Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Aproximación hermenéutica de Parménides.

Aproximación hermenéutica de Parménides. 31 Oct 2011 14:27 #5108

  • grealeser
  • Avatar de grealeser
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 415
  • Gracias recibidas 324
Voy a tratar de reflejar el conocimiento que he adquirido de la silenciada filosofía parmenídea.

El Ser de Parménides, tomado como un Ser-Uno-Todo extenso es inviable, y se convierte en esa "bola gigantesca peluda" a la que nuestra profesora Teresa alude en los seminarios. Esta es la versión extendida, la que toma el Ser como un Ser originario, genésico, y que habría que fragmentar en mil pedazos para otogarle la pluralidad, al más puro estilo pitagórico-platónico-atmosita. Con esta tradición, tenemos el No-ser (como delimitador y creador de las diferencias) como primer principio ontológico, junto al Ser. Esto es nihilismo, porque asume que el no-ser es, y además, es como primer principio ontológico, y además aún, como generador de las pluralidades.

Pero, ¿qué ocurre si asumimos que la la pluralidad de la physis es originaria? ¿Qué ocurre en cuanto dejamos de tomar el Ser al modo monoteísta y tener que derivar de él entonces las pluralidades? Ocurre entonces que se abre el otro poema de Parménides. Ocurre que el Ser-pensar es arjé. Es principio que legisla y no es legislado. Legisla las diferencias que se saben ya relativas, las enlaza y reúne mediante el logos y las vuelve comunicable en la acción comunicativa de la pólis. Por esto el pensamiento parmenídeo es contradogmático. El Ser del sabio eléata es un ser modalmente intensivo (no extensivo como en al párrafo anterior), por lo tanto, superior y anterior a cualquier cópula "es", ya que ésta siempre se da en los juicios judicativos que son síntesis extensas, como en la frase "el árbol es grande". Este juicio sintético es ontológicamente después del ámbitio superior del Ser-modal-intensivo de la acción, porque el árbol, antes de ser de ésta o de otra manera, es; es aquí y ahora, sincrónicamente. Entonces, el árbol, queda legislado por el Ser. El Ser afirma la vida, enlaza la copertenencia de los contrarios relativos que se saben en un ámbito inferior al nivel ontológico del Ser-pensar. Se comprueba entonces la similitud de Heráclito con Parménides.

Como dirá Gadamer: "la estabilidad del ser que se anuncia en la relatividad del devenir". Porque la relatividad del devenir se da en los los juicios judicativos, mientras que la estabilidad del Ser sea da en al ámbito ontológico del Ser-Pensar, único ámbito que es ley legislante y no legislada pero que sí legisla, y legisla preceisamente los juicios judicativos que ya hemos visto. Por eso el hombre puede "descansar en el Ser" y criticar los dogmas y las mitologías y cosmogonías cuando deja de proyectar la muerte y asume su Ser, su finitud, su Ser-humano, su parte de divinidad y su parte de volatilidad.

Por último, me gustaría destacar la concepción del noein en Parménides siguiendo a Gadamer (nota a pie de la pág. 114 del libro del Nacimiento de la Filosofía en Grecia de nuestra profesora Teresa Oñate). El pensar de Parménides no hay que verlo escindido de las percepciones sensibles. Es decir, que percepción intelecutual y percepción sensibles se aúnan en el noein. La presencia del ser que es pensada se manifiesta de modo inmediato, como la inmediatez del olor en el animal sin otra mediación que le advierte de la presencia de algo, por ejemplo, dirá Gadamer. Con lo cual los sentidos, como se viene creyendo en la tradición doxográfica, no quedan cerenados del pensamiento del gran Parménides.
El noble debe vivir con honor o con honor morir.- Sófocles.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido:
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.116 segundos