Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: "Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I).

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 21 Ene 2016 13:11 #34720

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hola Elías.

Escribes:
No terminamos de aceptar que la razón que nace con la modernidad está ya periclitada. Ese concepto de razón que consideraba que ella sola y desde sí misma era capaz de dar respuestas apodícticas frente a los retos en los que se encontraban sumidos los seres humanos simplemente no existe. Se pensaba que esa razón, y por ser “infalible”, podía guiar la “doma” de los seres humanos.

Es cierto que la Razón, considerada tan solo como idea o razón pura (Kant), fue superada durante la postmodernidad. La Razón, pero, no entró en decadencia ni caducó, sino que volvió a ser reivindicada junto a la vida y en la realidad, no solo como puro formalismo lógico y/o psicológico (idealismo) sino también desde una perspectiva más materialista y vital.

De hecho, el artículo de Conill lo entiendo en este sentido.
Conill se retrotrae a la Escuela de Madrid (Ortega, Zubiri, Zambrano, Entralgo, Aranguren, Marías...) para explicarnos el rescate, que no olvido, de la razón: raciovitalismo, inteligencia poética, inteligencia sentiente... que, de hecho, son nuevas formas de Razón o de entender la Razón.
Gustavo Bueno, desde sus comienzos a través del materialismo filosófico, también ha evolucionado hacia una acepción de la razón más apegada y/o religada a la vida: el pensamiento hábil o filosofía de la razón manual.

Sigues:

Hoy en día sabemos, o deberíamos de saber, que el alcance de la razón es mucho más limitado. Y de ello se desprenden tres consecuencias cruciales. A saber: 1.- cierta inseguridad a la hora de afrontar los restos en los que nos encontramos sumidos, 2.- pero por contra se termina todo tipo de dogmatismos y de suprematismos, 3.- descubrir y asumir nuestro poder y nuestro deber creativo a la hora de esbozar y postular soluciones.

Yo creo todo lo contrario: la razón no solo no se ha limitado, sino que se ha legitimado como única vía posible a través de la cual el animal de realidades que es el Dasein puede enseñorearse de su entorno (antropogenética) y también de sí mismo (antropotécnicas para la doma del ser humano).
Debo suponer, por tanto, que cuando te refieres a los límites de la razón te estás refiriendo a los límites que imponían las acepciones o formas tradicionales de la razón, que solo la contemplaban como idea pura o como razón lógica y/o científica.

Sigues:
Creo que seguir preguntándonos por qué tipo de “doma” se debería de seguir en la actualidad es no haber abandonado el paradigma de una razón absoluta. Es que simplemente hoy no es posible, ni deseable, la “doma del ganado humano” (expresión francamente detestable) por el propio alcance limitado de la razón.

No estoy de acuerdo. En mi opinión, preguntarnos por el tipo de "doma" que debería adoptar el criador humano no solo es clave y crucial, sino también imperativo vital para salvaguardar al hombre de su propia autodestrucción.
Como Habermas, veo que te has quedado en la superficie (formas) de la reflexión de Sloterdijk. Yo creo que no importa la dura terminología empleada por Sloterdijk (doma, cría, ganado...) como la verdad de fondo que subyace en la reflexión de "Normas para el parque humano": el humanismo, a lo largo de la historia, no ha sido más que un programa de domesticación del ganado humano; un programa que ha fracasado.

¿Podemos seguir confiándole al humanismo tradicional nuestra salvación? ¿confiaremos en ese humanismo Occidental, cándido e iluso, que cría y domestica al ser humano en la candidez?
Si seguimos por ese errado camino de la "candidez" se repetirán episodios como las múltiples violaciones sucedidas en Colonia, los atentados de París, o las cutre-paridas del nuevo marxismo-leninista (Podemos y acólitos) exigiendo que España pida perdón al Islam por la toma de Granada. ¿Es esta inconsciencia la que queremos que siga guiándonos hacia la autoinmolación ontológica (razón de ser) y vital de Occidente?

Recuerdo que fue Gustavo Bueno, tras los atentados del 11-S en EEUU, quien proclamó: "Hay que destruir las raíces del Islam con el arma del racionalismo".
¿Qué pasó? Pues que todos los cándidos y civilizados humanistas de Occidente se le lanzaron a la yugular.
Gustavo Bueno, como antes hiciera Heidegger, desnudó la grave verdad que subyace en la esencia de cualquier humanismo (doma del hombre por el hombre): la cría y doma que no imponga el criador occidental, la impondrá el criador islámico, o el comunista....

Nolano señaló, acertadamente en mi opinión, que la doma del ganado humano implica necesariamente el uso de la violencia antropocéntrica. Y Gustavo Bueno, en una línea muy parecida que comparto, también señaló que la racionalidad no excluye la violencia. Sin duda el filósofo español, en absoluto sospechoso de filonazismo, escuchó a Heidegger con atención. Y aún dijo más Gustavo Bueno:

"La paz no expresa la condición originaria del orden racional; la paz siempre se logra tras una victoria o imposición de un nuevo orden (llámale nuevo programa de vida o cosmovisión del mundo).

Un saludo
Última Edición: 22 Ene 2016 10:29 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 21 Ene 2016 21:58 #34721

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1809
  • Gracias recibidas 1613
Hola Herrgoldmundo

Dices, Herrgoldmundo “Es cierto que la Razón, considerada tan solo como idea o razón pura (Kant), fue superada durante la postmodernidad. La Razón, pero, no entró en decadencia ni caducó, sino que volvió a ser reivindicada junto a la vida y en la realidad, no solo como puro formalismo lógico y/o psicológico (idealismo) sino también desde una perspectiva más materialista y vital.”

No, si yo no he dicho que la razón haya caducado sino que se ha reformulado el concepto de razón y el alcance de la misma. Otra cuestión es que desde un determinado materialismo o desde un positivismo trasnochado y equivoco se siga considerando a la razón ( científica o técnica) como el único acceso a la realidad y como aquella instancia única desde la cual se resolverán todos los problemas y desde la cual se alcanzará un progreso sin límites hasta desembocar en un estado de paz y de felicidad perpetua .

Dices, Herrgoldmundo: “Yo creo que no importa la dura terminología empleada por Sloterdijk (doma, cría, ganado...) como la verdad de fondo que subyace en la reflexión de "Normas para el parque humano": el humanismo, a lo largo de la historia, no ha sido más que un programa de domesticación del ganado humano; un programa que ha fracasado.”

Suelo huir de aquellas interpretaciones de “todo o nada”. Pero cómo que el humanismo o la ilustración no han sido más que un programa de domesticación del ganado humano; un programa fracasado. Eso es incurrir en un reduccionismo o en un “nadamasqueismo” ( nada más que) que no se ajusta a la verdad y a la realidad histórica. Lo que habría que decir es que más que un programa fracasado es un programa que ha dado todo lo que ha podido dar de sí. Y en ese haber dado todo lo que ha podido dar de sí ha dado resultados positivos y negativos. Toda institución histórica como todo programa histórico posee sus luces y sus sombras. Ahora bien, reducir todo el programa a sus sombras o a sus luces es un terrible equívoco. Qué ocurre, que el humanismo o la ilustración no han supuesto un cambio cualitativo y beneficioso para el ser humano en muchas cuestiones más allá de una domesticación del ganado humano. Es que acaso en muchas cuestiones no ha supuesto una verdadera liberación para el ser humano.
Eso sí, entiendo perfectamente que para una persona que juzgue todo la historia pasada como un absoluto fracaso considere que la única solución sea “arrasarlo” todo aunque no sepa qué quiere sembrar con posterioridad.

No le falta razón a Gustavo Bueno cuando afirma que "Hay que destruir las raíces del Islam con el arma del racionalismo". El problema radica en cuando se reduce la expresión “con las armas del racionalismo” a “con las armas”. Porque para algunos, si no para muchos, en realidad lo que defienden es que “Hay que destruir las raíces del Islam con las armas”. Punto y pelota. Y no digo yo que sea necesario y prudente en determinadas circunstancias, y de forma responsable, hacer uso de las armas.


Dices, Herrgoldmundo: “Si seguimos por ese errado camino de la "candidez" se repetirán episodios como las múltiples violaciones sucedidas en Colonia, los atentados de París, o las cutre-paridas del nuevo marxismo-leninista (Podemos y acólitos) exigiendo que España pida perdón al Islam por la toma de Granada. ¿Es esta inconciencia la que queremos que siga guiándonos hacia la autoinmolación ontológica (razón de ser) y vital de Occidente?

El problema que veo yo en tu postura es que sigues empeñado en valorar sólo una cara de la moneda. Para ti la cuestión histórica de la colonización de las potencias Inglesas y Francesas, sustituidas posteriormente por la Norteamericana, y lo que allí hicieron y siguen haciendo parece tocarte un pie o importarte un pimiento. En algunas ocasiones, y con cierta desganas, dices reconocer que todo ello es cierto para a continuación continuar con tu discurso.
Pero es que acaso no hay mayor candidez que haber comprado el discurso o el relato maniqueista de que ellos son los malos y nosotros somos los buenos. Y no me refiero a los terroristas sino a todo el mundo musulmán.
Es que creo que incluso has llegado a decir que eso de buenos y malos a ti bien poco te importa. Parece que a ti te da igual si nosotros (Occidente) hemos sido o no parte del problema y del sufrimiento humano causado. Parece que lo único que te importa es que si a nosotros nos tiran una bomba nosotros debemos de tirar diez. Y da igual si antes de que ellos nos arrojasen una bomba nosotros arrojamos tres. Parece que lo único que importa es que si a mi me tiran una yo tiraré tres.
Para ti la doma, y por serlo, pasa como no podía ser de otra forma por la imposición y por la coacción. Y parece que lo único que estás buscando es otra forma nueva de imposición y de coacción. Y no te culpo. Y no lo hago porque cuando se considera que el hombre es un ser que está determinado, es decir, que no es libre, parece que la única solución es domarlo y convertirlo en ganado ( sin entrecomillar).

Lo que no entiendo muy bien, y te lo digo totalmente en serio, es el porqué haces uso de Heidegger y de Zubiri y nos hablas de apropiación de posibilidades cuando en realidad consideras que el hombre es un ser determinado psico-orgánicamente. Es que esto último es incompatible con Zubiri y con Heidegger. Un ser que tiene que apropiarse sus propias posibilidades para construir su propia figura ( personalidad) o su propia realidad es incompatible con un ser que tiene que ser domado. Creo que esto último es algo sobre lo que deberías de reflexionar.

Y con todo y con ello no niego que haya cierta candidez y ciertas posturas buenistas como se suele decir en la actualidad. En realidad a las posturas buenistas se las llamado de toda la vida fariseas. Ahora bien, no deja de ser igualmente cándida la consideración de que lo que nos está pasando es únicamente culpa de nuestra candidez.
Y tiene totalmente razón Gustavo Bueno cuando señala que la racionalidad no excluye la violencia. Eso sí, lo que aún estoy esperando por parte de algunos es que se nos diga qué más hacer aparte de ejercer violencia.
No digo yo que haya encerrada una gran verdad en esa frase de gran belleza acuñada por un hijo del materialismo que dice "La paz no expresa la condición originaria del orden racional; la paz siempre se logra tras una victoria o imposición de un nuevo orden (llámale nuevo programa de vida o cosmovisión del mundo).”
Eso sí, habría que añadir que esa paz será siempre efímera. Necesaria tal vez; pero efímera sin duda alguna. En cualquier caso, y bien leída, esa frase no nos habla de la paz sino de la guerra. La historia constitutivamente “es” una sucesión continuada de guerras.

Un Saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 22 Ene 2016 12:05 #34726

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hola Elías.

Escribes:
No, si yo no he dicho que la razón haya caducado sino que se ha reformulado el concepto de razón y el alcance de la misma. Otra cuestión es que desde un determinado materialismo o desde un positivismo trasnochado y equivoco se siga considerando a la razón ( científica o técnica) como el único acceso a la realidad y como aquella instancia única desde la cual se resolverán todos los problemas y desde la cual se alcanzará un progreso sin límites hasta desembocar en un estado de paz y de felicidad perpetua .

Vale, estamos de acuerdo.

Sigues:
Suelo huir de aquellas interpretaciones de “todo o nada”. Pero cómo que el humanismo o la ilustración no han sido más que un programa de domesticación del ganado humano; un programa fracasado. Eso es incurrir en un reduccionismo o en un “nadamasqueismo” ( nada más que) que no se ajusta a la verdad y a la realidad histórica. Lo que habría que decir es que más que un programa fracasado es un programa que ha dado todo lo que ha podido dar de sí.

Es otra forma de verlo, con la cual también podría estar de acuerdo. Podemos aceptar que el humanismo ha fracasado o, como tú señalas, que este ha llegado a un punto en el que no da más de sí y se muestra incapaz de seguir proporcionando "normas válidas" para la cría y domesticación del ganado humano.

Sigues:
Toda institución histórica como todo programa histórico posee sus luces y sus sombras. Ahora bien, reducir todo el programa a sus sombras o a sus luces es un terrible equívoco. Qué ocurre, que el humanismo o la ilustración no han supuesto un cambio cualitativo y beneficioso para el ser humano en muchas cuestiones más allá de una domesticación del ganado humano. Es que acaso en muchas cuestiones no ha supuesto una verdadera liberación para el ser humano.

Estamos de acuerdo. De hecho, el humanismo (entendido como programa de vida) ha sido el artífice del progreso del mundo en general y de la civilización occidental en particular.

Sigues:
Eso sí, entiendo perfectamente que para una persona que juzgue todo la historia pasada como un absoluto fracaso considere que la única solución sea “arrasarlo” todo aunque no sepa qué quiere sembrar con posterioridad.

Bueno, este no sería mi caso. Como ya te he explicado en varias ocasiones, me declaro orteguiano, es decir, yo abogó siempre por superar, pero nunca por destruir ni arrasar la herencia histórico-cultural (humanista) de la que somos herederos.

Heidegger señaló, en "Cartas sobre el humanismo", que el humanismo fracasó como sistema para controlar y reprimir el embrutecimiento de los hombres. Pero fue más allá de donde se atrevieron a ir los humanistas más "buenistas" y cándidos" (vencedores de la II GM).
El humanismo más aparentemente cándido tan solo era eso: falsa apariencia de humildad ontológica, pues en su fondo latía la misma prepotencia y violencia antropológica que en aquellos otros humanismos (fascismos) que se atrevieron a exhibir su prepotencia con orgullo imprudente.
Vino a decir Heidegger, para que nos entendamos en Román paladino, que tan capullos fueron los domesticadores fascistas como los comunistas y los capitalistas, solo que los segundos enmascararon su prepotencia hábilmente ante las masas.

El problema, en mi modesto entender, es que los "buenos" humanistas siguen en las mismas, es decir, continúan enmascarando su soberbia prepotente ante las masas. Subyace en el humanismo actual una amalgama de mecanismos psicológicos (sentimientos de culpa, autocensura y represión) que le insta a no mostrarse tal cual es o como desearía ser, es decir, padece una serie de complejos psicológicos que le paralizan a la hora de actuar y hacer lo necesario para establecer unas normas para el parque humano; unas normas válidas para garantizar la salvaguarda del hombre de la barbarie, para salvar al hombre de sí mismo.

Cuando un hombre, cualquiera, olvida la defensa de su casa, que es donde habita su razón de Ser, está condenado a la autoinmolación.
Y no se trata de defender nuestra casa porque ésta sea la mejor, craso error, sino por algo tan sencillo, vital y natural como sería la reivindicación de lo propio.

Alemania, por ejemplo, ha abandonado su casa a su suerte. No solo está dejando entrar en ella a cualquiera, sin exigir a cambio el cumplimiento de unas normas, sino que, además, está permitiendo que su mujeres sean violadas con total impunidad. ¿Por qué? Pues porque la errónea lectura de lo que significa ser humanista (pacifista, no violento, dialogante y tolerante) les obliga ello.
Tras los sucesos (violaciones) de Colonia, las autoridades de Suecia también han reconocido que desde hace años se suceden en su país casos parecidos.

Sigues:
El problema que veo yo en tu postura es que sigues empeñado en valorar sólo una cara de la moneda. Para ti la cuestión histórica de la colonización de las potencias Inglesas y Francesas, sustituidas posteriormente por la Norteamericana, y lo que allí hicieron y siguen haciendo parece tocarte un pie o importarte un pimiento. En algunas ocasiones, y con cierta desganas, dices reconocer que todo ello es cierto para a continuación continuar con tu discurso.

Claro que reconozco las causas históricas (colonización y expolio) que han repercutido y alentado los conflictos presentes. No soy tan cínico como quienes se atreven a negar o reescribir la historia para mejor legitimar sus intereses.

Sigues:
Para ti la doma, y por serlo, pasa como no podía ser de otra forma por la imposición y por la coacción. Y parece que lo único que estás buscando es otra forma nueva de imposición y de coacción. Y no te culpo. Y no lo hago porque cuando se considera que el hombre es un ser que está determinado, es decir, que no es libre, parece que la única solución es domarlo y convertirlo en ganado ( sin entrecomillar).

Sí, pero lo diremos de otra forma más suave, con la que seguro estarás de acuerdo:
Para mí la doma pasa por la inevitable y necesaria articulación de Estados de Derecho (por fuer violentos y coactivos) que garanticen las sacras libertades individuales, la integridad y la dignidad de todos los ciudadanos.
Por supuesto que no puedes culparme, porque dime: ¿qué sucede en cualquier Estado no sujeto a Derecho? ¿Es posible garantizar la justicia, ésa que tanto te gusta, en un Estado donde no exista un Derecho coactivo (normas para el parque humano) que salvaguarde la convivencia y seguridad de sus ciudadanos?

A mí lo que me sorprende, ya que estamos sorprendiéndonos mutuamente, es que tú aceptes el concepto de "animal de realidades" de Zubiri (que también comparto) y, sin embargo, te moleste que Sloterdijk se refiera al ganado humano; un ganado que, en su parecer, está integrado por "animales de lujo".

Sigues:
Lo que no entiendo muy bien, y te lo digo totalmente en serio, es el porqué haces uso de Heidegger y de Zubiri y nos hablas de apropiación de posibilidades cuando en realidad consideras que el hombre es un ser determinado psico-orgánicamente. Es que esto último es incompatible con Zubiri y con Heidegger. Un ser que tiene que apropiarse sus propias posibilidades para construir su propia figura ( personalidad) o su propia realidad es incompatible con un ser que tiene que ser domado. Creo que esto último es algo sobre lo que deberías de reflexionar.

Vamos a ver, que el hombre es un "animal de realidades" determinado por notas psico-orgánicas lo dijo Zubiri antes que yo (y creo que tú también estabas de acuerdo).
En cualquier caso, lo que yo te intenté explicar (y fue donde sí discrepábamos) era en considerar un determinismo neurobiológico a priori, antes del nacimiento del ser humano.
No comprendo por qué consideras incompatible un a priori neurobiológico, propio de todo animal, con el posterior desarrollo (vía cultura) de la libertad (apropiación de posibilidades) que se da en el animal de realidades que es el hombre.
Como bien me aconsejas, creo que sí he reflexionado mucho sobre esta cuestión.

Volveré a insistir en ello:

Yo sostengo que antes de nacer, y durante el desarrollo embrionario de nuestro sistema neurológico, ya estamos siendo genéticamente programados. Quiero decir, con esto, que en nuestro específico código genético se insertan ciertos rasgos de predisposición o genes que, como hoy ha demostrado la ciencia de la neurobiología, serán portadores y potenciales desencadenantes de determinadas conductas futuras.

Pondré un ejemplo: si un individuo concreto es portador del gen de la agresividad, está claro que podemos considerar una predeterminación en lo que será su futura personalidad. Por supuesto, dicha predeterminación será potencial (susceptible de ser inhibida o desinhibida) a través de otros determinantes tras su nacimiento: entorno o circunstancias ambientales y culturales.

Sigues:
Y con todo y con ello no niego que haya cierta candidez y ciertas posturas buenistas como se suele decir en la actualidad. En realidad a las posturas buenistas se las llamado de toda la vida fariseas. Ahora bien, no deja de ser igualmente cándida la consideración de que lo que nos está pasando es únicamente culpa de nuestra candidez.

Hablar de culpa siempre nos remite, al menos a mí, al terreno de la moral y la psicología (al psicoanálisis más concretamente). Por eso, creo, estaría bien que hablásemos de responsabilidad.
La responsabilidad siempre es respecto al presente y al futuro; podemos ser responsables de algo (pongamos nuestra vida) en tanto estamos en relación e interaccionamos con ese algo, o en cuanto creemos que habrá una relación futura con el mismo.
Yo me niego a ser responsable de lo sucedido en el pasado; y me niego porque es del todo irracional e ilógico que yo me responsabilice de hechos que tuvieron lugar antes de mi ex-sistere y, por tanto, de mi relación con el mundo.
Es sano y recomendable conocer el pasado, incluso estudiarlo y reflexionar sobre él, pero para no repetir errores. Conocer el pasado no debería significar, en absoluto, aceptar la transferencia de sus errores (culpas) al presente.
¿Qué es lo único que se consigue transfiriendo las culpas del pasado al presente?
Lo único que se consigue es legitimar el victimismo instrumental de determinados grupos y "partes de". Y también conseguimos desarmarnos inmunológicamente contra las potenciales amenazas del medio, como le ha sucedido a Europa en general y a Alemania le está sucediendo de forma especialmente cruenta y particular.

Por último concluyes:
Y tiene totalmente razón Gustavo Bueno cuando señala que la racionalidad no excluye la violencia. Eso sí, lo que aún estoy esperando por parte de algunos es que se nos diga qué más hacer aparte de ejercer violencia.
No digo yo que haya encerrada una gran verdad en esa frase de gran belleza acuñada por un hijo del materialismo que dice "La paz no expresa la condición originaria del orden racional; la paz siempre se logra tras una victoria o imposición de un nuevo orden (llámale nuevo programa de vida o cosmovisión del mundo).”
Eso sí, habría que añadir que esa paz será siempre efímera. Necesaria tal vez; pero efímera sin duda alguna. En cualquier caso, y bien leída, esa frase no nos habla de la paz sino de la guerra. La historia constitutivamente “es” una sucesión continuada de guerras.

Claro que tiene razón Gustavo Bueno.
¿Qué más podríamos hacer aparte de ejercer violencia, preguntas? Pues podríamos no ejercer la violencia, es decir, esperar a que la humanidad entera mostrase la humildad ontológica necesaria para recibir, atenta y expectante los dictados del Ser. Podríamos permanecer quietos e inactivos, esperando a que el yihadista viese la luz y dejara de cortar cabezas y de violar niñas; podríamos esperar, cándidos y confiados, a que el régimen chino o el norcoreano reconociesen los derechos inherentes a todos los seres humanos. Podríamos, en definitiva, seguir leyendo tranquilos y relajados en nuestra casa del Ser, ajenos a todo cuanto sucediera fuera de sus paredes (en el mundo exterior).
El problema, pero, es que estamos abiertos al mundo: somos extáticos, no estáticos.
La paz siempre será efímera, porque, como dijera Ortega, la vida siempre es drama y constante quehacer. Y la paz, o utópico ideal de aspirar a un ex-sistere sin conflictos, es tan solo eso: una bella e idealizada utopía.

Un saludo.
Última Edición: 22 Ene 2016 12:10 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 22 Ene 2016 15:00 #34727

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1809
  • Gracias recibidas 1613
Hola Herrgoldmundo

Dices, Herrgoldmundo : “Para mí la doma pasa por la inevitable y necesaria articulación de Estados de Derecho (por fuer violentos y coactivos) que garanticen las sacras libertades individuales, la integridad y la dignidad de todos los ciudadanos.
Por supuesto que no puedes culparme, porque dime: ¿qué sucede en cualquier Estado no sujeto a Derecho? ¿Es posible garantizar la justicia, ésa que tanto te gusta, en un Estado donde no exista un Derecho coactivo (normas para el parque humano) que salvaguarde la convivencia y seguridad de sus ciudadanos?

Pues claro que pasa por una inevitable y necesaria articulación del Estado de Derecho. Y claro que para ello se requiere una coacción por parte de dicho Estado de Derecho. Cuestión aparte es lo que deba de garantizar dicho Estado de Derecho. Y por supuesto que la justicia no puede ser garantizada en un Estado donde no exista un Derecho coactivo. Pero no solo para salvaguardar la convivencia y la seguridad de sus ciudadanos sino también para salvaguardar su relación con el resto de Estados. Es que también existe un Derecho Internacional.

Dices, Herrgoldmundo: “A mí lo que me sorprende, ya que estamos sorprendiéndonos mutuamente, es que tú aceptes el concepto de “animal de realidades” de Zubiri (que también comparto) y, sin embargo, te moleste que Sloterdijk se refiera al ganado humano; un ganado que, en su parecer, está integrado por “animales de lujo”.

Hombre, no creo que sea lo mismo decir que el ser humano es un animal de realidades a utilizar expresiones del tipo “hay que domar al ganado humano”


Dices, Herrgoldmundo: “Pondré un ejemplo: si un individuo concreto es portador del gen de la agresividad, está claro que podemos considerar una predeterminación en lo que será su futura personalidad. Por supuesto, dicha predeterminación será potencial (susceptible de ser inhibida o desinhibida) a través de otros determinantes tras su nacimiento: entorno o circunstancias ambientales y culturales.”

Bien, de acuerdo ¿Pero dónde está la persona mientras todo ello le acontece? Es que tal cual lo describes no parece que sea el hombre el que se apropie de posibilidades sino el que es apropiado. Decía Zubiri que en el hombre podemos distinguir tres facetas: agente, actor y autor. Es el hombre el que ejecuta sus actos ( agente) y al que le ha tocado vivir en una determinada, sociedad cultura y momento histórico, y tiene y por así decir, que interpretar el papel que le ha tocado en suerte ( actor). Eso sí, también nos dice que no todas las propiedades que posee el hombre las posee por su propia naturaleza o por su cultura (autor). Así, por ejemplo, la virtud.
Es que, y si no te entiendo mal, parece que el hombre nace con unos predeterminación genética (con lo cual estoy de acuerdo) pero que es el entorno o las circunstancias ambientales y culturales la que inhiben o no dicho potencial. Pero es que de ser así el hombre no se apropia de nada sino que es apropiado. Pero dónde está ahí el hombre. Es que no me queda suficientemente claro si tú crees o no en la libertad humana. Es que si no existe la libertad humana entonces el hombre no puede apropiarse nada. La apropiación supone ya la libertad.


Dices, Herrgoldmundo : “Hablar de culpa siempre nos remite, al menos a mí, al terreno de la moral y la psicología (al psicoanálisis más concretamente). Por eso, creo, estaría bien que hablásemos de responsabilidad.
La responsabilidad siempre es respecto al presente y al futuro; podemos ser responsables de algo (pongamos nuestra vida) en tanto estamos en relación e interaccionamos con ese algo, o en cuanto creemos que habrá una relación futura con el mismo.

Yo no suelo hacer uso de la palabra culpa y generalmente utilizó la palabra responsabilidad. Y no la suelo usar porque nos remite a una concepción judeo-cristiana. Ahora bien, si cambiamos la palabra culpa por responsabilidad para dejar fuera a la moral entonces me opongo enérgicamente. Es que la palabra responsabilidad también nos remite al terreno de la moral y de la psicología. Es que si no, de qué estamos hablando cuando decimos que alguien es responsable de unos atentados. Al terreno jurídico exclusivamente.
Dices que la responsabilidad es siempre respecto al presente y al futuro. Pues no, la responsabilidad es siempre respecto al pasado, al presente y al futuro. Otra cuestión es que yo no haya tenido nada que ver con sucesos del pasado. Pero es que tampoco puedo tener nada que ver con sucesos que sucedan en el presente o en el futuro.
Por supuesto que es irracional que los ciudadanos alemanes o españoles actuales se consideren responsables del holocausto nazi o de la guerra civil española salvo aquellos que todavía queden vivos y participaran en dichos sucesos.
Te preguntas ¿qué es lo único que se consigue transfiriendo las culpas del pasado al presente? y respondes que se consigue legitimar el victimismo instrumental. Pues bien, tienes toda la razón. Y ahora me pregunto yo ¿qué se consigue transfiriendo las culpas de unos individuos a todo un grupo? Pues legitimar el odio colectivo. Y digo esto porque quienes violaron a las mujeres en Colonia no fue “el” grupo sino unos individuos concretos. Supongo que esos individuos que violaron no fueron culpables de nada sino tan sólo responsables. Y supongo que además considerarás, y por hacer uso de la palabra responsabilidad, que ello no nos puede llevar al terreno de la moral ¿no?


Dices, Herrgoldmundo "¿Qué más podríamos hacer aparte de ejercer violencia, preguntas? Pues podríamos no ejercer la violencia, es decir, esperar a que la humanidad entera mostrase la humildad ontológica necesaria para recibir, atenta y expectante los dictados del Ser. Podríamos permanecer quietos e inactivos, esperando a que el yihadista viese la luz y dejara de cortar cabezas y de violar niñas; podríamos esperar, cándidos y confiados, a que el régimen chino o el norcoreano reconociesen los derechos inherentes a todos los seres humanos. Podríamos, en definitiva, seguir leyendo tranquilos y relajados en nuestra casa del Ser, ajenos a todo cuanto sucediera fuera de sus paredes (en el mundo exterior).”


Al parecer da igual si nosotros en la actualidad seguimos ejerciendo violencia en Oriente Medio. La solución no pasa según tus coordenadas por dejar de ejercer dicha violencia sino que la violencia se soluciona con mayor cantidad de violencia.
El mundo Occidental sólo ve Oriente Medio desde el punto de vista geoestratégico. Es decir, desde una razón instrumental. Esa razón instrumental que al parece tú también criticas ¿No nos hablaste de la dignidad humana cuando citaste el Estado de Derecho? Y cómo es posible reconocer la dignidad humana de los demás cuando sólo se hace uso de una razón estratégica.
Pues claro que tenemos que defendernos de los Yihadistas. Pero de igual forma tenemos que sentar las bases para que desaparezcan dichos movimientos. Y más cuando nosotros (Occidente) hemos contribuido de forma decisiva a crear dicho fenómeno. Cuando nos ha interesado para desalojar a los “Comunistas” de Oriente Medio los apoyábamos, los financiábamos y los armábamos hasta los dientes. Hemos apoyado todo tipo de regímenes totalitarios que vulneraban y pisoteaban la dignidad humana cuando nos ha interesado debido a esa sacrosanta razón estratégica.
Dices que podríamos esperar cándidos y confiados a que el régimen chino o el norcoreano reconociesen los derechos inherentes a todos los seres humanos. Tranquilo, si criticamos tanto en la actualidad al régimen norcoreano no es porque no reconozcan los derechos inherentes a todo los seres humanos sino porque no es “nuestro” dictador. El día que sea nuestro dictador nos tocará un pie que respete o no los derechos humanos y la dignidad de las personas como estamos ya acostumbrados a ver por la pequeña pantalla con tantos y tantos dictadores que son “nuestros” dictadores y que justificamos por no sé qué razón estratégica. Ya sabes, se trata simplemente de efectos colaterales.
Última Edición: 22 Ene 2016 15:04 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 23 Ene 2016 10:19 #34731

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hola Elías.

Dices:
Y por supuesto que la justicia no puede ser garantizada en un Estado donde no exista un Derecho coactivo. Pero no solo para salvaguardar la convivencia y la seguridad de sus ciudadanos sino también para salvaguardar su relación con el resto de Estados. Es que también existe un Derecho Internacional.

Claro que existe un Derecho Internacional, como existen la ONU y los cascos azules. ¿Y?
El problema no es solo que no existan normas para la doma (me gusta esta expresión) sino que el hombre occidental (convertido en estático animal de lujo) ha rehuido de su responsabilidad de domar y domesticar. Occidente, guste o no, es el pastor del rebaño de la humanidad. ¿Es injusto que así sea? Pos fale, pos güeno, pos malegro... pero ésta es la realidad. Pero la vida, como ya he explicado en otras ocasiones, no entiende de vacíos; no entiende de quietud estática y contemplativa. Así, la doma que no imponga Occidente, la impondrá el Islam, o el neocomunismo que avanza imparable, a la "chita callando", disfrazándose de regeneracionista democrático o de talantero justiciero. ¿Qué es lo que no se entiende?

Sobre mi defensa de la predeterminación neurobiológica, dices:
Es que, y si no te entiendo mal, parece que el hombre nace con unos predeterminación genética (con lo cual estoy de acuerdo) pero que es el entorno o las circunstancias ambientales y culturales la que inhiben o no dicho potencial. Pero es que de ser así el hombre no se apropia de nada sino que es apropiado. Pero dónde está ahí el hombre. Es que no me queda suficientemente claro si tú crees o no en la libertad humana. Es que si no existe la libertad humana entonces el hombre no puede apropiarse nada. La apropiación supone ya la libertad.

¿Cómo que el hombre no se apropia de nada? El hombre siempre está abierto a un abanico de elecciones posibles (esto es la libertad) y por tanto está obligado a una continua elección vital. Ortega lo explica muy bien en "Qué es filosofía".
No resulta en absoluto incompatible ni contradictorio defender, a un tiempo, la predeterminación genética y sociocultural y la libertad humana. Lo único que podrían hacer, tanto los determinantes genéticos como los ambientales, sería restringir el abanico de posibilidades del hombre, pero siempre, en última instancia, éste estaría obligado a elegir entre las posibilidades restantes.

Pongamos como ejemplo el ejercicio de la libertad de un estudiante:
Por imperativo sociocultural nuestro niño debe ir a la escuela (no es su libre elección), además está un poquito limitado cognitivamente (tampoco fue su elección). Sin embargo, una vez que está sentado en el aula, se le abre un amplio abanico de posibilidades de elección:
a) Permanecer atento y escuchar al profesor.
b) Pasar del profesor y hacer dibujitos en la mesa.
c) Hablar con el compañero de al lado.

Nuestro niño tendrá que elegir libremente qué hará. Pero es que, además, dicho acto de libre elección será continuo hasta que el timbre del cole señale la hora de la salida. Sí, porque incluso si decidiese pasar del profe y hace dibujitos, el distraído estudiante deberá seguir eligiendo, segundo a segundo, si continúa o no con su "artística" labor.

Sigues:
Te preguntas ¿qué es lo único que se consigue transfiriendo las culpas del pasado al presente? y respondes que se consigue legitimar el victimismo instrumental. Pues bien, tienes toda la razón. Y ahora me pregunto yo ¿qué se consigue transfiriendo las culpas de unos individuos a todo un grupo? Pues legitimar el odio colectivo.

Tu lectura es muy humanista, muy propia del humanismo errado al que nos estamos refiriendo, es decir, de ese humanismo tan nuestro (judeocristiano) que a fuer de intentar ser justo con todos acaba por no ser justo con nadie.
Al contrario de lo que tú afirmas, yo no pretendo transferir ninguna culpa al Islam ni al colectivo musulmán. Ya he dicho también, en otras tantas ocasiones, que intento prescindir de valoraciones morales y/o psicológicas.
Yo hago responsable a Occidente, al pastor occidental, de rehuir del deber de cumplir con su obligación de cuidar del Ser. Por tanto, no culpo al refugiado que huye de su país, por imperativo vital, para salvaguardar a los suyos, sino que responsabilizo al pastor occidental de no hacer lo propio, es decir, salvaguardar y cuidar de los suyos. Así de sencillo.
Si para cuidar de su rebaño el pastor occidental dispone de unos medios (Estado de Derecho y leyes,) pero no los aplica por una serie de factores ya expuestos (sentimientos de culpa, complejos históricos, candidez humanista...) entonces sí es culpable por dejadez y omisión en el ejercicio de sus responsabilidades.

Sigues:
El mundo Occidental sólo ve Oriente Medio desde el punto de vista geoestratégico. Es decir, desde una razón instrumental. Esa razón instrumental que al parece tú también criticas ¿No nos hablaste de la dignidad humana cuando citaste el Estado de Derecho? Y cómo es posible reconocer la dignidad humana de los demás cuando sólo se hace uso de una razón estratégica.

Vale, aceptemos que sea así, como tú dices.
Y ahora yo te digo, y espero que también aceptes la evidencia que expongo, que el mundo musulmán solo ve a Occidente como un objetivo al que conquistar y/o someter a los dictados de Alá. ¿Estamos de acuerdo?
Dos civilizaciones que se corresponden con dos razones de Ser, cada una de ellas la mejor a los ojos de sus respectivos fieles.
Ya he dicho, también en comentarios anteriores, que a mí el yihadismo no me preocupa; es, de momento, un problema puntual al que hay que enfrentarse sin miedos ni complejos. Lo que me preocupa es la razón de Ser del Islam, la cosmovisión o programa de vida que el Islam pretende "colar" en Occidente por la puerta de atrás.

No me preocupan los yihadistas, tildados de locos, que se autoinmolan al grito de Alá, sino los cientos de miles de musulmanes, a los que el buenista humanismo de Occidente considera "integrados", que viven entre nosotros desarrollando programas de vida paralelos y alienos a los occidentales.

Me preocupa, en definitiva, la "cría" de millones de futuros ciudadanos occidentales que serán domesticados según los dictados del Islam. Y me preocupa que los futuros pastores del Ser, en Occidente, sometan a nuestros nietos a orar en dirección a la Meca.

Un saludo.
Última Edición: 23 Ene 2016 10:23 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 23 Ene 2016 12:32 #34734

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1809
  • Gracias recibidas 1613
Hola Herrgoldmundo

Dices, Herrgoldmundo : “Claro que existe un Derecho Internacional, como existen la ONU y los cascos azules. ¿Y?
El problema no es solo que no existan normas para la doma (me gusta esta expresión) sino que el hombre occidental (convertido en estático animal de lujo) ha rehuido de su responsabilidad de domar y domesticar. Occidente, guste o no, es el pastor del rebaño de la humanidad. ¿Es injusto que así sea? Pos fale, pos güeno, pos malegro... pero ésta es la realidad. Pero la vida, como ya he explicado en otras ocasiones, no entiende de vacíos; no entiende de quietud estática y contemplativa. Así, la doma que no imponga Occidente, la impondrá el Islam, o el neocomunismo que avanza imparable, a la "chita callando", disfrazándose de regeneracionista democrático o de talantero justiciero. ¿Qué es lo que no se entiende?”

No, si entenderse se entiende casi todo pero lo que se dice compartir no comparto casi nada. Supongo que podrás entender esto último.
Heidegger en su carta sobre el humanismo nos decía que dicho humanismo había fracasado. Es decir, que no había una humanidad universal. Y sabes qué significa ello. Pues que hay que aceptar la diferencia. Ese humanismo que se apoyaba en una determinada concepción de la razón no puede ser impuesto a nivel universal. Y de ello se dio cuenta tras la segunda guerra mundial. Esa idea de hombre que defendía el humanismo no puede ser impuesta porque simplemente no existe una humanidad universal. Y hasta ahí creo que podemos estar de acuerdo.

Tenemos que aceptar la diferencia. Y ello significa el tener que aceptar diferentes concepciones o cosmovisiones en torno a lo que cada cultura quiere ser. Cada cultura se apropiará de sus propias posibilidades. Y este es el primer paso que tendremos que aceptar. Y la pregunta que te dirijo Herrgoldmundo es la siguiente ¿aceptas de buena gana que hay que aceptar y respetar las diferentes cosmovisiones?

Ahora bien, la cuestión es cómo nos relacionamos con las diferentes cosmovisiones. Y aquí es donde considero que te muestras contradictorio. Porque tu manera de relacionarte con las demás cosmovisiones es “….sino que el hombre occidental (convertido en estático animal de lujo) ha rehuido de su responsabilidad de domar y domesticar. Occidente, guste o no, es el pastor del rebaño de la humanidad”

Y digo que se muestra contradictoria porque considera que sigue existiendo una humanidad universal y que ésta debe de ser impuesta a sangre y fuego. Verás, esa consideración tuya de cómo abordar los problemas es la que nos llevó a la II guerra mundial. II guerra mundial que llevo a la consideración por parte de Heidegger de que no existe una humanidad universal y que por tanto existe la diferencia.

Ahora bien, el problema sigue siendo el de cómo nos relacionamos con los “diferentes”. Pues creo que la única forma es tratando de establecer una “política de mínimos”. Y esa política de mínimos, cambiando lo que haya que cambiar, puede ser la Declaración de los Derechos Humanos. Como también entiendo que puede desarrollarse una ética de mínimos entre las diferentes cultural.

Lo que me parece un auténtico ….. es decir: “Occidente, guste o no, es el pastor del rebaño de la humanidad. ¿Es injusto que así sea? Pos fale, pos güeno, pos malegro... pero ésta es la realidad”

¿Pero cómo que guste o no? Precisamente en este párrafo es donde se pone de manifiesto lo que nos separa. Porque no se trata de lo que es ( en caso de que así sea) sino de lo que debería de ser. Y ese “deber” es lo que siempre desprecias. A ti la moral o la justicia no te importan ni lo más mínimo. Da igual si es justo o injusto lo que se trata de imponer porque lo único que te importa es imponerlo a sangre y fuego ya sea justo o injusto. En ese pos fale, pos güeno, pos malegro queda claro lo que te importa a ti la dignidad humana de la cual te llenaste la boca no hace mucho.

Dices, Herrgoldmundo: “No resulta en absoluto incompatible ni contradictorio defender, a un tiempo, la predeterminación genética y sociocultural y la libertad humana. Lo único que podrían hacer, tanto los determinantes genéticos como los ambientales, sería restringir el abanico de posibilidades del hombre, pero siempre, en última instancia, éste estaría obligado a elegir entre las posibilidades restantes.”

Vale de acuerdo. Es que como habías dicho que la genética nos predeterminaba (condicionaba) y que la cultura inhibía o desinhibía los condicionantes genéticos parecía que eso era todo.
Es decir, que todo hombre debe y tiene que apropiarse sus propias posibilidades para llevar a cabo una vida buena. Bueno, supongo que hasta que venga occidente y le imponga a sangre y fuego a todo hombre libre qué posibilidades tiene que apropiarse para llevar a cabo una vida buena porque Occidente, guste o no, es el pastor del ser. Interesante esa consideración tuya en torno a la libertad.


Dices, Herrgoldmundo : “Tu lectura es muy humanista, muy propia del humanismo errado al que nos estamos refiriendo, es decir, de ese humanismo tan nuestro (judeocristiano) que a fuer de intentar ser justo con todos acaba por no ser justo con nadie.”

¡ ….! y eso lo dice quien quiere arrasar el planeta.


Dices, Herrgolmundo :”Al contrario de lo que tú afirmas, yo no pretendo transferir ninguna culpa al Islam ni al colectivo musulmán. Ya he dicho también, en otras tantas ocasiones, que intento prescindir de valoraciones morales y/o psicológicas.
Yo hago responsable a Occidente, al pastor occidental, de rehuir del deber de cumplir con su obligación de cuidar del Ser.”

¿Y por qué demonios nos hablas ahora de moral y de deberes cuando acabas de decir que intentas prescindir de valoraciones morales?¿pero cómo que ahora nos dices que Occidente es responsable por rehuir el “deber de cumplir con su obligación” de cuidar del ser?


Dices Herrgoldmundo : “Y ahora yo te digo, y espero que también aceptes la evidencia que expongo, que el mundo musulmán solo ve a Occidente como un objetivo al que conquistar y/o someter a los dictados de Alá. ¿Estamos de acuerdo?”

Pues no, no estoy de acuerdo. Te recomiendo la lectura del libro que lleva por título “Historia de Oriente Medio. De la Antigüedad a nuestros días” de Georges Corm.

Dices, Herrgolmundo: “Me preocupa, en definitiva, la "cría" de millones de futuros ciudadanos occidentales que serán domesticados según los dictados del Islam. Y me preocupa que los futuros pastores del Ser, en Occidente, sometan a nuestros nietos a orar en dirección a la Meca.”

Yo ya he hablado de cómo deberíamos relacionarnos con los “diferentes”. Como he hablado con anterioridad tanto de la política interior como de la exterior que deberíamos de llevar a cabo en relación al Islam. Es decir, respetar lo suyo y defender lo nuestro. Sé que mi postura puede entenderse como un relativismo cultural pero nada más lejos de la realidad. Pero quizá no sea ahora el momento de explicarme.

Un saludo.
Última Edición: 23 Ene 2016 14:24 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 23 Ene 2016 16:25 #34739

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hola Elías.

Yo escribí:
Yo hago responsable a Occidente, al pastor occidental, de rehuir del deber de cumplir con su obligación de cuidar del Ser.”

Y tú replicaste:
¿Y por qué demonios nos hablas ahora de moral y de deberes cuando acabas de decir que intentas prescindir de valoraciones morales?¿pero cómo que ahora nos dices que Occidente es responsable por rehuir el “deber de cumplir con su obligación” de cuidar del ser?

¿Por qué dices que hablé de moral? Hablé del deber de cumplir con una obligación.
Un deber puede serlo por imperativo moral o por imperativo vital. Está claro que me refiero al deber como imperativo vital.
Me explico: si alguien pretende matarme, mi imperativo vital, ineludible, es intentar salvarme, por encima de cualquier imperativo moral, sobre todo si éste es judeocristiano o kantiano.
Todavía recuerdo a José Bono, hijo de falangista, cuando fue ministro de defensa por el PSOE y dijo tan pancho: "Es preferible morir por una idea a matar".
¿Qué? ¿Cómo? ¿Me lo explica? ¿Eing? ¿¿??
Yo no hago mía ni defiendo la moral del mártir, sino que abogo por el deber vital al que se debe el aristoi, el individuo responsable con los suyos y con su razón de Ser. Punto y pelota.

Sobre Heidegger dices:
Heidegger en su carta sobre el humanismo nos decía que dicho humanismo había fracasado. Es decir, que no había una humanidad universal. Y sabes qué significa ello. Pues que hay que aceptar la diferencia.

¡Exacto, no hay una humanidad universal! Pero dime por qué, a partir de esta certeza, concluyes que hay que aceptar la diferencia. También podríamos concluir que deberíamos hacer todo lo posible para que, efectivamente, hubiese una humanidad universal. De hecho, el Islam está por esta labor, obcecado como está en universalizar la verdad del Islam. ¿Dirás que no?
Ahora bien, como soy hijo de mi tiempo y de mis circunstancias, no puedo evitar estar contaminado del mismo humanismo cándido que te obliga a decir estas sinsorgadas. Y, por ello, te pregunto: ¿y qué pasa si nosotros, los cándidos occidentales nos obligamos a aceptar la diferencia, pero el dogmático y suprematista Islam no está por la misma labor?
Te lo pregunto porque esta es la verdadera cuestión: ¿qué pasa si una de las partes cede, claudica y se doblega mientras la otra, orgullosa y suprematista, sigue en sus trece de imponer su verdad radical? ¿Contestarás?

Un saludo.
Última Edición: 23 Ene 2016 16:29 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 23 Ene 2016 20:59 #34744

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1809
  • Gracias recibidas 1613
Hola Herrgoldmundo

Creo que la frase de José Bono decía: "Yo prefiero que me maten a matar, soy ministro de Defensa". En fin, vaya uno a saber por qué dijo semejante estupidez.

Pues claro que si alguien viene a matarme no voy a permitir que lo haga y si tengo que matar a quien intenta matarme lo haré. Pero es que no estamos hablando de eso. Es que ya no sé ni como explicártelo. Es que tú te quedas con una parte de la historia para decirnos que esa es la historia completa.

Tú supón que vas a casa de una familia y matas a uno de sus hijos. Y cuando viene un hermano a vengar su muerte tú dices que no vas a permitir, y por imperativo vital, a que lo haga. Es más, cuando se te pregunta por qué matates a uno de sus hermanos tú contestas que lo hiciste por imperativo vital. Porque tú eres el guardián del ser.
Es decir, tú pasas de la razón vital (que sí sé lo que significa) a un imperativo vital (invento tuyo que no sé lo que significa) para tratar de justificar todos tus actos.

Te he recomendado un libro que deberías de leer. El otro día te dije que la participación de Occidente en Oriente Medio, primero con los imperios franceses e ingleses y después con el americano, ha sido el de hacer uso de una razón estratégica, colonialista e imperialista. Y no les ha importado ni lo más mínimo derrocar gobiernos, hacer todo tipo de guerras para defender sus intereses causando todo tipo de horrores y sufrimientos injustificados a pesar de decir defender la democracia, la libertad y la dignidad humana. Y tú lo único que aciertas a decir para despacharte el tema es: “Vale, aceptemos que sea así, como tú dices”. Ya está, punto y pelota. Y claro, supongo que todo esto que hicimos es porque somos los guardianes del ser. Al parecer, y no sé por qué tipo de designio divino, Occidente es el pastor del ser. Y uno se pregunta ¿pero esto que hemos hecho es moral o inmoral? ¿No explicará esto en gran medida el porqué nos encontramos en la situación en que actualmente nos encontramos? Y entonces es cuando vienes tú y me dices: “ Eh, tío, a mi no me hables de moral que eso es cuestión de judeocristianos, de débiles o de cándidos”.

Tú lo único que ves o que te interesa ver es que cometieron unos asesinatos injustificados, atroces e inmorales en París. Ya está, eso es todo lo que ves. Quizá el problema radique en tu cortedad de miras. ¿Y cuál es la solución que tú propones? Pues precisamente es la misma que nos ha llevado o nos ha traído hasta aquí. Esa realidad de la que tanto nos hablas ya no ha “hablado” y nos ha “dicho” que eso no ha funcionado. Pero nada, tú sigues erre que erre. No sé, deberías de abrir más las orejas para escuchar el dictado del Ser en el claro del bosque.

Dices, Herrgoldmundo : “¡Exacto, no hay una humanidad universal! Pero dime por qué, a partir de esta certeza, concluyes que hay que aceptar la diferencia. También podríamos concluir que deberíamos hacer todo lo posible para que, efectivamente, hubiese una humanidad universal. De hecho, el Islam está por esta labor, obcecado como está en universalizar la verdad del Islam. ¿Dirás que no?

En fin, vayamos por pasos contados.

1.- Si aceptamos que no hay una humanidad universal tendremos que aceptar que es un hecho que existen diferentes formas de concebir al ser humano ¿no?. Es decir, debemos de partir de un hecho de experiencia como es el hecho histórico de que no hay una humanidad universal. Bueno, mejor dicho, es justo al revés. Es porque existe la diferencia por lo que aceptamos que no hay una humanidad universal

2.- Por tanto, la diferencia es un hecho. Un hecho histórico si se quiere pero un hecho al fin y al cabo.

3.- En realidad qué es lo que ha cambiado porque siempre ha sido un hecho que existe la diferencia. Lo que ha cambiando es el concepto de razón que poseíamos. Es decir, la modernidad, y su concepto de razón, consideraba que la misma era capaz de dar unas razones objetivas y racionales de la superioridad de un tipo de humanidad con respecto a otros. Y esto último es precisamente lo que ya ha cambiando. Hoy sabemos, o creemos saber, que la razón no puede cumplir esos objetivos.

4.- Ahora bien, y como muy bien dices, ¿del ser se sigue el deber ser (falacia naturalista)? Pues no, efectivamente. Del hecho de que exista la diferencia no se sigue que deberíamos de aceptar dicha diferencia. Podríamos, y como es tu propuesta, acabar con la diferencia para imponer a sangre y fuego una y única visión dogmática y suprematista.

5.- Para responder adecuadamente a la pregunta anterior tendremos que introducirnos en el terreno de la moral. Y aquí es donde tú introduces la “boutade” del imperativo vital. Entiendo que desde la razón vital Orteguiana o desde la razón sentiente Zubiriana se pueda dar una respuesta a esa pregunta. Pero si te fijas en los dos casos aparece la palabra “razón”. Tú, y al parecer, eliminas la palabra “razón” del concepto de razón vital y lo dejas en eso del imperativo vital quizá para no darnos razón alguna más allá de la pura animalidad.
Te guste o no, y lo sepas o no, si tú quieres convencernos de tu posición dogmática y suprematista tendrás que entrar en el terreno de la moral. Es decir, tendrías que darnos las razones por la cual deberíamos de hacer desaparecer al que es diferente más allá de dar una respuesta que no está basada en razón alguna sino en la pura animalidad que tú llamas imperativo vital. Pero como tú insistes en decirnos que no tienes en cuenta la moral sino ese presunto imperativo vital se hace muy difícil debatir contigo. Porque la respuesta que tú nos das en torno a cómo debemos de relacionarnos con los “diferentes” no está basada en razones sino en esa irracionalidad ( en sentido filosófico) del imperativo vital, es decir, en la pura animalidad.


Dices, Herrgoldmundo : “Ahora bien, como soy hijo de mi tiempo y de mis circunstancias, no puedo evitar estar contaminado del mismo humanismo cándido que te obliga a decir estas sinsorgadas. Y, por ello, te pregunto: ¿y qué pasa si nosotros, los cándidos occidentales nos obligamos a aceptar la diferencia, pero el dogmático y suprematista Islam no está por la misma labor?
Te lo pregunto porque esta es la verdadera cuestión: ¿qué pasa si una de las partes cede, claudica y se doblega mientras la otra, orgullosa y suprematista, sigue en sus trece de imponer su verdad radical? ¿Contestarás?”


Pues entonces, y de ser ese el caso, tendremos que luchar hasta la muerte. ¿Pero será ese el caso? ¿No valdría la pena intentarlo?.
Pero es que acaso nuestra participación en Oriente Medio no ha sido la de imponer una visión dogmática y suprematista y la de no aceptar la diferencia. ¿Y a qué nos ha conducido esa manera de relacionarnos con el diferente? Pero es que la historia de la humanidad no ha sido un continuo luchar y matar por no aceptar la diferencia. ¿Contestarás?

Verás, aceptar la diferencia no consiste en ese “buenismo” de renunciar a lo propio y a los avances que hemos logrado para renegando de los éxitos conseguidos aceptemos sin crítica alguna lo diferente por el mero hecho de ser diferente. Esto último sería irracional y un auténtico suicidio. Y creo que en esto estaremos los dos de acuerdo.
Aceptar la diferencia consiste en aceptar que existen otras cosmovisiones y que sería posible establecer un acuerdo de mínimos que nos permitan una relativa convivencia. Y digo una relativa convivencia porque no soy tan ingenuo de pensar que con ello ya está todo solucionado. Por supuesto que tenemos que luchar con firmeza por lograr un acuerdo de mínimos, como podría ser la Declaración Universal, pero con la misma firmeza deberemos de luchar cuando alguien, e injustamente, se salta dicha Declaración o dicho acuerdo de mínimos. Ya sean los “diferentes” o los “propios”.
Lo que no podemos hacer es mirar hacia otro lado cuando seamos “nosotros” los que nos saltemos la Declaración de los Derechos Humanos, los que invadamos injustamente otros países causando muerte y destrucción o los que intervengamos en otros países para servir nuestros propios intereses y sin embargo poner el grito en el cielo o rasgarnos las vestiduras porque los “diferentes” no cumplen con la Declaración de los Derechos Humanos. Esa es una hipocresía del todo inaceptable.


Un Saludo
Última Edición: 23 Ene 2016 22:02 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 23 Ene 2016 21:39 #34745

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1809
  • Gracias recibidas 1613
Te lo voy a plantear de otra forma porque no sé si me explicado con suficiente claridad. Tú nos hablas del imperativo vital. Pues bien, barruntando más o menos lo que pueda ser dicho imperativo vital, en cualquier caso no es un hecho universal. Tenemos ejemplos de personas que prefieren dar la vida a quitarla aunque estén siendo injustamente tratadas. Y da igual la valoración que hagas en torno de ese hecho. Por tanto, y al no ser un hecho universal, tú no puedes recurrir a un supuesto imperativo vital concediéndole carácter normativo y así tratar de justificar determinadas acciones o comportamientos.

Es más, y como tú mismo has dicho, del ser no se sigue el deber ser. Por tanto, y aunque fuera un hecho universal ese imperativo vital, no se seguiría que por tanto las respuestas o comportamientos así deberían de ser. Pero es que, y para más inri, y como ya he dicho, ni siquiera es un hecho universal. Por tanto, no puedes apelar, so pena de incurrir en contradicción, a un supuesto imperativo vital para justificar determinados tipos de acciones.

Si quieres justificar determinado tipo de acciones no te quedará más remedio que abandonar ese presunto imperativo vital, en cualquier caso no universal, y adentrarte en el terreno de la moral para tratar de justificar con razones aquellas acciones que tratas de defender. Decir que ese imperativo vital justifica las acciones que propones simplemente no se compadece con la realidad.
Última Edición: 23 Ene 2016 21:42 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte I). 24 Ene 2016 11:11 #34750

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hola Elías:

Me pides que haga suposiciones:
Tú supón que vas a casa de una familia y matas a uno de sus hijos. Y cuando viene un hermano a vengar su muerte tú dices que no vas a permitir, y por imperativo vital, a que lo haga. Es más, cuando se te pregunta por qué matates a uno de sus hermanos tú contestas que lo hiciste por imperativo vital. Porque tú eres el guardián del ser.
Es decir, tú pasas de la razón vital (que sí sé lo que significa) a un imperativo vital (invento tuyo que no sé lo que significa) para tratar de justificar todos tus actos.

En el supuesto que propones, ya partes de una premisa que consideras cierta: yo soy el malo que comienza a matar. Creo que tu planteamiento es muy torticero y tu ejemplo está demasiado sesgado hacia la defensa de los intereses de una "parte de": la parte de la supuesta víctima. Después "pones en mi boca" justificaciones peregrinas de mis malosos actos: soy malvado por imperativo vital y porque soy el pastor del Ser.

A continuación sigues recomendándome que lea historia, como si yo no supiera de las colonizaciones y expolios a los que ha sido sometido Oriente Medio a lo largo de la historia. Y, por último, golpeándote con el cilicio entonas el "mea culpa" del cándido humanismo:

Y no les ha importado ni lo más mínimo derrocar gobiernos, hacer todo tipo de guerras para defender sus intereses causando todo tipo de horrores y sufrimientos injustificados a pesar de decir defender la democracia, la libertad y la dignidad humana.

De todo el desarrollo de este psicodrama que has expuesto solo cabe extraerse una conclusión: tú has aceptado la culpa que, a través de un victimismo instrumental calculado, te han transferido los enemigos de Occidente.
Lo ha dicho Sloterdijk y yo lo suscribo: la historia de la humanidad no es la lucha entre clases sociales, sino entre criadores.

Los criadores, Elías, han competido entre sí desde la aparición y desarrollo de las primeras civilizaciones, y que no te quepa duda de que cada criador ha intentado imponer a sangre y fuego su cosmovisión o programa de vida a los demás, ora considerando una única verdad (monoteísmos religiosos), ora legitimando una única conciencia verdadera (marxismo).
Cuando un criador vencía e imponía sus criterios de cría y doma, aunque fuese por un tiempo limitado en la historia, tenía que legitimar dichos criterios para que no fuesen cuestionados y/o sustituidos por otros. Los dioses, como todos sabemos, fueron los primeros legitimadores de procesos de cría y doma del ganado humano, hasta que Occidente descubrió la Razón como única legitimadora válida para "humanizar" al ganado humano, civilizarle y eliminar del mismo sus vestigios de bárbara animalidad.

Este descubrimiento de la Razón, que tuvo lugar en Occidente, llevó al hombre (homo) a civilizarse y humanizarse (humanus). Y dicho descubrimiento convirtió al hombre, de facto, en pastor del Ser, porque éste entendió que debía cuidar del mundo, apropiándose de sus posibilidades y, no lo olvidemos, también gobernándolo, haciendo y actuando, no solo permaneciendo quieto y estático entre las cuatro paredes de su casa.
No hace falta, supongo, que sigamos exponiendo cómo Occidente, a través de una larga y costosa lucha se ilustró apelando siempre a la diosa Razón. Y no hará falta que digamos que fue Occidente y en Occidente donde, gracias al espíritu ilustrado, se desarrollaron las ciencias y las tecnologías. Por cierto, avances tecnológicos y humanos de los que también se ha beneficiado el resto del mundo, incluido Oriente Medio.

Si queremos ser honestos a la hora de transferir culpas, tendremos que aceptar que Occidente, además de colonizar y expoliar al resto del mundo, también lo civilizó (en el sentido más humanista del término).
Pues bien, yo no juzgo si dicho proceso humanista de civilización "urbi et orbe" fue bueno o malo, justo o injusto, simplemente digo que fue un hecho.
Para juzgar los hechos del pasado ya tenemos al marxismo y sus revisionistas; tenemos a una iglesia católica tan "humana" que no duda en pedir perdón por sus pretéritas culpas; tenemos a la izquierda española (Podemos), tan "demasiado humana", que no duda en exigir que España pida perdón al mundo musulmán por la toma de Granada (no es coña).

Yo no juzgo, porque no me leerás escribir que el Islam sea malo, de la misma manera que no me leerás escribir que Occidente sea la "rehostia" de bueno. Tan solo señalo el hecho objetivo de que Occidente, a lo largo de la historia, se ha enseñoreado del mundo erigiéndose, así, en pastor del Ser. Tan solo reconozco honestamente la verdad.

Dices:
Ahora bien, y como muy bien dices, ¿del ser se sigue el deber ser (falacia naturalista)? Pues no, efectivamente. Del hecho de que exista la diferencia no se sigue que deberíamos de aceptar dicha diferencia. Podríamos, y como es tu propuesta, acabar con la diferencia para imponer a sangre y fuego una y única visión dogmática y suprematista.


Pues no, no escribí que fuese mi propuesta acabar con la diferencia a sangre y fuego. Escribí, y en ello me reitero, que es el Islam quien no acepta la diferencia y quien, de hecho, sigue legitimando la eliminación de las diferencias contrarias a través de sus escrituras sagradas (Corán).
No sé qué empeño tienes en poner mis razonadas argumentaciones al mismo nivel que las del dogmático y suprematista Islam. ¿¿??

Sigues insistiendo:
Te guste o no, y lo sepas o no, si tú quieres convencernos de tu posición dogmática y suprematista tendrás que entrar en el terreno de la moral

Vuelvo a preguntar: ¿por qué dices que mi posición es suprematista y dogmática? Yo nunca he defendido imponer a sangre y fuego mis argumentos, como sí hace el Islam. Tampoco he defendido nunca legitimar la violencia por tal de conseguir determinados fines y/o transformaciones sociales (como sí hizo el marxismo).

Y, claro, desde el grave error que cometes al interpretar mis argumentos, vuelves a pedirme explicaciones:
Es decir, tendrías que darnos las razones por la cual deberíamos de hacer desaparecer al que es diferente más allá de dar una respuesta que no está basada en razón alguna sino en la pura animalidad que tú llamas imperativo vital

Te reto a que busques, en todos los hilos y comentarios que hasta ahora hemos desarrollado, dónde abogo por hacer desaparecer al que es diferente.
Además, tú mismo ya te contestas a algunas cuestiones, como cuando te atreves a definir el imperativo vital como pura animalidad, y me atribuyes a mí dicha definición.

Sigues con lo del imperativo vital:
Pues bien, barruntando más o menos lo que pueda ser dicho imperativo vital, en cualquier caso no es un hecho universal. Tenemos ejemplos de personas que prefieren dar la vida a quitarla aunque estén siendo injustamente tratadas. Y da igual la valoración que hagas en torno de ese hecho. Por tanto, y al no ser un hecho universal, tú no puedes recurrir a un supuesto imperativo vital concediéndole carácter normativo y así tratar de justificar determinadas acciones o comportamientos

Señalas que el imperativo vital no sea un hecho universal, como si ello lo invalidara o deslegitimara. ¿Todavía te atreverás, sin embargo, a defender el carácter universal de los imperativos morales?
Si hemos aceptado que no hay una única visión universal sobre el mundo, ¿por qué habría de haber imperativos, morales y/o racionales, que sí fuesen universales? ¿Quizás porque así nos lo exige la adecuación de la realidad a nuestra razón?

Me exiges:
Si quieres justificar determinado tipo de acciones no te quedará más remedio que abandonar ese presunto imperativo vital, en cualquier caso no universal, y adentrarte en el terreno de la moral para tratar de justificar con razones aquellas acciones que tratas de defender. Decir que ese imperativo vital justifica las acciones que propones simplemente no se compadece con la realidad.

Ya estuvimos de acuerdo, tanto tú como yo, en que no cabía hablar de seres humanos inmorales (Zubiri). El ser humano, en tanto que racional, es inevitablemente moral.
Pues bien, Gustavo Bueno, viene a decirnos algo parecido sobre la irracionalidad:
"Lo irracional no existe per se, sino que es el resultado de una contradicción en el curso de una conformación racional".

Si concluimos que el ser humano es inevitablemente moral y racional, de ello se deriva que no hay ningún ser humano inmoral ni irracional, es decir, lo que habría serían moralidades y construcciones racionales en pugna (las morales y razones de cada criador). No habría, en definitiva, ninguna moral universal ni ninguna razón universal, sino tan solo morales y razones de "partes de".
Ante la aceptación de estos argumentos (difíciles, si no imposibles de rebatir) yo te pregunto:

¿Qué moral o razón debería salvaguardarnos de la autoinmolación vital? ¿Un imperativo moral que nos instara preferir morir antes que violar o incumplir preceptos o principios categóricos universales (judeocristianismo y Kant)? - recordemos la tonticandidez del exministro Bono-. ¿O deberíamos instarnos a sobrevivir?

Cuando se comprende que el único sentido del Ser es perdurar en el tiempo y aspirar a seguir siendo, se tienen claras las prioridades existenciales o vitales, es decir, se comprende que moral y razón tan solo son instrumentos para justificar y legitimar programas de vida (cría y domesticación del ganado humano) frente a las morales y razones de otras cosmovisiones diferentes.

¿Qué es entonces el imperativo vital? No es, desde luego, un universal moral ni racional, sino un universal vital.
Lo propio del Ser, siempre y retomando a Spinoza, es perdurar en el tiempo. Así, si un ser humano prefiere eludir dicho imperativo vital, no será porque dicho imperativo no sea un universal, que lo es, sino porque prefiere deberse a otros imperativos falazmente considerados universales (moral y razón).

Un saludo.
Última Edición: 24 Ene 2016 12:15 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías
Tiempo de carga de la página: 0.259 segundos