Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: El Dasein

El Dasein 20 Nov 2010 19:46 #278

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3746
  • Gracias recibidas 3325
En el curso virtual de la asignatura de Metafísica, un compañero planteó la cuestión de si el Dasein de Heidegger es un yo individual o un yo trascendental tipo kantiano. La pregunta es pertinente, porque, efectivamente, en Sein und Zeit las explicaciones de Heidegger se mueven en bastante ambigüedad sobre esa cuestión. Os reproduzco el mensaje que he colgado en el curso virtual de la UNED, por si puede resultar de interés para alguien.

En mi opinión, el Dasein de Heidegger tiene un contenido puramente deíctico, no esencial. Por eso frente a la opción actualmente predominante, que es no traducir esa palabra y hablar, aunque nuestro discurso sea en castellano, de Dasein, o la opción de traducirlo, como hace Gaos, por "ser-ahí", yo propongo (y es cosa mía, porque no lo he visto en ningún sitio), traducir "Dasein" por "ahí-del-ser", el lugar desde el que se toma
perspectiva u horizonte para preguntar sobre el ser.

Si estoy en lo cierto, la pregunta que formula el compañero no puede ser respondida mediante ninguna de sus dos alternativas (yo individual o yo trascendental kantiano); el ahí-del-ser debe ser construido, llenado, no viene dado a priori.

En apoyo de mi tesis, y sin perjuicio de hablar de esto un poco más adelante, cuando entremos a comentar la Introducción de "Sein und Zeit", propongo reflexionar sobre el siguiente fragmento de "La época de la imagen del mundo", que es congruente con mi interpretación del Dasein:

"Que el mundo se convierta en imagen es exactamente el mismo proceso por el que el hombre se convierte en subjectum dentro de lo ente.

Es sólo porque el hombre se ha convertido en sujeto de modo general y esencial, y en la medida en que eso ha ocurrido, por lo que a partir de entonces hay que plantearle la pregunta expresa de un Yo limitado a su gusto y abandonado a su arbitrariedad o el Nosotros de la sociedad, si quiere ser como individuo o como comunidad, si quiere ser una persona dentro de la comunidad o un mero miembro de un grupo dentro de un organismo, si quiere y debe ser como Estado, nación y pueblo o como la humanidad general del hombre moderno, si quiere y debe ser el sujeto que ya es en tanto que ser moderno
".

Cada uno debe preguntarse a qué tipo de ahí-del-ser quiere apuntarse.

Por supuesto, me estoy refiriendo al Dasein del Heidegger de 1927-1938. Creo que resulta evidente que tras la caída del régimen nacionalsocialista Heidegger cambió la dirección de su filosofía (lo reconociera él o no explícitamente).
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 20 Nov 2010 19:49 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: EREINA

Re: El Dasein 20 Dic 2010 14:13 #608

  • Rafel
  • Avatar de Rafel
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 567
  • Gracias recibidas 557
El uso corriente de Dasein en la lengua alemana sería el de “existencia”. Formado por dos palabras Da y Sein, su sentido literal sería tanto ser ahí como ahí ser. Pero, en Heidegger este concepto se vuelve altamente complejo y evolutivo o cambiante a lo largo de su trayectoria filosófica, y confieso que aún no he logrado entenderlo del todo. Mi comprensión del mismo ha llegado a la conclusión, no exenta de dudas, de que el Dasein tiene una naturaleza fenomenológica, y no trascendente, lógica o apriorística. Entiendo que Heidegger hace referencia al hombre como ser en el mundo con la tarea de autoconstruirse mediante la toma de decisiones y ese hombre sólo es lo que es en su “Da”, partícula que indica un carácter espacial, pero que es anterior a la formación de un “aquí” o de un “ahora” concreto. Esta concreción sólo es posible si hay un ente como ser del Da. El Dasein habita en el mundo y tiene familiaridad con él. Es el hombre como ser abierto al mundo, que se ocupa y se cuida de sí mismo, como un ser-posible, con posibilidades por delante y con la tarea de autoconstruirse, en un entorno compartido con otros, como un ente que tiene que tomar decisiones. Y la apertura al mundo refleja temporalidad, la cual no es más que una síntesis de futuro, pasado y presente.

Dada esta complejidad, personalmente, me gusta más dejarlo sin traducir, y hablar de Dasein y no de existencia, hombre, estar, etc., y tampoco de ser-ahí o de ahí-del-ser, traducciones que me suenan muy ortopédicas. Aún así tu propuesta, Nolano, en su contenido, me resulta muy interesante. Esa designación que le otorgas es defendida también por los filósofos Lluís Cuéllar y Eusebi Colomer, autores de la definición del Dasein incluida en la “Gran Enciclopèdia Catalana”. Ellos hablan de “l’ací de l’ésser” como "...lugar donde el ser se esclarece; el hombre lleva siempre con él una especie de precomprensión del ser y por ello solo él entre todos los seres es capaz de decir: las cosas son…”

También Germán Vargas Guillen, filósofo colombiano, en su obra “Tratado de epistemología” alude al Dasein como "el ahí del ser, lugar donde el ser toma conciencia o donde se sabe ser el ser; esta toma de conciencia modaliza la condición de arrojado que le descubre su “ser proyecto”…
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: El Dasein 21 Dic 2010 14:16 #612

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3746
  • Gracias recibidas 3325
Muchas gracias, Rafel, por tu documentada exposición. Después de todo, al parecer ya se le había ocurrido a alguien antes que a mí lo del ahí-del-ser. Un par de observaciones.

La primera, que discrepo de tu preferencia por dejar el Dasein en alemán. Eso convierte esa palabra en un “flatus vocis”, un mero “nomen”; pues si fuese más, un concepto con contenido, no debería haber problema en traducirla al castellano. ¿O es que hay algo que no se pueda traducir? ¿Algo que sólo pueden comprender los alemanes, pero no los españoles o los franceses? Yo propondría dos variantes. Creo que al traducir a Heidegger hay que traducir Dasein al castellano. Sin embargo, me parece lícito, e incluso oportuno, al comentar la obra de Heidegger, usar la palabra Dasein (como utilizamos “arjé” o “cogito” o “Geist”).

La segunda observación se relaciona en cierto modo con lo anterior, y con mi opinión de que el Dasein tiene mucho de deíctico; es decir, de término hueco (y por eso la dificultad de llevar a cabo su traducción conceptual), lo que siguiendo a Habermas permite un cierto funambulismo filosófico. Cito a Habermas (en “Heidegger: socavación del racionalismo occidental en términos de crítica a la metafísica”): “La posición elaborada en Ser y Tiempo y reiterada de múltiples modos en los años siguientes, Heidegger la consideró tan aproblemática hasta 1933, que tras la subida de los nazis al poder pudo hacer un uso original precisamente de las implicaciones que en términos de filosofía del sujeto tiene su idea de un Dasein que se afirma a sí mismo en su finitud -un uso, por cierto, que desplaza considerablemente las connotaciones y el sentido original de su analítica existencial. En 1933 Heidegger se limita a llenar de un nuevo contenido los conceptos básicos de su ontología fundamental, sin tocarlos en su estructura. Si hasta entonces había utilizado inequívocamente el término «Dasein» para referirse al individuo existencialmente aislado al haber de «precursar la muerte», lo que ahora hace es sustituir este Dasein «en-cada-caso-mío» por el Dasein colectivo del pueblo «nuestro-en-cada-caso» que en su existir ha de saber afrontar, y hacerse con, su destino... En un manifiesto electoral publicado en una revista estudiantil de Friburgo escribe el rector Heidegger el 10 de noviembre de 1933: «El pueblo alemán ha sido convocado por el Führer a unas elecciones. Pero el Führer no ruega nada al pueblo, antes da al pueblo la posibilidad más directa de una suprema decisión en libertad: la de optar -el pueblo todo- por su propio Dasein o la de no optar por él.»... Como demuestra el curso dado en 1935, Heidegger se atuvo a esta confesión bastante más allá del corto espacio de tiempo que duró su rectorado. Cuando finalmente ya no pudo seguir engañándose sobre el verdadero carácter del régimen nacionalsocialista, sus maniobras conceptuales, filosóficamente hablando, lo habían conducido a una difícil situación. Al haber identificado el «Dasein» con el Dasein del pueblo, el poder-ser auténtico con la toma del poder, la libertad con la voluntad del Führer y al haber logrado embutir en la pregunta por el Ser la revolución nacional-socialista juntamente con el servicio a la industria, el servicio militar y el servicio a la ciencia, entre su filosofía y los acontecimientos de la época quedaba establecida una conexión interna a la que no era nada fácil lavar la cara... Heidegger elabora su propia experiencia histórica con el nacional-socialismo en unos términos que no ponen en cuestión su elitista pretensión de un acceso privilegiado del filósofo a la verdad. Interpreta la no-verdad del movimiento por el que se había dejado arrastrar, no en conceptos de una caída existencial en el «uno» de la que fuera responsable la persona del filósofo, sino como una no comparecencia objetiva de la verdad. La responsabilidad de que al más resuelto de los filósofos sólo poco a poco se le abrieran los ojos acerca de la naturaleza del régimen, la autoría de tal retraso en la lección dada por la historia universal, quien había de asumirlas era la propia historia del mundo, y no por cierto la historia concreta, sino una historia sublimada, una historia a la altura de la ontología. Y así nació el concepto de historia del Ser.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 21 Dic 2010 14:17 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: EREINA

Re: El Dasein 22 Dic 2010 13:39 #617

  • Rafel
  • Avatar de Rafel
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 567
  • Gracias recibidas 557
Totalmente de acuerdo con tus dos aportaciones, Nolano. Comparto la opinión de que cualquier palabra o cualquier idea expresada en una lengua tienen que poder ser traducidas y expresadas en cualquier otra. Mi postura era más bien establecer que ante el muestrario de diversas traducciones que se han dado del Dasein heideggeriano, y que, entre otras cosas, demuestra que aún no se ha hallado el concepto que más se ajuste al espíritu de su autor, quedarme con la opción menos mala, que es respetar el original. Al fin y al cabo, también seguimos hablando, por ejemplo, de "logos" o "physis", dada la pluralidad de significados cambiantes que estos términos han tenido a lo largo de la historia filosófica.

Esta problemática no es exclusiva de nuestro idioma, y, por ejemplo, en el mundo anglosajón también se mantiene el mismo debate. Y quizá tenga mucho que ver con esto el hecho de que el Dasein no sea más que un puro artificio o, como bien dices,un “término hueco”. En este sentido, sin duda, es llamativo y revelador el texto de Habermas que nos has trascrito.

El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: EREINA
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.220 segundos