó por los medios ni por las consecuencias de dichos medios. Y esto era lo que lo diferenciaba precisamente de los Goebbels. Los Goebbels no sólo tenían en cuenta los fines sino también los medios.

Y en esto radica precisamente, según considero, la banalización del mal. La banalización del mal no consiste en considerar que es un bien lo que en realidad es un mal o en qué medios son más adecuados para la realización de un fin sino que consiste en no plantearse o cuestionarse siquiera si los medios utilizados son buenos o malos porque se considera que el fin que se persigue es bueno.

Eichmann no tenía nada contra los judíos ni deseaba su dolor y sufrimiento. Simplemente consideraba que él tenía que cumplir con las órdenes que se le dictaban sin preguntarse por los medios o las consecuencias que tenían sus acciones porque la obediencia era un valor supremo.
Última Edición: 05 Dic 2014 23:21 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Hannah Arendt 23 Nov 2014 13:39 #27667

  • cuervo ingenuo
  • Avatar de cuervo ingenuo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 610
  • Gracias recibidas 1090
elías escribió:
Nolano, yo había dicho: "Lo que Arendt nos dice no es que los Goebbels no fueran culpables del mal causado sino que el mal causado por los Eichmann lo fue por banalización."

Y lo repetí diciendo: "A estos últimos, y no a los primeros, cabe atribuirles el horror causado por lo que Arendt denominó banalidad del mal.
De hecho, esto le creo un problema con una parte importante de la comunidad judía que lo entendió como una manera de justificación de Eichmann... Esto si se ve bien en la película que abre el hilo.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Hannah Arendt 01 Dic 2014 23:33 #27753

  • ulises15
  • Avatar de ulises15
  • DESCONECTADO
  • Jonio
  • Regreso a Itaca
  • Mensajes: 29
  • Gracias recibidas 20
La pelicula esta disponible en Youtube. En version alemana con subtítulos en ingles
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.207 segundos