Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: ¿Existe la enfermedad?

¿Existe la enfermedad? 22 Mar 2018 13:04 #43127

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1811
  • Gracias recibidas 1623
Ayer día 21 de marzo se celebró el día mundial del síndrome de Down. En una cadena de televisión, y para la celebración de tal día, entrevistaron a una serie de personas con síndrome de Down. En un momento de la entrevista una de ellas espetó: “Nosotros no somos enfermos”.

Lo primero en lo que reparé es que el español es un lenguaje con una gran riqueza. A diferencia de otros idiomas distingue entre el ser y el estar. Es decir, no dijo: “Nosotros no estamos enfermos” sino “Nosotros no somos enfermos”. Obviamente no es lo mismo ser que estar.

Definición de enfermedad según la OMS

“Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible”.

Concepto de salud según la OMS
“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.


¿Puede que alguien que esté enfermo no sea un enfermo? El caso más habitual es aquel en que dos personas, y poseyendo la misma enfermedad, uno de ellos se ponga en “modo” enfermo y el otro no. Uno desea que se lo trate como un enfermo y el otro no. De uno diremos que “está” enfermo y del otro que “es” un enfermo. En un caso la enfermedad es un modo de ser y en el otro no. En este último caso es un estar enfermo frente a un ser enfermo.Es decir, el ser considerado o el considerarse un enfermo no depende únicamente de caracteres objetivos sino de la valoración que se haga de los mismos (socialmente) y de uno mismo (psicológicamente).

Quizá la persona con síndrome de Down lo que hizo, sin ella saberlo, o sabiéndolo, es distinguir entre el concepto de enfermedad y el concepto de salud.
La cuestión se tornaría más peliaguda si una persona afirmara que el síndrome de Down no es una enfermedad. Es decir, no es que esa persona no se considere una enferma o que considere que la sociedad no debiera de considerar a las personas con síndrome de Down como enfermos sino que además no “están” enfermas porque el síndrome de Down no es tal enfermedad.
Cuando leemos la definición del concepto de salud observamos que en dicho concepto tiene una gran relevancia los aspectos psicológicos, sociales y culturales, mientras que cuando leemos la definición de enfermedad parece que es un concepto objetivo. Pero la cuestión no es tan fácil como aparenta.

La definición de enfermedad es: “Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible”.Lo primero que podemos pensar es que sobre tal cuestión no cabe duda alguna. Sí, una alteración o desviación del estado fisiológico pero con respecto a qué. Pues implícitamente lo que se nos está diciendo es que es una alteración o desviación con respecto a unas funciones “normales”. Es decir, hay un normal funcionamiento del estado fisiológico y se considerará una enfermedad aquel estado que se separe de ese normal funcionamiento de las cosas.
Es decir, el corazón o el hígado tienen una determinada función, un normal funcionamiento, y la separación de tal normal funcionamiento, debe ser considera una enfermedad (pero ¿es o debe de ser considerada una enfermedad?). Si la función de los riñones es filtrar para mantener la sangre limpia y químicamente equilibrada cuando los riñones empiecen a dejar de filtrar pues empezaremos a decir que esa persona padece una enfermedad de riñones más o menos grave según el mejor o peor funcionamiento de la función de filtrado.

Hace algún tiempo vi un reportaje en televisión sobre una comunidad de ciegos en Estados Unidos. Ellos consideraban que ni eran unos enfermos ni que la ceguera era una enfermad. ¿Y tal es así que cuando les preguntaron que si la medicina pudiera “curar” la ceguera, ya fuera la de ellos o la de sus hijos, qué harían? La respuesta fue que no harían nada porque consideraban, y por las razones anteriores, que la ceguera era una forma de vida y no una enfermedad. En este caso utilizo este ejemplo, pero no para generalizar la situación entre los ciegos, sino para ilustrar lo que deseo decir.
La causa del Síndrome de Down se conoce como trisonomía 21
“Cuando se forman los óvulos y los espermatozoides, lo hacen a partir de células originarias en las que, al dividirse, sus 46 cromosomas se separan: 23 van a una célula y sus correspondientes parejas se van a otra; por eso cada una tiene 23 cromosomas. Pero a veces ocurre que esta división y separación de las parejas de cromosomas no se realizan correctamente; es decir, una de las parejas de cromosomas (en nuestro caso la pareja 21) no se separa sino que los dos cromosomas 21 permanecen unidos y se quedan en una de las células (óvulo o espermatozoide) divididas. Ha ocurrido lo que los técnicos llaman "no-disyunción" o "no-separación". Con lo cual esa célula tiene ya 24 cromosomas, dos de ellos de la pareja 21; al unirse con la otra célula germinal normal que aporta sus 23 cromosomas, la nueva célula resultante de la fusión en el momento de la concepción tendrá 47 cromosomas, tres de los cuales serán 21, y a partir de ella se originarán todas las demás células del nuevo organismo que poseerán también los 47 cromosomas.”

La cuestión quizá más polémica entre el ser y el estar, y la más conocida, es el caso de la homosexualidad. ¿Es la homosexualidad o no una enfermedad?
En 1990 se marcó un hito para las comunidades con este tipo de preferencias sexuales ya que la OMS excluyó la homosexualidad de la clasificación estadística internacional de Enfermedades y problemas de Salud. Es decir, la homosexualidad ya no era un problema de salud ni una enfermedad. Ni son enfermos ni están enfermos.

Mucho se ha discutido sobre la retirada de la homosexualidad de dicha clasificación. Algunos argumentan que se retiró debido a la presión del lobby gay mientras que otros afirman que no es esa la razón, y aún si ese fuese el caso, bien retirada está.
En lo que a mi respecta me da igual que se trate o no de una enfermedad en el sentido de que ya se trate o no de una enfermedad considero que eso no le da derecho a persona alguna para denostar, denigrar, perseguir, humillar o incluso matar a una persona por su condición u opción (que son dos cosas bien diferentes) de homosexual. Y quiero que esto, y desde un principio, quede suficientemente claro. Igual que ya se considere o no el síndrome de Down como una enfermedad eso no le da derecho a persona alguna para denostar, denigrar, perseguir, humillar e incluso matar a una persona por padecer el síndrome de Down.
Pero ello no significa que por tanto el síndrome de Down o la homosexualidad no deban de ser consideradas enfermedades. Yo aquí no voy a discutir si el síndrome de Down o la homosexualidad son o no una enfermedad, o si deben de ser consideradas como tales, sino las repercusiones que se derivan de ser o no consideradas como tales.

Mi punto de partida es, y como ya he dicho, que independientemente de que la homosexualidad o el síndrome de Down sean consideradas o no una enfermedad eso no da derecho alguno a perseguirlos o humillarlo. ¿Pero saben cuál o dónde radica el problema? Que si yo considero que el síndrome de Down o la homosexualidad son enfermedades entonces tendremos que luchar por erradicar tales enfermedades aunque a los portadores de las mismas no haya que perseguirlos por padecerla. Es decir, si supiéramos la “causas” de la homosexualidad pues entonces nuestra tarea, y ya que se trata de una enfermedad, sería erradicarla (a la enfermedad, no los homosexuales). Es decir, si nosotros, y en caso de que la causa fuera únicamente genética u hormonal, y ya que es considerada una enfermedad, estaríamos obligados a destinar los medios necesarios para corregir dicha desviación de su función “normal” para que los individuos no desarrollen tal enfermedad.

Pues bien, es a esto último a lo que se oponen casi la totalidad de homosexuales (al menos en el mundo Occidental). No es ya que no deseen ser perseguidos, no es ya que consideren que deben de ser tratados dignamente, sino que consideran que al no existir una presunta “normalidad” genética u hormonal que sirva de referente no puede establecerse la homosexualidad como enfermedad.
Independientemente de lo que cada uno opine sobre el caso que nos ocupa habría que pensarlo o repensarlo muy seriamente y muy detenidamente si deseamos establecerlo con carácter general ¿Por qué? Pues porque ni no existe ninguna presunta normalidad genética u hormonal entonces por qué deberíamos de seguir considerando como enfermedades a cualquier “alteracion” de la estructura genética o de los niveles hormonales si no existe ningún centro de referencia desde el cual podamos considerar que se ha producido una alteración o modificación.

Un saludo
Última Edición: 22 Mar 2018 13:08 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¿Existe la enfermedad? 23 Mar 2018 06:52 #43147

  • Conrado
  • Avatar de Conrado
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 5941
  • Gracias recibidas 4752
En Filosofía y Medicina (la cursé el año pasado), de Máster, se estudia, entre otras, la cuestión de si existe o no la enfermedad y de si es una percepción universal o relativa. O, mejor dicho, de lo que se entiende por enfermedad en distintas culturas.

Básicamente hay dos grande maneras de entender la medicina. Ninguna obvia los aspectos biológicos, por supuesto. Pero la más humanística, llamada también hermenéutica, tiene en consideración los aspectos culturales del paciente. Para la visión más positivista la capa cultural carece de importancia y se ciñe solo al cuerpo humano, entendido como máquina.

Muy bien el profesor Saborido, que lleva la asignatura. Y las lecturas también muy interesantes. El libro básico, muy pero que muy bueno y recomendable, era:

R. Rosenberg, A. Pedersen, H.R. Wulff, Introducción a la filosofía de la medicina, Madrid, Triacastela, 2002.

También leímos algunos capítulos del libro Filsofía para médicos, de M. Bunge, y otras lecturas que colgó el profesor.
David Feltrer Bailén Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Graduado en Filosofía (UNED - febrero de 2016)
Estudiante del Máster en Filosofía Teórica y Práctica (UNED - octubre de 2018)
Estudiante del Grado en Geografía e Historia (UNED)
Última Edición: 23 Mar 2018 06:58 por Conrado.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Lorsark

¿Existe la enfermedad? 23 Mar 2018 10:49 #43152

  • Aina
  • Avatar de Aina
  • DESCONECTADO
  • Presocrático
  • Mensajes: 52
  • Gracias recibidas 23
¿La gripe es una cuestión cultural? Supongo que se distinguirá entre las enfermedades físicas y los trastornos psíquicos. Parte de estos últimos, concretamente los trastornos de personalidad, ya se definen de entrada como un comportamiento inusual en relación a lo que la sociedad considera normal, de manera que el termómetro griposo es sustituido por la idea de lo que se entiende por normal en una cultura determinada.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.164 segundos