Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Legitimidad política y poliética

Legitimidad política y poliética 14 Ene 2014 19:07 #18727

  • grealeser
  • Avatar de grealeser
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 415
  • Gracias recibidas 324
¿Qué ocurriría si la mitad más uno de la población mundial votara a favor de la destrucción de nuestro planeta Tierra? ¿Sería esto legítimo por el mero hecho de seguir un cauce legal, incluso un cauce democrático? Reflexionemos detenidamente sobre esta cuestión: ¿es legítima toda norma que se infiera de un sistema legal? Para los que piensen que sí, que toda norma es legítima si es legal, deberían recordar los antecedentes de la IIª Guerra Mundial y la “Ley para solucionar los peligros que acechan al Pueblo y al Estado” de 1933 del parlamento alemán, conocida popularmente como “Ley habilitante”. Mediante tal disposición el parlamento alemán se hacía el harakiri y el régimen constitucional devino en el macabro fascismo que puso en marcha el holocausto que dejaría una mancha negra indeleble en el corazón de la humanidad, mancha que debería hacernos a todos volvernos hacia la reflexión humana y política.

De los dos ejemplos anteriores se deduce que lo “legítimo socialmente o legalmente” no tiene por qué ser “legítimo éticamente”. Por ello nos chirría la idea de que una norma dada social y legamente como lo sería la votación sobre la destrucción de la Tierra pueda quedar legitimada éticamente. La Política, para hablar con propiedad, ha de tener por criterio último al humano, y al humano en tanto que persona moralmente constituida, no meramente al individuo: el individuo es capaz de votar su propia autodestrucción porque es una mera cosa, un mero ente, la persona no. Ser persona es asumirse a sí mismo y a los demás como sujetos de derechos inalienables que de modo inherente constituye al ser humano por el mero hecho de serlo: derecho a la vida, a la libertad, a seguridad, a la libre opinión, etc. Son derechos que no pueden quedar ni siquiera a la entera disposición del ser humano, sino que son precisamente las líneas rojas sobre las que ha de construirse el orden social y político.

¿Qué ha ocurrido entonces en la política en los últimos cuarenta años? Principalmente la despolitización del sujeto y la pérdida de centralidad del Estado. La contraofensiva ultraliberal neocapitalista protagonizada por EEUU una vez desaparecido el ideario de los tres mundos tras la caída de la URSS ha desplazado la toma de decisiones políticas desde los Estados democráticos del llamado “primer mundo” hacia un gobierno trasnacional capitalista dirigido y tutelado por la hiperpotencia norteamericana. Esto ha provocado que los Estados hayan perdido capacidad de decisión sobre sus economías al quedar imbricadas en el mercado global, con la consiguiente globalización, y que los ciudadanos hayan perdido interés por la política, toda vez que ésta, a su vez, ha perdido capacidad de decisión dentro de su esfera estatal. Como ejemplo de esto se podría hacer hincapié ante el problema social de los desahucios, donde el gobierno central busca con más ahínco la protección legal del sistema económico a través de la defensa y de la seguridad del gran capital que de defender el pacto constitucional del derecho a una vivienda digna.

En definitiva la Política se ha convertido en mera gestión, y la figura del político en la de tecnócrata. De este modo, una vez perdida la transcendencia ética del asunto, la política se ha dejado por el camino al ciudadano hasta convertirlo en mero individuo, en el Homo economicus, debido a que esa Política que tenía por criterio último al ser humano se ha postrado complaciente ante el renovado Capital financiero. Con ello cambian los fines y los medios, siendo la acumulación de riqueza ahora un fin en sí mismo y el individuo un mero medio para conseguir la estrategia diseñada por las élites de la plutocracia neocapitalista. La riqueza se distribuye en la sociedad, pero sólo lo imprescindible con el fin de que el sistema se retroalimente y vuelva a reproducirse generando acumulaciones y ganancias sostenidas para los dueños del mundo, para quienes detentan los puestos de dirección y gestión de las multinacionales, para quienes están detrás de Wall Street, de Nasdaq y de la Administración norteamericana; es el régimen el fundamentalismo del mercado y el régimen de las poliarquías. Un régimen ni democrático ni elegido sino impuesto coercitivamente a escala planetaria, y donde la redistribución social de la riqueza vuelva a ser un medio para que vuelvan a ganar las élites económicas, pero no un fin en sí mismo.

¿Qué hacer en este escenario donde la economía se parece a la concepción de Dios que tenía el teólogo renacentista Nicolás de Cusa, una economía al igual que un Dios cuyo centro está en todas partes pero su circunferencia en ninguna? En primer lugar poner de relieve el cambio de significante que se ha dado en los últimos años en la teoría filosófica-política para referirse a la Política. Así, cuando se tenga una concepción de la misma en la que el criterio rector o el fin haya de ser el ser humano nos referiremos a ella con el término “Poliética”. Mediante el uso de este concepto se podrá vislumbrar con mayor nitidez la diferencia entre una legitimidad meramente legal –y, por ende, en muchos casos, encubriendo o justificando el poder de las fuerzas neocapitalistas, lo que podría seguir denominándose Política a secas- y por otro, una legitimidad ética, cuando valores democráticos como dignidad, libertad y autonomía moral sean conferidos al ser humano sin ningún tipo de paliativos o condicionantes. La fuerza emancipatoria de lo que desea significar la Poliética pretende ayudar a alzar la voz de unos ciudadanos que desean que se les devuelva todo el poder que el estatalismo y el capitalismo les han arrebatado. Porque el mundo y las cosas son de los humanos, y no a la inversa. Y no sólo de algunos humanos, sino de todos aquellos que tengan voluntad de velar y hacer mejorar la estancia en la vida del ser humano con fin último.

Pero toda reflexión seria tiene sus consecuencias, sus contraprestaciones. La nuestra será la de ser honestos con nosotros mismos y pensar hasta dónde estamos dispuestos a dar para alcanzar una Justicial Social equitativa, para implantar la Justicia, virtud social por excelencia, en el seno mismo de la humanidad. Solo quienes pretendan ser y sentirse ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI, solo aquellos que confíen en la dignidad, la honestidad, la fuerza, el temple y la virtuosidad de la raza humana serán capaces de preguntarse por las causas de este mal endémico que parece manifestarse en una suerte de implacable sinsentido de la vida y del esfuerzo que nosotros, occidentales modernos a quienes pertenece el presente, sabemos falso y artificial. Un mal social que genera hastío, infelicidad, alienación, dominación e insatisfacción por doquier. Un mal social que se halla instalado en medio de las sociedades materialmente más ricas del planeta, unas sociedades de abundancia tecnológica y consumista donde pareciera que hubiéramos dejado en el camino nuestra identidad y nuestra relación con el mundo y sus sociedades humanas, con los sentimientos, los proyectos, las artes, la cultura, el cuidado de sí mismo y de los otros. Un mal social, en definitiva, que se ha colado en la escena de los países ricos precisamente cuando se olvidaron del diálogo de cada uno consigo mismo y con los de su entorno.

Para revertir lentamente el presente hay que comenzar por ir adentro de uno mismo y preguntarse si el orden jerárquico de lo que se desea es el correcto, es decir, si el cultivo de ciertos valores sociales, de perspectivas humanitarias, de conductas no ultraconsumistas o de muestras de civilidad desinteresada tienen más peso que el llevar una pobre vida de rico mediocre. Las soluciones no están dadas, pero sólo hay un camino para salir de la inmunda realidad actual y del inhumano, aunque coloreado, juego del capitalismo como fin en sí mismo: de la persona hacia la sociedad y desde ésta a las personas. La economía es un factor esencial del humano, tan vieja como él mismo. Pero como medio. Los fines son las vidas dignas de las personas. Las vidas únicas e irrepetibles de cada cual.
El noble debe vivir con honor o con honor morir.- Sófocles.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Bud, HermesT, Moni, cuervo ingenuo, alekhine

Re: Legitimidad política y poliética 14 Ene 2014 21:03 #18729

  • alekhine
  • Avatar de alekhine
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Amicus Plato, sed magis amica veritas
  • Mensajes: 983
  • Gracias recibidas 889
grealeser escribió:
¿Qué ocurriría si la mitad más uno de la población mundial votara a favor de la destrucción de nuestro planeta Tierra? ¿Sería esto legítimo por el mero hecho de seguir un cauce legal, incluso un cauce democrático?
Me temo que ya lo estén haciendo, solo unos pocos pero poderosos, y por esas mismas vías "legales" y "democráticas".
Estudiante de Grado
Última Edición: 14 Ene 2014 21:04 por alekhine.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: grealeser, cuervo ingenuo

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 11:59 #18733

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Grealeser escribió:
Como ejemplo de esto se podría hacer hincapié ante el problema social de los desahucios, donde el gobierno central busca con más ahínco la protección legal del sistema económico a través de la defensa y de la seguridad del gran capital que de defender el pacto constitucional del derecho a una vivienda digna.
¿Conoces el marco legislativo español de las hipotecas? ¿Te has leído las últimas reformas de la Ley Hipotecaria y de la Ley de Enjuiciamiento Civil para afirmar que "se busca la seguridad del gran capital"? Con todo mi cariño, Grealeser, creo que hablar de lo que uno ignora no es buena cosa, ni para el que habla ni para el que escucha.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 12:14 #18735

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Alekhine escribió:
Me temo que ya lo estén haciendo, solo unos pocos pero poderosos, y por esas mismas vías "legales" y "democráticas".
No sé si este hilo va sobre la destrucción del planeta y el papel que en ello tenga el malo-malísimo neoliberalismo internacional que maneja en la sombra los hilos del mundo. Pero (más que nada para abrir un poco las mentes a otras cosas que suceden más allá de las maquinaciones de los ricos) me llamó ayer la atención esta noticia: www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-0...do-las-abejas_74663/

Como verá el que la lea trata de la lenta desaparición de las abejas (con nefastas consecuencias sobre la polinización de árboles frutales) debido a que la Unión Soviética, ese nido de neoliberales disfrazados con gorro de piel con estrella roja en la frente, introdujo en Europa abejas asiáticas infectadas, resistentes a una enfermedad que, sin embargo, ha venido afectando a las abejas europeas que no tenían desarrollados mecanismos de inmunidad como las asiáticas.

Por otro lado, y puestos a hablar de la destrucción del planeta, no estará de más traer a la memoria de los "colectivistas" el accidente de Chernobil, así como el conocido interés de las Democracias Populares por las políticas de protección ambiental, visibles en la contaminación insoportable de Pekín, en las inmensas zonas que la RDA dejó estériles en el Este de Alemania por vertidos químicos y escoriales industriales, y tantos otros casos.

Como digo, más que nada, para ampliar perspectivas de los que sólo miran hacia un lado.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 15 Ene 2014 12:17 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: alekhine

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 13:17 #18736

  • grealeser
  • Avatar de grealeser
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 415
  • Gracias recibidas 324
cincodias.com/cincodias/2013/05/15/merca...68607223_867720.html

Sí, Nolano, estoy al tanto. Sobre todo porque tengo una hipoteca y en primer lugar me preocupo por las cosas que afectan directamente a mis circunstancias más inmediatas. Sobre esta reforma me remito a lo ya dicho en mi mensaje inicial:

"La riqueza se distribuye en la sociedad, pero sólo lo imprescindible con el fin de que el sistema se retroalimente y vuelva a reproducirse generando acumulaciones".

Estos parches tratan, a mi juicio, de anestesiar el descontento no ya de los marginados (que siempre los ha habido y creo que los habrá) sino de la mayoría clase media que está dejando de ser tal. Por lo demás no pretendo un discurso anti-capitalista, sino de un capitalismo más social, donde el criterio sea el ser humano y no la atracción del capital sobre sí mismo.
El noble debe vivir con honor o con honor morir.- Sófocles.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 14:17 #18739

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Es imposible discutir así:
a) Si se adoptan medidas legislativas en favor del deudor hipotecario, es para sostener el sistema capitalista y favorecer así al gran capital.
b) Si se adoptan medidas legislativas en contra del deudor hipotecario, es para favorecer al gran capital, que es el acreedor.

¿A dónde quieres llegar, a que toda medida legislativa favorece al gran capital? Y eso, ¿cómo lo pruebas? Es que no se prueba ni argumenta: es un axioma indubitado de partida. Si ya nos haces pasar por ese axioma (indiscutible) ¿por qué lo disfrazas de un remedo de argumentación para presentarlo como la conclusión de un discurso, si es el punto de partida irrenunciable e indiscutible?

NOTA para postmodernos despistados: La hipoteca es una institución jurídica antiquísima, no una creación neoliberal del gran capital. Y lo mismo el desahucio. Si han existido desde toda la vida, por algo será.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 15 Ene 2014 14:22 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 14:38 #18740

  • alekhine
  • Avatar de alekhine
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Amicus Plato, sed magis amica veritas
  • Mensajes: 983
  • Gracias recibidas 889
Nolano escribió:
No sé si este hilo va sobre la destrucción del planeta y el papel que en ello tenga el malo-malísimo neoliberalismo internacional que maneja en la sombra los hilos del mundo. Pero (más que nada para abrir un poco las mentes a otras cosas que suceden más allá de las maquinaciones de los ricos) me llamó ayer la atención esta noticia: www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-0...do-las-abejas_74663/
Ya sabemos que no solo lo están destruyendo los neoliberales. Pero en cualquier caso creo no es erróneo pensar que los destructores siguen siendo en el fondo unos pocos, aunque también se podría recordar aquí el refrán "entre todos la mataron, y ella sola se murió".

Sobre las abejas, no es un asunto nuevo. Hace años que se dice que además también están siendo sustituidas por abejas salvajes africanas:

es.wikipedia.org/wiki/Abeja_africanizada

Y parece que las ondas electromagnéticas las vuelven locas, pues se desorientan y no pueden regresar a las colmenas, por lo que mueren de forma masiva también. :S
Estudiante de Grado
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 15:12 #18742

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Alekhine escribió:
creo no es erróneo pensar que los destructores siguen siendo en el fondo unos pocos

Yo no lo creo. Pregúntale a la gente si prefiere electricidad cara de origen eólico o barata de origen nuclear o en combustibles fósiles.

Este asunto es ciertamente complejo y es muy cómodo echar balones fuera y la culpa a otros.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 15:41 #18743

  • grealeser
  • Avatar de grealeser
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 415
  • Gracias recibidas 324
Llevas razón en eso de que es imposible discutir "así". Jamás he encontrado una autocrítica al neoliberalismo en tu discurso. Aún así reconozco que no es un tema fácil y que intervienen múltiples factores, pero también es cierto que estoy un poco harto de callar y que es mucho más fácil poner objeciones que argumentar. La afirmación es mucho más frágil que la negación y que la pregunta, qué duda cabe.

No sé si habrás captado, Nolano, que mi crítica pretende ir a la raíz de la cuestión. Esa reforma de la Ley Hipotecaria va a la superficie. La raíz se encuentra, a mi juicio, en qué consideración le damos a la economía dentro de la sociedad. Si anteponemos la economía a la sociedad o viceversa. A este respecto yo lo tengo claro, y la sociedad es poco partícipe de elegir qué economía quiere (y vuelvo a decir que el capitalismo no es dañino por sí mismo, sino en la forma en que se ponga en práctica; entre el capitalismo y el anti-capitalismo hay "otro" capitalismo). Entonces, cuando se dan problemas sociales serios, evidentes y bien definidos, como los desahucios, lo que se plantea no es ir a la raíz e informar clara y públicamente, por ejemplo: "Señores, se acabó. Aquí lo que manda es el mercado, el eterno flujo del capital, y la democracia y la política queda para temas contingentes. Así que para que no se nos vaya el juego de las manos os acariciaremos un poco el lomo y aflojaremos la cuerda para que, aunque con dificultad, podáis seguir respirando". No. No se hace eso. Se sigue tratando de mantener el status quo de la economía como rectora de la sociedad.

Por cierto, como quiera que las palabras llevan hasta el infinito y las discusiones llegan a un punto en que parecen que no pueden nada, se me antoja que nada es más explícito que ver a nuestro presidente en estos días(da igual del partido que fuere) en EEUU reunidos con la Cámara de Comercio (sí, con las poliarquías de las que hablaba en mi artículo) mendigando favores, pidiendo que inviertan en España. No les pide que tengan más consideración con las castigadas clases medias y con necesidades primarias como las viviendas, la educación o el sistema nacional de salud, no, les pide que inviertan capitales, que él, Rajoy, pondrá toda la carne (desempleados) en el asador para que esa inversión sea rentable. Como si esa carne (vidas) fuese suya.

Para que después digan que el mercado es libre per se; como si Rajoy hubiera amanecido, por casualidad, en EEUU. ¡Vaya, qué pena que no hubiera amanecido, por ejemplo, en Groenlandia!

No obstante también hay en mi discurso bastante crítica al ciudadano, a sus valores, su maleabilidad y su costumbrismo. Si los malos son malos es porque también se les ha dejado ser malos, con lo cual también "nosotros", el Estado social y democrático, tenemos parte de responsabilidad.

El noble debe vivir con honor o con honor morir.- Sófocles.
Última Edición: 15 Ene 2014 15:44 por grealeser.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Legitimidad política y poliética 15 Ene 2014 16:05 #18744

  • pulpo
  • Avatar de pulpo
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • calamar
  • Mensajes: 1716
  • Gracias recibidas 1053
Nolano: Algo entiendo de abejas, no en balde vivo en un entorno rural, donde jesucristo perdió el carnet. En esta ciudad y provincia hay una dedicación especial hacia las abejas, con una escuela y asociación de productores de miel donde te enseñan a mejorar y prevenir. Lo de los rusos como son como el demonio están condenados y sobre todo si son supervisados por Rouco y sus seguidores. La Varroasis es una enfermedad conocida que yo sepa desde el 82 año en que llegué. Nunca oí hablar de tales rusos (y Rouco es de aquí)

Los que vivís en lugares paradisíacos donde nunca se pone el sol que calienta las articulaciones y otras partes os dedicáis al cultivo en régimen intensivo con invernaderos y además tenéis naranjas y limones, de lo que comen los señores, alupé... huerta y agua llevada por transvases costosísimos. Así ni hay arroz, hay fruta que no necesita polinizarse por que sale sin marcas , muy estéticas y con mucho brillo para vender a los alemanes, además de no tener semilla (con lo cual dudo como es su reproducción)ayer comentaste también como era la palmera de esos andurriales y faltaba el almendro de los secarrales levantinos.

De esta manera se mueren los pájaros también que no tienen qué comer. Yo miro también a mi alrededor y me acuerdo de "Aznarcóllar" y no pasó nada y me acuerdo de los cangrejos que trajeron para no se que paellas y se acabaron los que cogíamos en los ríos mojándonos los......pies También me acuerdo de esos otros peces voraces que han ido acabando con nuestras truchas arcoiris, de los piensos hechos con carne animal para vacas ¡hervíboras! así nos llegaron "as vacas tolas" e a "leite hormonada". Nolano no hay que rebuscar en el otro lado. Dudo hasta del jamón que como si es de bellota o de bellotero, en fin de las albóndigas equinas.

Aún creo ser afortunado por que en este medio rural donde el carbono no llega a 0,001 mcgr, el agua está depurada mediante radiación ultravioleta, etc.. etc nadie madruga antes de la siete y además llueve, todo es pureza, hasta de pecado...
www.google.es/search?q=Lugo+abejas&clien...sAQ&biw=1586&bih=708

Mi colmena: elprogreso.galiciae.com/imaxes/2014/1/14/625305.JPG
Última Edición: 15 Ene 2014 16:39 por pulpo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.157 segundos