Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2

TEMA: Filosofía de la educación, o contra la Universidad

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 01 Oct 2015 15:18 #33353

  • Hugo
  • Avatar de Hugo
  • DESCONECTADO
  • Jonio
  • Mensajes: 36
  • Gracias recibidas 41
El hecho de que el conocimiento sea algo que no responde a las dudas del sujeto, así como tampoco es producto de su razonar, genera un conocimiento alienado: conocer es necesario para no ser un ‘fracasado’ cuando se llegue a la adultez (o lo que es lo mismo, para tener dinero). Dicho de otra manera, el conocimiento es como un billete con el que se consigue una supervivencia más confortable en la sociedad mercantil, pero no algo útil por sí mismo. (…) Esto nos hace contraponernos con quienes buscan la defensa del sistema de educación actual bajo la idea de que ‘la educación nos hará libres’. La educación institucional nos hace indudablemente esclavos de categoría del sistema, y su aporte a ser verdaderos críticos de éste es más un accidente estadístico que una realidad.


Antes de plantear el tema a debatir, aunque me temo que ya he empezado a plantearlo con la cita y el título escogidos, me gustaría visibilizar una cierta preocupación que me ronda desde que me inscribí en el foro, hará ya unos meses. Nada que no me deje dormir por las noches, je… pero sí lo suficientemente importante y relacionado con el texto de hoy como para hacerlo público. Habida cuenta de lo ocurrido el mes pasado en el tema “Unamuno: Dios y patria”, lo que me preocupa o preocuparía de aquello, lo cual no fue totalmente un caso aislado, no es tanto la eventual legitimación del franquismo como “mal menor” y sus implicaciones en la vida real por contraposición a la vida virtual (preocupación que tampoco sería baladí si tenemos en cuenta que la misma y desmedida reacción anticomunista de los años treinta podría repetirse dentro de unas décadas, sin ir más lejos contra personas como yo, je…), sino que futuros comentaristas afines a posiciones filosóficas llamadas de izquierdas y/o libertarias (que para mí son, en su justa medida, las más realistas y coherentes con el ideal escéptico y filosófico, en sintonía con lo dicho por Esperanza Guisán en La ética mira a la izquierda, si bien con importantes matices por mi parte, empezando por su arangurenismo, je…) tendiesen a autocensurarse por miedo a las hostilidades verbales y emocionales de Herrgoldmundo y, si bien no me refiero a la misma ocasión, de Conrado (estoy pensando concretamente en aquel ataque a Tasia en “Consulta acerca de la calidad de los contenidos del Grado en Filosofía”), foreros habituales junto al más moderado Nolano (aprovecho para saludaros, je…), y a la relativa connivencia o escasa condena por parte del resto de comentaristas, excepciones aparte, bajo el supuesto argumento de la neutralidad política (neutralidad que en el fondo no existiría, pues todo lo que hacemos o dejamos de hacer es política, y arte, y ciencia, y ética… todo al mismo tiempo).

A diferencia de lo comentado por Tasia en aquel hilo, en mi opinión sí existe en general un cierto sesgo de corte marxista en las carreras de humanidades y de ciencias sociales (lo he podido comprobar personalmente con los grados de Sociología y de Historia en la Universidad de Alicante), ¡pero es que a mí me parece bien, del mismo modo que a un liberal debería parecerle bien que el sesgo fuera en sentido contrario! Yo no lo llamaría sesgo en sentido negativo, obviamente, sino mayor grado de verdad (histórica, pero también moral), de la misma o similar manera que un libro de biología se basa mucho más en el darwinismo que en el cristianismo. Como dice Terry Eagleton, “si Newton descubrió las fuerzas invisibles que llamamos leyes de la gravedad y Freud dejó al descubierto el funcionamiento de un fenómeno invisible como el inconsciente, Marx desenmascaró nuestra vida cotidiana y desveló la hasta entonces imperceptible entidad que denominó modo capitalista de producción”. No obstante, mis críticas al marxismo son tantas y tan importantes que nunca me he sentido cómodo llamándome marxista. Tampoco de izquierdas (¿de izquierdas como IU, como el PCE, como el PSOE, como Podemos, como el 15M y su insuficiente lema “no nos representan”?), aunque lo de anarquista cada vez me molesta menos, pero sin banderitas, bombas ni demás folclores, je... (si comento esto no es por proselitismo político, sino por honestidad intelectual).

Sin embargo, mi interés principal hoy aquí es hablar de la función crítica que, para mí (siempre para mí, aunque idealmente también para los demás), debería tener eso que llamamos Filosofía y que, cuando menos, no se estaría defendiendo lo suficiente. Empezando por la crítica a la propia institución de la Universidad (incluida la de influencia marxista), en mi opinión un punto ciego para la inmensa mayoría de estudiantes, graduados y profesores universitarios. Hablo, pues, de una función eminentemente liberadora y escéptica, que no deje parcela del saber ni institución sin escrutar, e independientemente de que luego en nuestra vida privada elijamos adaptarnos o rebelarnos, pero siempre a ser posible con los datos en la mano, lo cual, por cierto, me recuerda a la discusión que se tuvo antes acerca de Unamuno y compañía, a quienes no pretendo juzgar personalmente, al menos no principalmente, como al parecer se interpretó, sino que mi crítica iba dirigida directamente a su defensa del liberalismo y del capitalismo como promotora más o menos directa de la tiranía en sus diversas materializaciones tanto físicas como intelectuales (incluidas esas tiranías bienintencionadas llamadas I y II República), más importante e interesante para mí que sus biografías (al fin y al cabo la incoherencia es intrínseca al ser humano, todo el mundo lo hace lo mejor que puede, el contexto histórico nos determina en gran medida, el bien es más improbable que el mal, etc.).

Decía Karl Marx que “las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes de cada época", y decía bien, aunque no reparara, llevado él también por la idea de Autoridad tan querida por las clases dominantes de su época, en que una “dictadura del proletariado” no iba a arreglar nada, y mucho menos a “abolir todas las clases” (es más, no olvidemos que, según Reyes Mate, el supuestamente anticapitalista Marx se burlaba “de aquellos pueblos que resisten la influencia civilizadora del capital”, y lo hacía porque en su filosofía de la historia “los progresos de la era capitalista no son eliminados, sino recogidos como condición de posibilidad de una nueva sociedad”). En ese sentido, ¡el comunista primero ha de ser capitalista! Ahora bien, si el fin es la libertad y la igualdad, el medio también ha de serlo (por cierto, que existen clases dominantes, si bien algo difusas cuando acercamos el zoom, que su existencia es algo malo en esencia y que el realismo moral es la posición metafísica más coherente disponible, lo doy por sentado por ahora, pero tampoco estaría de más debatir sobre ello si se considera oportuno).

Generalmente damos por sabido que los filósofos y las filósofas son, de entre todos los miembros de la sociedad, quienes están más cerca de la verdad, o menos lejos de la impostura, quienes tienen una perspectiva más general de la realidad, o realidades, y quienes se han cuestionado un mayor número de cosas. Sin embargo, ¿por qué suelen decir casi lo mismo que dicen los poderosos y no tan poderosos del momento, aunque por supuesto con algunos matices, variaciones y lucubraciones a posteriori? ¿No es cuando menos sospechoso que Husserl, Moore, Wittgenstein, Scheler, Sartre, Heidegger, Bloch, Habermas, Adorno, Rawls, Berlin, Taylor, Ricoeur, Foucault, Gadamer, Strauss, Arendt, Wolin, Unamuno, Ortega y Gasset, Aranguren, Muguerza, Cortina, Rorty y otros célebres filósofos occidentales del siglo XX hayan dicho u omitido prácticamente lo mismo que los de arriba sobre asuntos tan variados como el Estado, la jerarquía, la burocracia, el capitalismo, el nacionalismo, la economía, el crecimiento, la energía, el ejército, la policía, la civilización, Occidente, la historia, el Progreso, la ciudad, la industria, la ética, la democracia, la desigualdad, el parlamento, la educación, la universidad, la tecnología, los medios de comunicación, el derecho, la propiedad, la división del trabajo, el salario, el dinero, la deuda, el comercio, las fronteras, el patriarcado, la natalidad, los animales, la domesticación, la naturaleza, la familia, el ser humano...? ¿Acaso no es demasiada casualidad que de todos los sistemas familiares, sociales, culturales, políticos y económicos posibles y pensables, habidos, habientes y por haber (y mira que la antropología, la historia y la ciencia ficción blanda tienen un gran catálogo para elegir), nuestros filósofos nos recomienden precisamente el suyo o una versión ligeramente evolucionada del mismo, aquel en el que se han criado, como el cristiano que cree en «Nuestro Señor Jesucristo» no por comparación sino por el mero hecho de haber nacido en el seno de una familia cristiana? Una de dos: o los ricos, esto es, la clase dominante, son tan reflexivos como ellos, el non plus ultra de la intelectualidad humana, y de ahí la coincidencia en sus planteamientos, o lo que ocurre es que los pensadores que son más afines al Sistema, este se encarga de promocionarlos a cambio de la debida y desinteresada pleitesía y publicidad, y quienes lo son menos, de ignorarlos e incluso de marginarlos. De ahí que podamos hablar, a grandes rasgos y una vez más, de la ley del más fuerte, esto es, de una suerte de selección cultural, que aplicada a este caso sería la ley del que imita mejor.

Cada vez me resulta más evidente que las facultades en general y las de Filosofía en particular, pese a sus virtudes -¡menudo fondo de biblioteca tienen!-, tienden a ser conservadoras en sentido negativo -lo contrario de conservador no es necesariamente progresista, sino escéptico, revisionista-. Todas las organizaciones lo son, a decir verdad, motivo por el cual no conviene hacerse ilusiones, al menos no en esa dirección (a la larga, la vía de la reforma es una vía muerta, un callejón sin salida, aunque a veces cure algunas heridas). Más que una filosofía crítica y creativa, lo que se suele ver en ellas es poco más que Historia de la Filosofía. Necesaria esta última, ciertamente, pero insuficiente e incluso puede que no tan importante. Autojustificación y legitimación de lo establecido, para lo bueno y para lo malo, y en menor medida duda y autocrítica. Prisa por cumplir los plazos de más arriba, en lugar de calma para cuestionarlos desde más abajo. ¿Qué se enseña si no desde Bachillerato, excepciones aparte? Filosofía no, al menos no tal como la concibo yo, y no solo yo. Es decir, más que superación y diversidad, que también, repetición y pensamiento único (aparentemente muy diverso, pero tan solo dentro de su propio universo). Más que análisis autodidactas de problemas cotidianos, exégesis, estandarización y memorización de contenidos. Más que ideas en acción, museificación de las ideas. Más que trabajos individuales y grupos de reflexión autónomos, clases heterónomas, exámenes y apuntes impersonales. Más que aplicación, fundamentación. Más que horizontalidad, verticalidad. Más que incursionismo, gremialismo. Más que huelguización de la enseñanza o aquí me bajo, mercantilización de la creencia o aquí me vendo, en esta esquina o en este puesto. ¿Acaso no se trata de obtener los «créditos», de fiarse? Más que echar de verdad la mirada atrás, huir hacia adelante. ¿Quién consigue la matrícula de "honor"? El que emula más que el que propone, el que busca la aprobación del profesor más que el que se rebela, el que «ha aprendido la lección» más que el que ha aprendido a desconfiar de las lecciones, incluida esta. Educar y aprender a cualquier precio.

El mundo sigue, las cosas son así, obedece por esta vez, pon los pies en la tierra, madura, primero hay que ganarse la vida y luego ya veremos, sé realista, demasiado radical para mi gusto, usa el "sentido común", todo eso está muy bien pero las cosas hay que cambiarlas desde dentro… decimos casi al unísono para no tener que reconocer que la Educación no existe en primer lugar por nuestro bien, sino para mantenernos en la obediencia y en el miedo (a lo que cabe preguntarse, cui bono, es decir, ¿a quién beneficia en última instancia?): primero miedo a los padres, a la familia en general, y después, para no perder la costumbre, a los profesores, a la Autoridad, al Poder y a todas sus ingeniosas y tecnológicas formas, a nosotros mismos, a la Libertad a fin de cuentas, y no me refiero precisamente a la libertad del liberal, becerro de oro de la modernidad. ¡Mi reino por un puesto de trabajo seguro, lo juro! ¡Necesito ese título, dice el discípulo! De acuerdo, lo sé, no es fácil hacerse a un lado, escapar del contexto, renunciar a la nómina, renegar del pasado, pero por lo menos no llamemos a eso Filosofía, es decir, amor por la sabiduría. «Dios no está en las iglesias», aunque a veces reconforte entrar en ellas.

Un ejemplo de esa filosofía a la que me refiero, filosofía del statu quo o “sin sobresaltos” para que todo cambie sin que nada cambie, para que todo se analice sin que nada se analice, se puede leer en el libro Ética sin moral de Adela Cortina. Que existan como a priori las instituciones sociales del “contribuyente”, de la “Bolsa”, de las “profesiones” y de las “opciones políticas” parlamentarias es algo que al parecer despierta poca desconfianza entre los académicos, pues nuestra cultura (en realidad casi todas las culturas de casi todas las épocas, incluso las que ahora todo el mundo coincide en condenar) da por sentado que vivimos en el mejor de los mundos posibles, o cuando menos que todo tiempo pasado fue peor (o si no peor, irrecuperable, como el contraejemplo del mito hesiódico), lo cual continúa siendo un consuelo para unos muchos y un engordamiento de la cuenta corriente para unos pocos.
Pensemos si políticos y filósofos no deberían aprestarse a la tarea de ordenar el mundo con ideales de imparcialidad, insobornadibilidad, libertad, igualdad, por mor de ese sufrido contribuyente, que bien se merece su doloroso desembolso anual y mensual un mundo moralmente ordenado a cambio. Un mundo en que invertir en bolsa, realizar opciones políticas, elegir profesión, pareja y vivienda sin sobresaltos (...).
Última Edición: 01 Oct 2015 15:19 por Hugo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 01 Oct 2015 17:17 #33355

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 1098
  • Gracias recibidas 1201
.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 21 Abr 2016 20:05 por Silvanus.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Hugo

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 01 Oct 2015 18:58 #33356

  • Critias35
  • Avatar de Critias35
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 130
  • Gracias recibidas 28
hola Hugo
Tema conocimiento:

Has usado el término "conocimiento" como una forma de utilitarismo.Como si acceder y poseer conocimiento fuese un privilegio de unos pocos que son dirigidos por otros pocos para hacer una sociedad de pocos .El conocimiento hoy día es universal,sin fronteras y algo en lo que el ser humano debería cultivarse.Lo que pasa es que el conocimiento de hoy es dividido entre "conocimiento útil" (Medicina,ingenierías químicas,físicas,industriales) y el "conocimiento inútil"(Humanidades,arte).Mientras esta polaridad utilitarista del saber no se iguale, o incluso se invierta,las sociedades padecerán todo tipo de excesos y debilidades materialistas.
El culto a lo material y el consumismo aborregado es un mal menor en el plano sociológico con el que debemos lidiar.El "conocimiento útil" como yo lo llamo, es el que domina nuestra escena humana actualmente. Es la eterna lucha interna del hombre/mujer, de lo material y lo espiritual,pero más acentuada , si cabe , por condicionantes demográficos , tecnológicos y geoestrátegicos. El "conocimiento inútil" por ahora va perdiendo y está quedando relegado a satisfacer los momentos privados del pensamiento humano sin interactuar con la sociedad. Sólo a nivel privado. Se podría decir que los diplomas que se otorgan en las carreras de humanidades, son poco más que un certificado recordatorio de que un día fuimos algo más que un animal consumista.

En cuanto a la politización de la Universidad:

Está claro que la Universidad no es un lugar aséptico a la política, más en España , donde somos de naturaleza cainita.
Pretender que una institución como ésta y su profesorado no sean impregnados por influencias y condicionantes políticos, sería incluso contrario a la institución, puesto que, lejos de la "escolasticidad"(encorsetamiento) institucional, lo que promueve es la colaboración y el buenismo,sobre todo las que son públicas y no tanto las privadas. Pero ya en el hecho de haber universidades públicas y privadas, se está pervirtiendo en cierta manera el sentido y su naturaleza,así como el ideal interno de los internos(alumnado).Salen con una cierta conciencia de haber pertenecido a ámbitos de enseñanza distintos, y que los condicionará para el resto de sus vidas en la vida social y económica.

Todo gobierno u organización aglutinante o aglutinadora necesita un enemigo exterior para aplacar a la masa en momentos de opulencia,inconformismo o aburrimiento social, de lo contrario, como buenos cainitas que somos, la emprendemos con nosotros mismos.Es lo que está pasando en nuestro país. Los separatistas llevan aburriéndose y ahogándose en la opulencia industrial de sus regiones desde hace un siglo ,y confunden el derecho a decidir con la obligación a convivir en un territorio bien definido como es España .Por si esto fuese poco, llevamos una serie de gobiernos, que en su afán de contentar a los aburridos cainitas,han dejado la conciencia de país en manos de personajillos con piés de barro, que a la menor curva dialéctica del contrario,se caen inexorablemente al maizal recién sulfatado, levantándose mareados y despojados del poco patriotismo que les quedaba.
Última Edición: 02 Oct 2015 04:31 por Critias35.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Hugo

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 01 Oct 2015 19:33 #33357

  • Conrado
  • Avatar de Conrado
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 5941
  • Gracias recibidas 4744
Critias35 escribió:
lejos de la "escolasticidad"(encorsetamiento) institucional

Otra vez demacrando a la escolástica ¡Ay Dios mío! :dry:

Como si el encorsetamiento o el sectarismo fuesen patrimonio exclusivo de una época o corriente filosófica concreta. Más nos gustaría a algunos llegar a la suela del zapato de esos "escolásticos encorsetados".
David Feltrer Bailén Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Graduado en Filosofía (UNED - febrero de 2016)
Estudiante del Máster en Filosofía Teórica y Práctica (UNED - octubre de 2018)
Estudiante del Grado en Geografía e Historia (UNED)
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 01 Oct 2015 19:53 #33358

  • Critias35
  • Avatar de Critias35
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 130
  • Gracias recibidas 28
Conrado.
Has entendido mal el sentido de "escolasticidad" en este caso .
Me refería en sentido de aislamiento como "centro de erudición" o sentido de Monasterio aislado en medio de las montañas . Como centro privilegiado único y puro del saber en que se convirtieron los Monasterios(escuelas escolásticas)donde en su inmensa mayoría iban gentes con dinero a formarse.
Última Edición: 01 Oct 2015 19:53 por Critias35.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Conrado

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 01 Oct 2015 20:33 #33359

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3737
  • Gracias recibidas 3290
Hugo escribió:
tendiesen a autocensurarse por miedo a las hostilidades verbales y emocionales de Herrgoldmundo y, si bien no me refiero a la misma ocasión, de Conrado (...), foreros habituales junto al más moderado Nolano (aprovecho para saludaros, je…), y a la relativa connivencia o escasa condena por parte del resto de comentaristas,


Por alusiones.

Es curioso que digas eso, Hugo, pues es notorio que Herrgoldmundo, Conrado y yo, lógicamente con los matices y personalidad propios de cada cual, tenemos un discurso que va contra la corriente abrumadoramente dominante, como es perfectamente apreciable en prensa, TV, tertulianos, etc.

Por tanto, no sé a qué "miedo" o "autocensura" puedes referirte, pues la mayoría (en este caso aplastante) siempre tiene más fuerza (física, se entiende) que la minoría, y es ésta, en todo caso, la que tendría que tener miedo de la mayoría y autocensurarse.

Pregunta para la reflexión: ¿no será que Herrgoldmundo, Conrado y yo no tenemos miedo ni autocensura porque somos espíritus libres que defendemos nuestras ideas propias (lo que es fácil), mientras que los que se suman a la masa carecen de tales ideas propias, toman ideas ajenas del caldo de cultivo ideológico dominante y, por tanto, se sienten inseguros de esas ideas "recibidas", a diferencia de los que las tenemos "propias"?

Porque aquí, amenazas, que yo sepa, no ha habido ninguna y escasamente eficaces serían en este medio tan a distancia, en el que la mayoría se esconde en el anonimato, a diferencia de Conrado y yo, que cualquiera sabe dónde puede encontrarnos, por lo que si alguien podría tener miedo seríamos él y yo.

Analiza bien el posible origen de ese "miedo" y lo que tú llamas "autocensura", Hugo.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 01 Oct 2015 20:37 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Conrado, Hugo

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 01 Oct 2015 22:45 #33362

  • Conrado
  • Avatar de Conrado
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 5941
  • Gracias recibidas 4744
Es exactamente lo que dice Nolano. No quise intervenir hasta ahora. Pero me llama poderosamente la atención que a los pocos disidentes que habemos por aquí con nombres y apellidos -hay que tener valor, tal como está el parque- con respecto del discurso televisivo mayoritariamente "dizqueizquierdirsta" (Cebrián, por ejemplo, el exjefe de informativos del tardofranquismo) se nos tilde de hostiles. Como dice Nolano, difícilmente una minoría puede ser hostil (bueno, los 300 espartanos de las Termópilas sí).

La libertad tiene un precio muy alto. Decir lo que uno piensa en contra de lo que se considera políticamente correcto o simplemente en contra del establishment siempre es muy complicado. En algunos lugares de España, como Cataluña -y más en estos momentos- no es fácil. Y no lo es justamente por la cobardía de una mayoría, incapaz de plantar cara al statu quo. Entiendo que quienes tengan personas a su cargo se lo tengan que pensar.

Hasta cierto punto puedo entender que nadie quiera morder la mano que le da de comer. Pero yo, francamente, y lo digo con toda la sinceridad del mundo, preferiría pasar un poco de hambre antes que mirar para otro lado ante según qué discursos y maneras de proceder, por más que económicamente dependiese de sus autores intelectuales. Vamos, que no me vendo por unos pocos cientos de euros. Así es que digo lo que pienso, defiendo mis ideas y prejuicios y ya está. Y soy consciente de que estas líneas podrían pasarme factura en el futuro. Pero no tengo miedo. Lo importante es no traicionarse a uno mismo. Y sobre todo, ser siempre coherente con el propio discurso. Y no como hacen otros, que lo van acomodando según sopla el viento.

No te voy a negar, Hugo, que en algún caso, como el que citas, me haya dejado llevar excesivamente por la vehemencia. Ahora bien, no me parece justo que remuevas la basura trayendo a colación uno de mis mensajes acalorados (tengo varios, sí) como si todos los míos fuesen siempre de ese tenor (y llevo ya casi 5.000). Entiende que sigo echando de menos por parte de los defensores del discurso equitativo una condena sin paliativos de las atrocidades que el comunismo sigue cometiendo a día de hoy. Y llevo años solicitándola. Y esa condena nunca ha llegado. Ni se la espera ya. Y es esa doble moral la que me sacaba (y hablo ya en pasado) de quicio. Y digo "me sacaba" porque es una causa perdida sobre la que no pienso seguir insistiendo. Para mí la experiencia de este foro no puede ser más contundente: absoluto escepticismo hacia vendeconsuelos, vendepatrias, predicadores de la virtud, la mansedumbre, la pobreza y la equidad. Eso no quiere decir, como tal vez diría Séneca, que lo que digan los predicadores de la virtud y el "rebañismo" deba ser ignorado. Simplemente es que no creo que casi ninguno quiera para sí nada que no sea el más puro y duro maquiavelismo en sentido contemporáneo: poder, dinero y anarcocapitalismo. Es decir, que se predica una cosa para la mayoría y se desea otra muy distinta a nivel individual (Sr. Monedero, por ejemplo). Ser una especie de Maquiavelo sigue siendo a día de hoy muy complicado. Te sacuden quienes, encima, se comportan justo de manera contraria a lo que predican.

Los que defendemos ideas que van, digamos, contra el discurso mayoritario (a pesar de que son las mismas que para sí desea la mayoría), somos una minoría. El resto forma parte, en mi opinión, de la militancia del conformismo. Nada más antifilosófico, por ciento. Se entiende que un espíritu filosófico ha de ser crítico. Por tanto, uno no debería arrodillarse ante un discurso que, como en el caso de Cataluña, se cacarea a todas horas en los 7 u 8 canales autonómicos, además de en la mayoría de medios de comunicación, todos al servicio del pujolismo desde hace casi 30 años. Hablo del caso catalán porque es el que tengo más a mano.

En fin, Hugo. Que si no quieres complicarte la vida, ya sabes: sigue el guión establecido y seguro que asciendes rápido.

Hugo escribió:
y a la relativa connivencia o escasa condena por parte del resto de comentaristas, excepciones aparte, bajo el supuesto argumento de la neutralidad política

A la mayoría de personas que entra en este foro no le interesa la postura política personal de cada uno (ni tampoco demasiado el Ágora). Sólo tienen en cuenta las aportaciones que de cara a facilitar el estudio de la Filosofía en la UNED hacen unos cuantos. Y ya está. Los rifirafes "filosóficos" no interesan a una mayoría. El foro es fundamentalmente una ayuda en el estudio de la Filosofía. Y eso es lo que más se valora en un espacio académico como éste. Lo de menos es si Tasia dice una cosa y yo la contraria. La parte más importante del foro, no nos engañemos, es la de Descargas.

Excepto para unos cuantos, claro. Hay unos pocos foreros que sí tienen en cuenta si a uno le gustan los macarrones y a otro los espaguetis. Y por mucho que hagas por ellos, nunca te perdonan que no te guste lo mismo que a ellos. Pero como digo, son los menos.

Hugo escribió:
Sin embargo, mi interés principal hoy aquí es hablar de la función crítica que, para mí (siempre para mí, aunque idealmente también para los demás), debería tener eso que llamamos Filosofía y que, cuando menos, no se estaría defendiendo lo suficiente.

Pero es que ya va siendo hora de dejar de hablar del espíritu crítico (no me lo creo, por cierto). Para eso puedes leer a Habermas, entre otros (tienes para rato). Tal vez convenga hacer como dice la 11ª tesis sobre Feuerbach de Marx de 1845:

"Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo."

Eso me gusta. Mucho bla, bla, pero a la hora de la verdad todo queda escrito pudriéndose en la estantería de alguna biblioteca. Y por supuesto casi nadie interioriza nada: lo memoriza para un examen y ya está.

Hugo escribió:
No obstante, mis críticas al marxismo son tantas y tan importantes que nunca me he sentido cómodo llamándome marxista. Tampoco de izquierdas (¿de izquierdas como IU, como el PCE, como el PSOE, como Podemos, como el 15M y su insuficiente lema “no nos representan”?), aunque lo de anarquista cada vez me molesta menos, pero sin banderitas, bombas ni demás folclores, je... (si comento esto no es por proselitismo político, sino por honestidad intelectual).

Puedes ser lo que quieras, Hugo. Sólo basta con que lo digas. Si dices que eres anarquista, lo eres por el mero hecho de decirlo. Yo podría ser comunista si dijese serlo. Hoy en día el digo y el hago no podrían estar más disociados. Por tanto, en materia de politiqueo uno puede ser, es decir, decir ser, lo que quiera.
David Feltrer Bailén Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Graduado en Filosofía (UNED - febrero de 2016)
Estudiante del Máster en Filosofía Teórica y Práctica (UNED - octubre de 2018)
Estudiante del Grado en Geografía e Historia (UNED)
Última Edición: 02 Oct 2015 01:07 por Conrado.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Hugo

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 02 Oct 2015 00:26 #33368

  • Hugo
  • Avatar de Hugo
  • DESCONECTADO
  • Jonio
  • Mensajes: 36
  • Gracias recibidas 41
Nolano escribió:
Es curioso que digas eso, Hugo, pues es notorio que Herrgoldmundo, Conrado y yo, lógicamente con los matices y personalidad propios de cada cual, tenemos un discurso que va contra la corriente abrumadoramente dominante, como es perfectamente apreciable en prensa, TV, tertulianos, etc.

Hola, Nolano ;)

Me refiero a la corriente dominante en este foro (que es, lógicamente, la de sus foreros más habituales y veteranos, entre ellos vosotros tres), no en los mass media o en la Universidad propiamente dicha.

Editado:

Puede que vuestro discurso vaya "contra la corriente abrumadoramente dominante" en los medios de comunicación de masas (lo cual, no obstante, solo sería cierto en parte, dado que en mi opinión un discurso más o menos liberal o liberaldemócrata no dista mucho de un discurso socialdemócrata o incluso comunista, habida cuenta del gran número de instituciones sociales que comparten ambos), pero yo me refiero a este foro. Aquí dentro y como es lógico, la corriente dominante, la que se ve, es la que marcan generalmente sus foreros más habituales, más veteranos y con mayor liderazgo, en este caso vosotros tres, entre otros. En ese sentido, la autocensura aquí cae claramente del lado izquierdista. Genera mucha menos oposición defender un sistema de mercado y meritocrático que defender un sistema sin mercado e igualitario, y no solo aquí, sino también fuera de estas fronteras virtuales. Ni siquiera en LaSexta, por ejemplo, he visto nunca a un anticapitalista. Según mi definición, no lo vería ni aunque invitaran a los viejos comunistas (también conocidos como capitalistas de Estado).

En cualquier caso, prometo volver mañana y responderte con más detenimiento. A ti y a los demás compañeros que tan amablemente me habéis contestado. Un saludo a todos.
Última Edición: 02 Oct 2015 02:13 por Hugo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 02 Oct 2015 00:55 #33369

  • Conrado
  • Avatar de Conrado
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 5941
  • Gracias recibidas 4744
Hugo escribió:
Me refiero a la corriente dominante en este foro (que es, lógicamente, la de sus foreros más habituales y veteranos, entre ellos vosotros tres), no en los mass media o en la Universidad propiamente dicha.

No estoy de acuerdo en que haya una corriente dominante. Tú lo has dicho, tres foreros disidentes. ¿Y el resto de entre los casi 4.440? Tampoco pasa nada porque tres de varios miles no vayamos a la moda, ¿no te parece? ¿Qué pasará cuando ya no estemos? ¡Menudo monólogo y aburrimiento para el Ágora!

Además Herrgoldmundo acaba de llegar. Y Moni, desgraciadamente, no está ya como antes. Pues, como te digo, aquí no vamos a estar siempre los mismos.

La ideología o corriente dominante, como tú la llamas, es la de cada uno a título particular. Eso por un lado.

Por otro, los foreros "más habituales y veteranos" no vamos a estar por aquí de por vida.

Y por último, si hubiese una corriente dominante, no en el foro (eso no tiene sentido entre casi 4.440 personas), sino en su staff, ésa sería sin duda diametralmente opuesta a la mía en particular. Pero eso es completamente irrelevante para mí. Cada uno es muy libre de rezar al santo que quiera.

Pero insisto: aquí lo que más importa es el aspecto académico. Y salvo el sesgo algo marxista en general de la universidad pública española, eso no tiene corriente ideológica ninguna. En todo caso, la que haya en los manuales.

Yo por eso en la medida de lo posible he sustituido el "tufillo marxista" de algunos manuales por otro de aire más liberal o conservador (según el caso). Por ejemplo, en Filosofía Española Contemporánea. Huí en la medida que pude del sectarismo de José Luis Abellán. O mejor dicho: sustituí un sectarismo por otro, pues tampoco es que Fraile sea 100% objetivo.

Es sólo cuestión de preferencias personales. Pero no se puede hablar de una ideología común, pues, en caso de haberla, estaría más bien en tu onda (que sospecho que no es liberal), pero no en la mía. Lo que pasa es que, como dices, no son los foreros más activos los que defienden otras posturas más acordes con la tuya.
David Feltrer Bailén Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Graduado en Filosofía (UNED - febrero de 2016)
Estudiante del Máster en Filosofía Teórica y Práctica (UNED - octubre de 2018)
Estudiante del Grado en Geografía e Historia (UNED)
Última Edición: 02 Oct 2015 15:39 por Conrado.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Nolano, Hugo

Filosofía de la educación, o contra la Universidad 02 Oct 2015 08:02 #33373

  • Nemes
  • Avatar de Nemes
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 118
  • Gracias recibidas 101
Pues yo me considero marxista (Marx es una de las tres patas sobre las que se apoya mi edificio filosófico, por el momento, me acabo de matricular en 1º todo lo que leí hasta ahora de filosofía ha sido en plan amateur y desordenado) y mi sensación al suscribirme en el foro fue la de "uffff, controla el marxeo o te van a llover por todos lados porque aquí no parecen sentir mucha simpatía por el Barbas"... personalmente no me ha parecido notar una tendencia dominante entre la gente del foro ni entre el profesorado del grado (mirando bibliografías intenté deducir) si bien me ha sorprendido una cierta prevalencia de lo continental, no se si se debe a que a veces las tendencias contrarias a nosotros nos resultan mas llamativas que las afines...
Última Edición: 02 Oct 2015 08:02 por Nemes.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Conrado, Hugo
  • Página:
  • 1
  • 2
Tiempo de carga de la página: 0.222 segundos