Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3

TEMA: "Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte III).

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte III). 16 Feb 2016 22:13 #35093

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1560
  • Gracias recibidas 1220
Créeme, Nolano, si sé dónde radica el problema. Y el problema no radica precisamente en los sirios sino en los alemanes ( entiéndase sociedad Occidental).
Lo que me molesta de esa noticia es que para tapar nuestras debilidades y nuestra atonía vital acusemos al que viene de fuera en la fingida creencia de que por ello el problema quedará solucionado cuando todos sabemos que lo que se consigue precisamente es aumentar el problema y posponer las soluciones. Aparte de acusar injustamente a una parte de una población que bastante está sufriendo ya para que encima se les acuse, poco más o menos, de ser todos una panda de violadores. Lo que me indigna es la cobardía de la sociedad Occidental y lo que me molesta profundamente es el injusto trato dado a los refugiados acusándolos falsa, interesada e hipócritamente.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte III). 17 Feb 2016 12:57 #35098

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3737
  • Gracias recibidas 3290
Elías escribió:
Y el problema no radica precisamente en los sirios sino en los alemanes

Me parece una opinión bastante maniquea y, en cierto modo, absurda. No sé muy bien que entiendes por "radicar el problema". Pero entre el que tiene pan de sobra para comer y el que no tiene (y depende del otro para subsistir) quien tiene un problema gordo de verdad es el menesteroso, no el acaudalado. Eso me parece a mí. Más que nada porque este último, a lo sumo, tendrá un problema moral, mientras que el otro tiene un problema de supervivencia física. Y la moral estará muy bien, pero sin supervivencia física no hay moralidad.

En relación con este asunto he recordado un pasaje de "Peñas arriba", de Pereda. En el pueblo hay un personaje bastante curioso, el Tarumbo, que no puede soportar ver cómo se deterioran las propiedades de los vecinos. Si ve un cercado ajeno a punto de caer, se pone a repararlo; si ve un tejado de otro en mal estado, lo arregla. Todo ello llevado de un altruista espíritu filantrópico. Sin embargo, tiene su casa hecha un desastre, porque no tiene tiempo para hacer las reparaciones que esta necesita.

El personaje está llevado por Pereda al esperpento, de forma que creo que a cualquiera le parecerá ridícula esa actitud. Entonces, ¿por qué lo que parece ridículo entre individuos se defiende entre esos extraños entes de la ciencia social y política llamados "pueblos", "gente" o similares?

Yo creo que la respuesta es muy sencilla: entre los "colectivos" se difuminan los derechos y las cargas y, en ese totum revolutum que son los grupos sociales, muchas personas esperan obtener, amparados en el anonimato de la masa, beneficios que, puestas las relaciones a nivel persona-persona, no colarían de ninguna manera. La desconexión entre derechos y obligaciones en nuestras sociedades es más que evidente.

Si simplificamos las cosas y representamos a Siria como una persona y a Alemania como otra, resulta evidente que se pide a Alemania que adopte la actitud del Tarumbo: poner todos sus recursos en la tarea de ayudar a Siria dilapidando el patrimonio acumulado por el esfuerzo de generaciones, deteriorando la sanidad y el sistema de pensiones.

Algunas veces te he leído, Elías, hablar de que hay que equilibrar los valores, que no se puede absolutizar unos valores que deban ser cumplidos antes que otros. Ese equilibrio es el que le faltaba al Tarumbo y que yo creo que habrá que recuperar, siguiendo la tradición del pensamiento occidental, basado en la tolerancia, el respeto mutuo y el equilibrio simétrico derechos-deberes, que parece haberse roto en el imaginario de tantos.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 17 Feb 2016 12:59 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

"Normas para el parque humano", de Peter Sloterdijk (parte III). 17 Feb 2016 13:47 #35099

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1560
  • Gracias recibidas 1220
Creo que no has entendido nada de lo que he querido decir, Nolano. Si Europa no puede aceptar a todo el mundo que viene de fuera y darle las mismas condiciones de las que disfrutamos nosotros pues que lo diga. Y la manera de decirlo es afirmando que no podemos dar asilo a todo el mundo que viene de fuera y menos otorgándoles los mismos derechos que nosotros disfrutamos porque si no el sistema simplemente quebraría o colapsaría.

Yo he hablado de una política exterior y de una política interior. Y jamás he defendido, porque me parece indefendible, que la política interior consista en una política tan nefasta como la llevada a cabo por Zapatero con la legalización de todo hijo de vecino.
Es por ello por lo que he afirmado que la culpa la tiene Alemania (entiéndase Occidente) y no siria (entiéndase el mundo musulmán o países no occidentales). Si nosotros no somos capaces de defender, pero ya no sólo nuestros valores, sino unos criterios de racionalidad mínimos, lo que me parece una hipocresía es tildar de violadores a todo refugiado para no tener que reconocer lo que verdaderamente pensamos y sentimos.

Verás, yo, y siempre que he hablado de la política interior, he hecho referencia a que en una mano deben estar las oportunidades y en la otra la leyes. Es decir, derechos y obligaciones.

Dices, Nolano: “Si simplificamos las cosas y representamos a Siria como una persona y a Alemania como otra, resulta evidente que se pide a Alemania que adopte la actitud del Tarumbo: poner todos sus recursos en la tarea de ayudar a Siria dilapidando el patrimonio acumulado por el esfuerzo de generaciones, deteriorando la sanidad y el sistema de pensiones.”

No, no se le pide a Alemania que adopte la actitud del Tarumbo sino que fue la propia Alemania la que quiso imponer la actitud del Tarumbo a todos los europeos hasta que los vio en sus fronteras y entonces, y al parecer, descubrió que eran una panda de violadores. Es por ello por lo que digo que el problema lo tiene alemania y no siria
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3
Tiempo de carga de la página: 0.167 segundos