Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Celia Amorós y su defensa del "cupo femenino"

Re: Celia Amorós y su defensa del "cupo femenino" 30 Oct 2013 18:01 #17470

  • grealeser
  • Avatar de grealeser
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 415
  • Gracias recibidas 324
En el tema epigrafiado me asalta una duda sobre el concepto de "habilidades extrafuncionales". A través de la explicitación del mismo hallado en los interstiticos sociales se pretende justificar el establecimiento del mecanismo de las cuotas y de la paridad para el establecimiento de un equilibrio fáctico masculino-femenino en lo que a la respresentatividad política y al espacio público se refiere.

Según me parece, estas "habilidades extrafuncionales" funcionan como un método institucional fáctico, como un subterfugio para dar mayor entrada de los varones en el espacio público. Ahora bien, reconocer esto ¿no sería reconocer que de algún modo a la política feminista le queda un largo trecho por andar? ¿No sería ese "techo de cristal" como el arquetípico espejismo del desierto que nos ofrece agua cuando más sed tenemos y que a la vez nos dirigimos hacia el manantial éste se ve alejando?

Porque una cosa es hablar de teoría (de iure) y otra hablar de hechos (de facto) quizás por esto aún haya mucho que hacer de teorías y prácticas feministas reales, mas no demagógicas. No hay más que encender la televisión y ver cualquier anuncio para ver qué sigue siendo la mujer (o su cuerpo, que es lo mismo) para el consumidor (particularmente me parece elocuente el anuncio del desodorante "Axe", donde un presunto Noe atrae con sus olores a un grupo de féminas sacadas de la mísmisima "naturaleza", pues ¿no eran animales lo que subío aquél al arca?).
El noble debe vivir con honor o con honor morir.- Sófocles.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Celia Amorós y su defensa del "cupo femenino" 01 Nov 2013 19:56 #17511

  • HermesT
  • Avatar de HermesT
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 627
  • Gracias recibidas 868
Hola Grealeser.

Creo que yo no entiendo como tú el epígrafe que Celia Amorós dedica al debate de las cuotas y la paridad, o al menos esa parte.

Comienza exponiendo el déficit democrático que supone que los representantes políticos de una sociedad no reflejen en absoluto la diversidad de ésta. Reclama, con toda razón, que las instituciones representativas deberían hacer eso mismo, representar, a los individuos de una sociedad en toda su variedad, en el sentido de que deberían ser el reflejo estadístico de características -o variables- adscriptivas tales como clase, sexo,raza, etc.

Dado que, a todas luces, este hecho no se produce, la profesora Amorós entra en materia analizando la asimetría que se da en la variable concreta que se está dicutiendo, el sexo-género. Y para ello comienza afirmando que es ésta una sociedad de sexos-géneros jerarquizada, mejor dicho, una sociedad patriarcal. No me apetece nada pisar el jardín que supone la anterior afirmación, así que la damos por buena para ver dónde nos lleva.

Continúa estableciendo que las relaciones de poder que se dan en el escenario anterior -patriarcado- funcionan como mecanismo interruptivo de lo que sería una distribución equitativa entre varones y mujeres de la representatividad politica. De lo anterior deduce que habrá que habilitar otro mecanismo interruptor compensador del efecto indeseable del primero, a saber, las cuotas.

Es aquí donde veo el primer punto débil de su exposición. Dado que hay, en las sociedades occidentales, absoluta igualdad ante la ley y que la autora no lo desconoce, y dado que antes ha afirmado la existencia de hecho de la estratificación de sexos-géneros (patriarcado), creo que hay que concluir que opina que el hecho de legislar no cambia sustancialmente una sociedad. ¿Cómo pretende pues que unas cuotas -legisladas- consigan lo que no ha conseguido todo un corpus legal y jurídico? ¿Se desgasta el feminismo en batallas que a lo sumo le reportarán un victoria pírrica? Lo cierto es que sostiene que solo así se conseguirá enjugar el déficit de legitimación democrático de la infrarrepresentación de la mujer en las instituciones.

Es ahora cuando introduce el concepto de "habilidades extrafuncionales". Y lo hace en el contexto de intentar refutar el argumento -creo que ya clásico- de que las coutas suponen desactivar el criterio del mérito -objeto de discusión de otro hilo propuesto por Kraton en esto foro, en mi opinión de forma muy pertinente-. El mérito habría sido el criterio que instituyó en sus orígenes el acceso a la ciudadanía frente a las determinaciones adscriptivas. Tal concepto de "habilidades extrafuncionales" parece que proviene de Claus Offe, que según Amorós es un analista reconocido del capitalismo tardío.

Y es aquí, Grealeser, donde creo que no hacemos la misma lectura del asunto. Mantiene Offe, creo, que el mérito se ha diluido de tal manera que resulta difícil -¿e inútil?- determinar el peso de éste -en su sentido orginal de mérito personal- en las cadenas de trabajo. Pero no ha desaparecido como concepto, sino que sigue funcionando, aunque ahora el contenido del mérito se ha desplazado a otros logros más relacionados con la capacidad de medrar en estructuras de poder. Capacidad que viene determinada todavía por las antiguas categorías naturales, pero sobre todo por las redes de contactos, las lealtades, las incondicionalidades y la disponibilidad. Es siginificativa, como veremos luego, la nota a pie de página en que se cita explícitamente que tal análisis puede perfectamente aplicarse hoy a los partidos políticos. Se trataría pues, y dicho de forma grosera, del "hacer méritos" que todos conocemos, y que algunos intuímos como parte importante de los resortes de poder que se mueven entre bambalinas en los centros de decisión.

No sería por tanto un "para" (mantener el patriarcado) lo que motiva la existencia de tales "habilidades extrafuncionales", sino que, dado que la evolución hacia sociedades más complejas ha conducido a que esa sea la forma de "hacer las cosas" que se ha impuesto de hecho, las mujeres siguen en desventaja "evidente" - y no da razones de tal desventaja, aunque creo que sí es evidente- en el manejo de las mismas, y por lo tanto sigue siendo necesario, por encima del mérito establecer ese mecanismo compensatorio que evite la degradación de la política en "mafia masculina".

Me gustaría acabar con un par de reflexiones adicionales a la anteriormente expuesta.

La primera es de orden práctico y está insinuada más arriba. Me pregunto qué escenario se deriva de cualquiera de las dos vías que parece dejar abiertas la profesora Amorós para llegar a esa igualdad en la representativida. Porque se me ocurren dos salidas, y las dos falsas.
La primera es que las mujeres aprendan o consigan medrar en las estructuras de poder como lo hacen los hombres que las dirigen -como sería el caso de Thatcher que nos recordaba Pulpo-, en cuyo caso es dudoso que vaya a cambiar mucho en el panorama igualitario, más allá de su visibilidad formal.
De otro lado, establecemos legalmente unas cuotas que compongan las instituciones de forma igualitaria. Pero en tal caso, y dado el estado de la mecánica política -parlamentaria o de cualquier oro tipo- ¿por qué iba ese cambio a tener un efecto real en la sociedad?. Porque creo que ahora tendríamos a un grupo de personas exquisitamente paritario dedicado a votar en masa las directrices de sus respectivos cabezas de partido. No creo que esto vaya a plantear de hecho un panorama mucho mejor que el anterior. Quizás nos habremos tomado muchas molestias para ver que al final hemos caminado en círculos.

A veces envidio el sistema anglosajón, en que se vota más a la persona que al partido, y en el que no es infrecuente que se vote a la contra de la tesis del partido, pues la disciplina de voto no es tan férrea. Y esto me lleva a la segunda reflexión, más teórica. Me pregunto si no será más eficaz, a la larga, abogar por estrategias más primarias y de más calado, como sería perseguir un igualitarismo más puro desde la base. Con ello se conseguiría la representatividad legitimadora democrática reclamada por la autora al principio -y con ella, de paso, también la de sexos-géneros- al tiempo que evita la polarización inevitable -y el desgaste consiguiente- de mantener un discurso feminista "al uso". Además, se neutralizaría el excesivo dirigismo de la política por parte de los partidos, condición sine qua non creo que será difícil mover nada verdaderamente importante. ¿No será que Celia Amorós hace un análisis más velado ideológicamente de lo conveniente para un planteamiento de filosofía política?

En todo caso, esta última reflexión quiere entroncar con un debate que Tasia propuso hace algún tiempo, que tiene que ver con la democracia participativa y los medios para llegar a ésta, en especial la asignación de cargos por sorteo. ¿Una locura? Es posible, pero lo cierto es que nuestras instituciones dan síntomas de cansancio, desgaste y alejamiento de la realidad cotidiana de la inmensa mayoría de la población, y algún mecanismo habremos de habilitar para corregir las tendencias tan autoritarias como preocupantes que se están percibiendo cada vez con más claridad.
Creo que hacen falta propuestas tan novedosas como sólidas y rigurosas para evitar caer en errores pasados y avanzar un poco más hacia sociedades más maduras.


Un saludo.
Bienaventurados los que lo tienen claro, porque de ellos es el reino de los ciegos.(J.M. Serrat)
There is no shallow end to the philosophical pool.(P.F. Strawson)
A very great deal more truth can become known than can be proven.(Richard P. Feynman)
Quiero tortilla: no me interesa romper huevos :-P
Última Edición: 01 Nov 2013 20:10 por HermesT.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Rafel, grealeser

Re: Celia Amorós y su defensa del "cupo femenino" 01 Nov 2013 22:17 #17512

  • pulpo
  • Avatar de pulpo
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • calamar
  • Mensajes: 1716
  • Gracias recibidas 1053
Celia Amorós es una filósofa que se ha esforzado en enarbolar la bandera feminista pero que dentro de nada no va a ser preciso. Se necesita únicamente que las generaciones democráticas se coloquen en su lugar y veremos que no había ta desproporción como estos días han vuelto a la carga .

Otra vez con el déficit de dirigentes de género femenino en los consejos de administración. Todo depende del tiempo y de genética. Si hay hombres saldrán hombres pero cuando se impongan las mujeres por nº les tocará el turno. Otra cosa es que se nos explique que durante la larga noche de los tiempos no haya sido así pero es una realidad que están llegando ¿Pero qué prisa hay? Cualquiera sabe o si no lo informo, la mujer madura pronto y el hombre a los 28 años con lo cual lo hace tarde (y mal)Hace tiempo que se invirtieron los papeles o no vivimos en la realidad? Cuando se divorcia una pareja o muchas es frecuente que el hombre repita y muy raro en la mujer.

Quien accede a estudios universitarios de élite ¿los hombres? Pobres la mayoría no alcanza la nota exigida. En este foro tal vez no parezca que haya muchas pero es probable que tengan otros quehaceres y lo consideren una pérdida de tiempo.

En la banca, que Botín es el presidente? Cierto pero le siguen dos hijas y la competencia será entre ellas. El Venezolano no sabemos si tiene descendientes y en otras ramas de los negocios si las leyes de mendel funcionan unas veces unos otras veces otras. En la universidad no hay trabas ni en la vida democrática. ¿Jueces? ¿Deporte? salvo los de fuerza y los violentos. Amorós es de otra época como yo pero no tengo ninguna duda que el mundo en los próximos años en el occidental por supuiesto y en el oriental lleva su ritmo. No voy a poner nombres pero en política parece que las buscan y como se dejan ... tenemos lo que hay. El discurso radical no desaparece pero debe ser que no han tomado del frasco. Habrá que someterse a las reglas
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.199 segundos