Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: ¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano?

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 09 Jun 2015 16:36 #30108

He estudiado la filosofía de los cínicos, pero de Nietzsche aún sé bastante poco. Tengo muchísimas dudas sobre lo que es el superhombre. ¿Vendría a ser una especie de Diógenes de Sinope? ¿Cómo sería un superhombre, o una persona con actitudes del superhombre, en el siglo XXI? ¿Sería un ermitaño, o qué?

Gracias por vuestra atención, espero que se abra una conversación interesante en torno a este tema.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Hugo

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 09 Jun 2015 16:48 #30109

Así es, soy el Superhombre de Nietzsche. Pero me gustaría seguir manteniendo la discreción. Gracias.
Una vez exclamó a grandes voces:"¡Venid aquí, Hombres!". Y cuando éstos se acercaron, les golpeó con su bastón al tiempo que profería las siguientes palabras:"Hombres he dicho y no inmundicia".
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: pulpo, fabibd, elimas, Moni, raíz_de_la_raíz, joaquinruano

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 09 Jun 2015 17:57 #30111

jajajaja...muy bien Diógenes... ¿y podrías argumentar tu respuesta?
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Diógenes de Sinope

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 09 Jun 2015 18:33 #30112

  • Demóstenes
  • Avatar de Demóstenes
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 605
  • Gracias recibidas 862
Para empezar a entender qué quiere decir Nietzsche con "Superhombre", hay que leer las siguientes obras de F. Dostoyevski: "Memorias del subsuelo", "Crimen y Castigo" y "Los demonios", por ese orden, que además es el cronológico de elaboración.

Desconozco si el bueno de Federico Guillermo tuvo presente a "El Can" en la conección de esta idea, pero lo que está claro es que leyó al escritor ruso, que admiró su obra, y que el funcionario del subsuelo es la génesis del superhombre; que Rodión Románovich Raskólnikov da el paso a la praxis asesinando a la usurera, poniendo así en práctica la total subversión de los valores morales con vistas a un fin, que en el fondo es teórico; y que Aleksei Nilych Kirillov, uno de los personajes más fascinantes y sobrecogedores que yo haya tenido la oportunidad de conocer, es la culminación de ese superhombre, la voluntaria pretensión de convertirse en Hombre-Dios.

La diferencia es que el enfoque de Dostoyevski es radicalmente crítico, lo concibe como una consecuencia negativa de la racionalidad occidental, mientras que en Nietzsche es lo contrario.

Un saludo.
- Disculpe, ¿la Calle Saboya...?
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Kierkegaard, alekhine, Haller

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 09 Jun 2015 20:35 #30113

  • pulpo
  • Avatar de pulpo
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • calamar
  • Mensajes: 1716
  • Gracias recibidas 1053
Está claro que las lecturas dependen muy mucho de la época en que uno las haga para sacar en limpio lo valioso de la obra. Me obligará a releer a Feodor y también habrá que ir distribuyendo el tiempo o haciendo un pacto... :evil:
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 10 Jun 2015 02:28 #30117

  • Conrado
  • Avatar de Conrado
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 5941
  • Gracias recibidas 4744
raíz_de_la_raíz escribió:
¿Cómo sería un superhombre, o una persona con actitudes del superhombre, en el siglo XXI?

El tema es un poco espinoso. Nietzsche tiene una lectura en clave política que levanta ampollas. Pero, en fin, es lo que hay. Yendo al grano (realismo) y dejando los idealismos al margen, a día de hoy y en mi opinión las cosas estarían como sigue, salvando los más de 100 años que nos separan desde que Nietzsche publicó sus obras más influyentes:

Superhombre hoy en día: cualquier persona de clase media o alta que ha conseguido con empeño y esfuerzo salir adelante y que por ello vive holgadamente bien. Y justo por eso es envidiado y vilipendiado por el "rebaño".

Rebaño hoy en día: quienes a pesar de haber tenido las mismas oportunidades que los "superhombres", no han podido, sabido o querido salir adelante. Y como no pueden o quieren emular al "superhombre" (persona de clase media), deciden destruirlo, pues así es como se consuelan, viendo sufrir a los demás.

Por muy "chungo" que suene, para Nietzsche el rebaño lo encarnan, sobre todo, el socialismo y el cristianismo, pues ambos fomentan "igualdad" (que no la equidad), mansedumbre, solidaridad y todo aquello que caracteriza a una voluntad de poder negativa.

Encontrarás todo esto y más en mis resúmenes de Nietzsche pensados para Teoría del Conocimiento II. Pero eso sí, con arreglo a las ideas del Nietzsche de la época (finales del XIX). Y por supuesto en las obras originales de Nietzsche, aunque yo todavía no he tenido tiempo de leerlas a fondo.

En fin, la cosa es así de dura. Mucha gente dice entusiasmarse con Nietzsche. Sin embargo, cuando les ponen delante la cruda realidad de lo que a día de hoy serían "superhombre" y "rebaño" nietzscheanos, entonces ya no opinan lo mismo. Y lo mismo sucede con Maquiavelo y otros pensadores realistas. Sobre el papel, muy bien. Pero si pasamos al terreno de los hechos, ya es otra cosa. Y para mí ésa es una contradicción un poco hipócrita. De hecho, es lo peor de la filosofía: predicar una cosa y hacer la contraria. Eso era lo que Séneca espetaba a los filósofos. Y en parte él no estuvo exento de esa misma hipocresía (no fue lo bastante senequista), pues había acumulado muchos millones de sestercios. Si por algo se caracterizan las sociedades occidentales del siglo XXI es por esa falta de coherencia entre el digo y el hago. Ejemplo paradigmático actual: "el liberalismo económico para mí y el comunismo para el resto". No hace falta nombrar a nadie.

En la vida social y política contemporánea vemos a mucha gente que ha asumido las tesis del "rebaño": fingen estar "jodidos" (van de pobres) para quitarse de encima al rebaño envidioso. Y los hay de todos los colores políticos.

En la práctica son muy pocos los "superhombres" que se enfrentan al rebaño; es decir, los que no ocultan su condición de "burgueses", disfrutan sin tapujos de la vida y envían a freír espárragos (o algo peor) a quienes les envidian e intentan destruirlos.

Insisto: esto es una lectura realista (o eso pretendo) y actual de algunas de las consecuencias que (creo) se desprenden de las tesis de Nietzsche para el momento que nos ha tocado vivir. No estoy diciendo si me gustan o no (juicios de valor) o si estoy de acuerdo o no (eso ya lo he dicho ya muchas veces). De hecho, eso es irrelevante. Me limito a lo que, en mi opinión, serían a día de hoy superhombre y rebaño.

Desde el punto de vista Nietzscheano, las recientes ideolologías de extrema izquierda (extremo socialismo, en teoría) que han surgido en Europa, los movimientos sociales "igualitarios" (no conviene confundir igualdad con equidad) y etcétera representarían a día de hoy a la perfección las tesis del rebaño (eso creo). Y no nos engañemos, todos preferimos vivir como "superhombres" que no como "rebaño": en Navidad vamos casi todos como locos a comprar lotería, a ver si nos toca y nos vamos olvidando de la "revolución" para pasar a defender justo lo contrario. Es decir, siempre defendiendo nuestros intereses, por más que estos vayan cambiando: "mientras soy pobre, defiendo una cosa. Pero si me toca la lotería, defiendo la contraria. Adiós "revolución", adiós. Ahora que tengo pasta soy amigo de todo lo que antes odiaba por pura envidia".

De hecho, como a Nietzsche le fallaba la salud, él no podía vivir como superhombre. No podía disfrutar de la vida. Pero era lo que añoraba. De no ser por su condición de enfermo, que sin duda influyó en su pensamiento, nos habríamos quedado sin filosofía nietzscheana.
David Feltrer Bailén Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Graduado en Filosofía (UNED - febrero de 2016)
Estudiante del Máster en Filosofía Teórica y Práctica (UNED - octubre de 2018)
Estudiante del Grado en Geografía e Historia (UNED)
Última Edición: 10 Jun 2015 03:04 por Conrado.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: pulpo, Herrgoldmundo, sideshow

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 10 Jun 2015 09:38 #30118

  • pulpo
  • Avatar de pulpo
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • calamar
  • Mensajes: 1716
  • Gracias recibidas 1053
La respuesta de Conrado debe estar relacionada con el hastio político que nos rodea por todas partes. Hablas de rebaño y somos una isla rodeada por todas partes de comentaristas politólogos, políticos y otros interesados. Superhombre es desde luego el que va contra corriente pero no se decirte quien es tal para Nietzsche. tengo una antología de él preparada para este verano si no me vuelvo como él. La salud no anda tan mal ni parece que los síntomas bipolares anden acechándome. Claro y deberé leer tus resúmenes. Tiempo, necesito tiempo, como tiempo de tantos filósofos si pudiera fijarlo...es que corre y no para
Mucha gente dice entusiasmarse con Nietzsche.
o enloquecer como él, ya veremos... :cheer:
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 10 Jun 2015 14:20 #30122

Gracias por las respuestas. Me queda claro, Conrado, que entiendes Superhombre del siglo XXI como un burgués no acomplejado (simplificando mucho). Pero entonces, ¿descartas que pueda serlo también un ermitaño? No un vagabundo que se siente víctima y está derrotado, sino alguien que se aparta voluntariamente de la sociedad, no le importa lo que otros piensen sobre él, se dedica a hacer con su vida lo que le interesa al margen de convenciones sociales... vamos, un Diógenes de Sinope en la actualidad.

Me explico: identifico al superhombre como alguien que sigue sus propias normas, que ama la vida, que entiende la felicidad como un proceso de autocreación y mejora personal. Nietzsche lo identifica claramente con los aristócratas porque desprecian lo que consideran vil y bajo como la cobardía, la debilidad... y sin embargo yo me pregunto ¿No puede tener todas estas características alguien sin ser un burgués, o alguien "acomodado al sistema"?

En la actualidad los débiles o desfavorecidos suelen tener moral de esclavos, de envidia. Pero no tiene, o no tendría por qué ser así, ¿no es cierto? Uno puede ser un "perdedor" a ojos de la sociedad (ser pobre) y sin embargo cumplir todas las características del superhombre que expongo en el párrafo anterior.

¿Qué opináis?
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 11 Jun 2015 02:56 #30126

  • Conrado
  • Avatar de Conrado
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 5941
  • Gracias recibidas 4744
raíz_de_la_raíz escribió:
y sin embargo yo me pregunto ¿No puede tener todas estas características alguien sin ser un burgués, o alguien "acomodado al sistema"?

Yo creo que desde el punto de vista nietzscheano, no. Ya dije que la cosa tenía bemoles.

raíz_de_la_raíz escribió:
En la actualidad los débiles o desfavorecidos suelen tener moral de esclavos, de envidia. Pero no tiene, o no tendría por qué ser así, ¿no es cierto? Uno puede ser un "perdedor" a ojos de la sociedad (ser pobre) y sin embargo cumplir todas las características del superhombre que expongo en el párrafo anterior.

Pues no lo sé. Recuerda que no hablamos del Nietzsche del siglo XIX, sino de un hipotético Nietzsche en el siglo XXI. Pero si trasladamos al Nietzsche del XIX, tal cual, al siglo XXI (todo lo cual supone un ahistoricismo), lo que puede salir no es muy halagüeño para los más desfavorecidos.

Alguien sin recursos no puede ser un superhombre nietzscheano porque no puede disfrutar de una vida exhuberante. Bastante hará con intentar llevarse el pan a la boca.

Ahora bien, dejando de lado a Nitzsche, claro que creo que se puede ser algo así como un "superhombre". Eso quiero pensar. Yo no soy precisamente un burgués (tampoco tengo que mendigar). Pero, a diferencia de otros, que no lo dicen pero sí lo piensan, a mí me encantaría serlo. Y francamente, siento envidia sana y admiración hacia los que han creado imperios comerciales (puestos de trabajo), tienen un montón de estudios y se han sacrificado muchísimo para conseguir vivir bien.

Hoy en día sabemos que hay mucho burgués desgraciado, infeliz. No hay más que mirar en las casas reales, por ejemplo. Tener pasta no es directamente sinónimo de felicidad.

Pero con Nietzsche en la mano me temo que la cosa pinta bastante cruda. Tener algo de dinero parece ser un requisito necesario, aunque no suficiente. EL superhombre nietzscheano también ha de estar libre de prejuicios. Eso siempre es muy complicado. El mismo Nietzsche estaba lleno de ellos. Creo que, como dice Fraijó en uno de los textos de FR II, Nietzsche lo quería todo. Dilthey -dice Fraijó- se conformaba con menos. Sin renunciar a la superación personal ni al impulso dinamizador, crepo que a veces conviene conformarse con menos (codicia).

Hay algunos aspectos de Nietzsche que creo siguen en pie en la actualidad. Lo de la envidia igualitaria es lo que más actualidad tiene, sobre todo con la crisis. Nietzche no lo expresaba -que yo sepa- en esos términos (que son más bien prejuicios liberales míos), pero sí hablaba de la envidia y el rencor que el rebaño siente hacia los que viven bien. Y está claro que de eso hay muchísimo a día de hoy. Baste un ejemplo del día a día: apárquese un vehículo nuevo de gama media o alta en el centro de cualquier ciudad occidental. Y luego compruébese hasta qué punto está de rayada la carrocería. ¿Por qué? Pues por envidia de rebaño ¿Qué gana nadie fastidiando al otro? Nada, salvo aquello que decía Nietzsche de contentarse ver sufrir a los demás: "como yo estoy fastidiado, tú también tienes que estarlo".
David Feltrer Bailén Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Graduado en Filosofía (UNED - febrero de 2016)
Estudiante del Máster en Filosofía Teórica y Práctica (UNED - octubre de 2018)
Estudiante del Grado en Geografía e Historia (UNED)
Última Edición: 11 Jun 2015 02:56 por Conrado.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¿Es Diógenes el Cínico el perfecto ejemplo de Superhombre nietzscheano? 11 Jun 2015 09:09 #30127

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2033
  • Gracias recibidas 1381
Así a vuelapluma, es importante observar, desde un comienzo, que en muy pocas ocasiones Nietzsche identifica entre los tipos sociales genéricos cuál encarnaría mejor el superhombre como agregado de valores y actitudes vitales y afirmativos. Ni si quiera la aristocracia clásica en su conjunto podía encarnarlo. Creo que es imprescindible entender la imagen del superhombre en Nietzsche como un desideratum que no llegará hasta que no muera "el último hombre", como dice el de Röcken.

Los individuos sólo pueden "participar" - si se me permite un lenguaje platónico que no sería muy del gusto de Nietzsche - de las actitudes, modos y ambiciones del superhombre, pero nunca encarnarlo verdaderamente. Incluso en su aspiración por asemejarse a ese modelo, el propio Nietzsche se reconoce a sí mismo también como un décadent. Los prejuicios y servidumbres de nuestra historia judeocristiana occidental aún nos atenazan. Nietzsche sólo alude a algunas figuras históricas concretas como Napoleón en referencia a este tipo de encarnación. Pero dudosamente lo haría sobre grupos sociales completos: el superhombre es par excellence singular, único, diferente.

Dicho esto, creo que en una lectura no excesivamente profunda de Nietzsche se puede detectar un desprecio nítido por el estilo de vida aburguesado y acomodado, por lo que no comparto en absoluto tu análisis, Conrado.

Hay superhombre en aquel que no se deja arrastrar por la masa, que no dice no a la vida nunca, sea lo que sea que la vida le ofrezca, ya sean experiencias agradables o sea dolor y sufrimiento. Ese es el símbolo de tragarse el sapo en Zaratustra, y el significado del eterno retorno de lo mismo y del amor fati. Es una entrega sin prejuicio a las pasiones humanas, pero sin acabar de someterse a ellas, enseñoreándose incluso de ellas, pero sin reprimirlas. El superhombre encarna esa vida superior que sabe sacar el mejor partido a la lucha incesante de pulsiones que subyacen a la realidad psico-corporal del individuo que concibe Nietzsche.

¿Un ermitaño? Efectivamente, es probable que el superhombre retenga siempre una dimensión de radical soledad, porque nada le conforta ni le basta. Pero la figura de un Diógenes en rechazo a toda relación humana y a todo convencionalismo tiene en buena medida aspectos de ascetismo y de negación que el superhombre no compartiría. Afirmar la vida también supone exponerse a los otros, amar y despreciar, introducirse en el mundo del convencionalismo sin someterse a él, saber aprovecharlo y disfrutarlo a la par que subvertirlo cuando sea oportuno.
Última Edición: 11 Jun 2015 09:11 por Kierkegaard.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: pulpo, elimas, Vivaldi, Demóstenes, Herrgoldmundo
Tiempo de carga de la página: 0.373 segundos