Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Locura y genialidad.

Locura y genialidad. 09 May 2016 12:17 #36424

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1837
  • Gracias recibidas 1653
Hola Herrgoldmundo


Dices: “Estamos de acuerdo, no cabe hablar de irracionalidad, pues todas las vías que utiliza la razón humana para hallar la verdad son racionales, por derecho propio.
Sucede, pero, que resulta inevitable recurrir al término de irracional para referirnos a las vías buenas vs las malas, es decir, para poder diferenciar las vías que socialmente son consideradas correctas (lógico-racionales) de las que tienden a ser estigmatizadas (místico-intuitivas).”

Considero que la razón de la estigmatización está en relación directa con esa consideración como advenimiento de la verdad por vía mística-intuitiva sin mediación alguna. Es esa consideración hija de la modernidad que consiste en considerar que dimensiones de la realidad pueden ser captadas intuitivamente por unos órganos especiales (sentimientos éticos o estéticos.

Creo que dicha estigmatización desaparecería si se recurriese al constructivismo. No existen unos órganos especiales, al margen de los descritos por la ciencia, que sean capaces de aprehender dimensiones diferentes de la realidad. Es verdad que la realidad nos está presente también como apetecible o deseable pero las notas de esos denominados sentimientos están mediadas por el lenguaje y por la cultura. Es decir, los sentimientos y las voliciones están mediados por la cultura.

No existen dos razones en el ser humano: una razón lógica-racional y otra de naturaleza diferente a ésta que podríamos llamar místico-intuitiva. En el ser humano existe una y única razón aunque pueda modalizarse como razón mítica, filosófica o científica. Lo que ocurre es que esa misma y única razón puede construir, para dar la razón última de la realidad, desde los “perceptos”, “conceptos” y “fictos”. La finalidad de la razón es postular nuevas realidades que den razón o expliquen lo inmediatamente aprehendido en la consideración de que la realidad no se reduce únicamente a lo inmediatamente aprehendido.

Hoy en día se suele desprestigiar a la razón mítica. Independientemente de la veracidad o no en la construcción de los relatos míticos en dicha razón hay encerrada una gran verdad. Y dicha verdad es que la realidad no se reduce a lo inmediatamente aprehendido. Lo que subyace a la denominad razón mítica es la misma razón que subyace a la razón científica, por ejemplo. Y es que la realidad no se reduce a lo inmediatamente aprehendido. Cuestión aparte es la validez que le demos a cada uno de los métodos para tratar de dar razón de lo inmediatamente aprehendido.

En otro orden de cosas decir que la diferencia entre Platón y el subjetivismo moderno, y en el tema que nos ocupa, es que así como en el primero se consideraba que valores como la belleza podían ser captados por la razón en forma de “ideas” en la modernidad se considera que valores como la belleza son captadas por esos órganos llamados “sentimientos”. Pero independientemente de cuál sea la forma de acceso a dichos valores los dos coinciden en que dichos valores no se construyen sino que se intuyen. Y da igual si ese mundo de los valores es colocado fuera o dentro del individuo para lo que quiero decir. Creo que lo que ya no se acepta en la actualidad es que los valores no estén mediados por el lenguaje o por la cultura. Es decir, que sean una creación humana. Otra cuestión es si se trata de una pura creación humana o si en su construcción participa las propiedades reales de las cosas.


Un Saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 09 May 2016 12:24 #36425

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1554
  • Gracias recibidas 2232
Lo que he dicho no es, desgraciadamente, una conclusión o tesis mía, sino que está corroborado por la Historia y el estudio estético: es objetivo.

Hay mucho de trazo gordo y disforme en toda esta conversación. Pero, para empezar, no es cierto que los "genios", como característica comunísima, sean personas antisociales o desconectados del mundo (es imposible hacerse a uno mismo enjaulado en la entelequia o en la soledad de lo mental).

Platón y Aristóteles eran genios y su filosofía se basaba en la conversación y en la política. Lo mismo de los poetas, como Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Lorca,etc. Lo único que puede decirse es que individuos muy concretos, apoyados en determinados principios acerca del Arte y de la Vida, asumen presupuestos vitales que son, per se, incompatibles con una vida social o, más bien, familiar. Ejemplo: cuando Verlaine conoce a Rimbaud y, siguiendo a éste, abandona a su mujer embarazada. Pero eso nada tiene que ver con ser un genio, sino con el camino que deciden asumir. Cervantes, por otro lado, tuvo que soportar la pobreza (aislamineto social), no por elección, sino por condena: el tiempo en el que vivió no favorecía su obra, a diferencia de lo que le ocurrió a Shakespeare. Y nada de ello suma o resta a su genialidad.

Escribes: "ciertos locos [...] no tienen más remedio que construirse desde sí mismos y desde dentro de sí mismos". dicha singularidad en el momento de aprehender e interpretar la realidad será lo que constituirá, de hecho, el carácter original y creativo de dichos individuos

No hay, en ningún creador, algo puramente original ni creativo. Para ser Nietzsche, o Holderlin u Homero, es necesario estudiar y aplicarse continuamente, además de poseer una especial inclinación estética. Decía Hegel que el genio sólo se presenta especialmente fecundo tras largos y continuados estudios.

Por otro lado, el ver lo artístico como algo necesariamente "original" es típico de la idea estética moderna, que parte del Sujeto Receptor (cuyo nivel semiótico es el evaluativo) y no del Sujeto Productor (cuyo nivel semiótico sería el preceptivo).

En fin, lo dejo aquí, porque es largo de explicitar los problemas actuales con respecto a la Estética y la creación, y ahora debo centrarme en mis exámenes de este mes.

Un placer.

Y un saludo, Herrgoldmundo!
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 10 May 2016 01:49 #36428

  • alekhine
  • Avatar de alekhine
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Amicus Plato, sed magis amica veritas
  • Mensajes: 995
  • Gracias recibidas 901
Hola elías, gracias por poner el artículo del profesor Piñero, creo que lo escuché en un vídeo y coincide con lo que mencioné. Sin embargo, confieso que esta frase me ha dejado un poco descolocado:

elías escribió:
El catedrático Piñero declaró en algunos medios, recientemente, que hay más pruebas de la existencia de Jesús que de la de Julio César.

Aunque dice que es una frase retórica, para llamar la atención, no entiendo cómo puede afirmarse una cosa así, cuando hay numerosísimos textos y fuentes directas de época, inscripciones epigráficas y hasta monedas de Julio César, etc. (todo en vida, y de años posteriores por supuesto también), sin olvidar La Guerra de las Galias de su propia mano, perfectamente datadas.
Estudiante de Grado
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Locura y genialidad. 10 May 2016 11:46 #36431

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hola Elías.

Dices:
Creo que dicha estigmatización desaparecería si se recurriese al constructivismo. No existen unos órganos especiales, al margen de los descritos por la ciencia, que sean capaces de aprehender dimensiones diferentes de la realidad

Efectivamente, no existen órganos especiales, ni cualidades especiales (poderes extrasensoriales) para aprehender determinadas posibilidades del ser en la realidad abierta.
El alma y el espíritu son construcciones o, como yo prefiero denominarlas: son hallazgos de la razón. No es que la razón las "encuentre" en algún mundo suprasensible y/o ideal (Platón), pero sí podríamos decir que las encuentra en sí misma, en tanto la persona humana (Yo) las construye en y desde sí misma, a partir de la dinámica a la que le impele la tensión teologal: la necesidad de dar un sentido al ser absoluto relativo que es su persona.

Yo creo en la intuición, entendida como el insight cognitivo al que ya me referí en su momento, como un "darse cuenta de" o "caer en la cuenta" de un determinado fenómeno a través de un modo de ser vivenciado y experienciado (realidad virtual).

La vía estética tan solo es una vía más de la razón para construirnos a nosotros mismos y, así, dotarnos de sentido; para significar nuestra existencia y positivar la muerte.

Ahora, bien, y en contra de lo que sostiene Silvanus, no todos los tipos de personas están capacitados para desarrollar o vivenciar lo que podríamos denominar "experiencias místicas", en un lenguaje más irracional y metafórico, o insight cognitivo, en lenguaje lógico-racional. No importa cómo denominemos a ese modo de experienciar que solo algunas personas, dotadas de gran humildad antropológica (Heidegger) pueden aprehender.

La tensión teologal a la que se refiriera Zubiri hace referencia a la necesidad de afrontar un problema vital: cómo hacernos a nosotros mismos, es decir, cómo podemos llegar a ser nosotros mismos. Zubiri lo denomina problema teologal. Para ello debemos instarnos a descubrir quiénes somos (de nuevo San Agustín, al cual no hay que ver como un místico, sino como un precursor del psicoanálisis, insisto en ello).
El artista y/o creador es, tan solo, aquel individuo que pre-siente en su Yo la imperiosa necesidad de transcendentalizar su carácter mundano y ser algo más que un ser absoluto relativo, es decir, un Yo incompleto.

Silvanus sostenía lo siguiente:
No hay, en ningún creador, algo puramente original ni creativo. Para ser Nietzsche, o Holderlin u Homero, es necesario estudiar y aplicarse continuamente, además de poseer una especial inclinación estética. Decía Hegel que el genio sólo se presenta especialmente fecundo tras largos y continuados estudios.

Discrepo y disiento con vehemencia. ¡Por supuesto que en todo gran artista subyace algo original y creativo! ¡Subyace su único y singular Yo! Subyace un tipo de hombre que no es común ni mediocre, pues se insta a sí mismo a conocerse, aceptarse y superarse.
El genio subyace, efectivamente, en un determinado tipo de hombre, pero no siempre dicho genio se presenta o manifiesta, que es a lo que se refería Hegel. El genio es un pre-ser en potencia que permanece latente en un determinado tipo de Yo. Solo si ese Yo personal tiene la oportunidad (posibilidad) y se insta a "descubrirlo", a través de trabajo y estudio, el genio se hará visible.
Alguien que no tenga dentro de sí dicho genio ya podrá estudiar y esforzarse, formarse y conocer todas las técnicas de una vía estética determinada, pero como mucho no pasará de ser un artista mediocre o del montón.
Yo entiendo que a los dogmáticos defensores de perversos y falaces igualitarismos les cueste reconocer esta verdad.

Pero, lo siento mucho, no todos los tipos humanos son iguales, por más que a algunos les interese sostener tal falacia para, así, legitimar las aspiraciones de utópicas ideologías.
Podríamos decir, aceptando que posiblemente pequemos de reduccionistas, que hay dos tipos básicos de hombres: los que buscan una vida auténtica vs los que se dejan llevar por la vida inauténtica impuesta por el Das-man (sí, de nuevo Heidegger).

Volvemos a encontrar coincidencias entre San Agustín, Heidegger, Ortega y Zubiri, y, atención, también Marx.

Todos los grandes pensadores (incluiremos a Marx para no herir susceptibilidades) fueron conscientes de la gran diferencia existente entre dos tipos humanos básicos: los paganos (San Agustín), los hombres-sujeto (Hegel), hombres-masa (Ortega), hombres inmersos en el Das-man (Heidegger) u hombres-alienados (Marx) frente a los que ven la luz.

¿Quién son los que ven la luz? Pues dependerá del suprematismo ideológico que cada pastor del ser defienda; dependerá de la conciencia verdadera que cada creador pretenda universalizar.
Para San Agustín el hombre auténtico sería el creyente en Dios, para Hegel sería aquel que armonizara su espíritu (conciencia) con el mundo, para Ortega sería el aristoi, para Heidegger el Dasein preocupado por el sentido del ser, para Marx el proletario consciente...

Todos los grandes pensadores, incluido Marx, distinguieron entre dos tipos de hombres; los preocupados vs los despreocupados. No nos importa, para el tema que nos ocupa, saber qué les preocupaba sino qué hacían ante el problema vital de tener que conocerse a sí mismos; ¿aceptaban dicha preocupación (teísmo religioso y/o ideológico) o la negaban y pasaban de ella?

Mi tesis decía:
No es que el loco esté desapegado de la realidad, como sostienen falazmente la mayoría de los manuales de psicología, sino que está desapegado del sentido de realidad impuesto por una conciencia colectiva determinada.

Lo que pretendo, con la tesis que intento desarrollar, es ir más allá de lo que los grandes pensadores vieron con claridad meridiana: existen diferentes tipos de hombres.
Lo que pretendo, aceptando como evidente dicha diferencia antropológica entre tipos humanos, si se prefiere ver así, es intentar descubrir qué es lo que subyace en ese tipo determinado de hombre que se insta a conocerse, aceptarse y superarse; ¿qué subyace en todo individuo creador y buscador de esencias (sentidos)?

Podríamos decir, efectivamente, que lo que subyace es el genio. ¿Pero qué es el genio?

Desde mi punto de vista, el genio sería el conjunto de rasgos o notas biogenéticas que determinan el Yo de una persona. Y, dependiendo de cómo sea dicha predeterminación biogenética, y de las posibilidades que se le ofrezcan a dicho Yo en la realidad abierta, se podrá, o no, manifestar el genio o esa inquietud apriorística que determina el ser genio.

¿Y qué determina que en unos individuos exista, o esté latente o pre-presente, dicha inquietud apriorística que impele al genio a manifestarse? Pues un determinado perfil que, de momento, he considerado que estaría constituido por tres caracteres o tendencias innatas:

1) Tendencia a la autorreflexión e introspección.
2) Tendencia al antigregarismo grupal.
3) Tendencia egocéntrica (a satisfacer necesidades e inquietudes del propio Yo personal).

Por supuesto, estoy dando gruesos brochazos, como dice Silvanus, pero todo buen conocedor del arte de pintar sabe que primero hay que esbozar, crear y distribuir espacios, plantear los diferentes tonos y contrastes con gruesas pinceladas en óleo muy diluido. Después, poco a poco, usaremos los pinceles finos para concretar y matizar los detalles, hasta que la idea tome forma y se haga comprensible y reconocible.

En una primera aproximación, sin embargo, sospecho (sí, intuyo) que dichos rasgos (tendencias) aparecen más presentes, al menos estadísticamente, en un determinado tipo de hombre que suele estar estigmatizado socialmente, un freak u outsider que, en no pocas ocasiones, muestra algún tipo de extraña rareza, consecuencia de su personalidad desajustada y desintegrada

Llegados a este punto, solo cabe someter a estudio y evaluación otra nueva tesis: ¿existe una significativa correlación entre el genio (inquietud creadora) y los individuos con cierto grado de locura?

Creo que sí, que resulta evidente (hay evidencias) de que el genio y la locura están estrechamente relacionados, pero es claro que habría que demostrarlo. ¿Cómo?

Silvanus esgrimió que no todos los genios comparten rasgos de locura (entendida como sinónimo de desajuste y desintegración).

¿Y cómo demuestra Silvanus que no todos los genios presentan, o presentaron en el pasado, cierto grado de locura?

Silvanus cita a Platón y Aristóteles, Darío, Juan Ramón Jiménez y Lorca como ejemplo de genios que, supuestamente, no compartían rasgos de locura o desajuste y desintegración social.
Yo no estaría tan seguro de ello. No tenemos documentación que haga referencia a los perfiles psicológicos de Platón y Aristóteles, pero me atrevería a asegurar que en los poetas que ha enumerado Silvanus subyacía, sin duda, esa tensión teologal a la que se refiriera Zubiri y que Unamuno bautizara como sentimiento trágico de vivir.
Sabemos que Parménides se arrojó a un volcán creyéndose inmortal.
Por otro lado, hoy tenemos evidencias de que Kant, el racional y genial Kant, era posiblemente un hipocondríaco con rasgos maníaco-obsesivos. Más evidentes y conocidos fueron los desajustes de Nietzsche o Wittgenstein. Kierkegaard y Unamuno, como Camus y Sartre, fueron irredentos depresivos que se salvaron a través de su filosofía, como Emil Cioran.
¿Y los pintores? Tenemos a Van Gogh, el pintor loco por excelencia, pero también a Modigliani, Chagall, Pollock, Dalí... y seguramente a otros muchos cuyos desajustes eran menos visibles o fueron menos conocidos.

En fin, mi bello cuadro va tomando forma a medida que comienzo a usar los pinceles más finos y de pelo de marta.

Un saludo.

PD: aproveché este post para comentar los mensajes de Elías y Silvanus.
Última Edición: 10 May 2016 11:58 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías, Silvanus

Locura y genialidad. 10 May 2016 13:42 #36433

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1837
  • Gracias recibidas 1653
Hola Herrgoldmundo

Dices: “Desde mi punto de vista, el genio sería el conjunto de rasgos o notas biogenéticas que determinan el Yo de una persona. Y, dependiendo de cómo sea dicha predeterminación biogenética, y de las posibilidades que se le ofrezcan a dicho Yo en la realidad abierta, se podrá, o no, manifestar el genio o esa inquietud apriorística que determina el ser genio.”

Zubiri distinguía entre los conceptos griegos de Hypokeimenon y Hyperkeimenon o sus equivalentes latinos (sub-stante y supra-stante). En el hombre no todas sus propiedades son sub-stantes sino que también existen las supra-stantes. En fin, lo que quiere decir es lo siguiente. Existen propiedades en un sujeto como puede ser su carácter, tono de voz, color de ojos, etc que vienen determinadas por eso que llamas notas biogenéticas. Pero existen otras propiedades como pueden ser la virtud o el conocimiento que no vienen determinadas sino que es el ser humano el que tiene que apropiárselas. Nadie nace sabiendo o nadie nace siendo virtuoso sino que es el hombre el que elige (momento de voluntad libre) apropiarse ese tipo de propiedades.

Lo que quiero decir es lo siguiente. La genialidad no sólo viene determinada por esa predeterminación genética (yo diría que los genes nos condicionan pero que no nos determinan) y unas posibilidades que se le ofrecen a una persona de forma que se pueda manifestar el genio. Es que dicho de esa manera parece que la genialidad surge de forma espontánea entre el “choque” de notas psico-orgánica y de determinadas posibilidades de forma que el hombre, y por así decir, actúa pasivamente. Sí, un hombre podrá nacer con unas determinadas dotes y podrán darse diferentes circunstancias pero tendrá que ser el hombre mismo, él mismo, el que se apropie de unas posibilidades y no de otras. Es decir, hay un momento de libertad (voluntad tendente) por el cual una persona decide, y por así decir, ser un genio.

Así, por ejemplo, dices, Herrgoldmundo, que lo que determina o impele al genio a manifestarse es la tendencia a la autorreflexión e introspección, la tendencia al antigregarismo y la tendendencia egocéntrica. Independientemente de la tendencialidad o no, simplemente estamos hablando de tendencias. Por tanto, no se puede hablar de que lo que “determina” la genialidad son “tendencias”. Dicen que los astros inclinan pero no obligan.

O se acepta que existe en el ser humano un momento trascendental no separado de las propiedades psico-orgánica y por “encima” de las mismas por la cual la realidad humana decide apropiarse de una serie de propiedades o se acepta que el ser genio o el ser un mediocre está determinado por las propiedades psico-orgánicas y las circunstancias que a cada individuo le toquen vivir en suerte sin que la persona puede o no decidirse a apropiarse o no unas determinadas propiedades.

Claro que los genios poseen un talento natural. Y claro que para que ese talento natural pueda expresarse se requieren de unas determinadas circunstancias. Pero creo que ello por sí mismo no explica suficientemente la genialidad o la mediocridad de las personas. Creo que en la genialidad existe un momento de libertad sin el cual no se explica la misma. Aunque ese momento de libertad sea únicamente el de cuasi-libre creación de nuevas formas de interpretar la realidad.

Un Saludo.
Última Edición: 10 May 2016 16:52 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 10 May 2016 13:43 #36434

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1837
  • Gracias recibidas 1653
Créeme, Alekhine, a mi también me desconcertó sobremanera esa afirmación de que hay más pruebas de la existencia de Jesús que de Julio César.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: alekhine

Locura y genialidad. 10 May 2016 14:40 #36435

  • alekhine
  • Avatar de alekhine
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Amicus Plato, sed magis amica veritas
  • Mensajes: 995
  • Gracias recibidas 901
elías escribió:
Créeme, Alekhine, a mi también me desconcertó sobremanera esa afirmación de que hay más pruebas de la existencia de Jesús que de Julio César.

A lo mejor es que el profesor Piñero sabe algo que no puede decir... Porque además de los textos en principio hay pruebas arqueológicas aceptadas por la Ciencia sobre Julio César y no hay ninguna prueba arqueológica directa aceptada en relación con Jesucristo... A no ser que se acepte la Sábana Santa o el Pañolón de Oviedo como auténticas :whistle:
Estudiante de Grado
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Locura y genialidad. 10 May 2016 16:44 #36436

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1554
  • Gracias recibidas 2232
Me alegra que pienses, Herrgoldmundo, que tu "cuadro" empieza a tomar forma. Eso significa que, como ya te dijera, necesitamos contrastar nuestras ideas, no dejarlas solamente en la soledad mental de nuestra individualidad.

Pero, personalmente, percibo ciertas insuficiencias en dicho "cuadro". A saber:

El criterio de "genialidad" con el que juegas es, por un lado, demasiado estrecho, y en la práctica parece que olvidas ciertas realidades que bien cabrían en dicha definición. Me explico.

Has dicho: "¡Por supuesto que en todo gran artista subyace algo original y creativo! ¡Subyace su único y singular Yo! Subyace un tipo de hombre que no es común ni mediocre, pues se insta a sí mismo a conocerse, aceptarse y superarse".

Dices que no es mediocre aquél que se asume a sí mismo y se supera. Es decir el genio sería entonces ese tal. Por un lado, efectivamente, es una definición muy pobre. Hay quien no necesita asumirse a sí mismo ni paliar ninguna necesitad metafísica y, sin embargo, es un genio. El ejemplo lo tienes en los grandes matemáticos, en los biólogos, en los médicos que invenstigan el cáncer (tipo Massagué, al que admiro), etc.

Y luego esa definición olvida que, dentro de ella, caben personas que sí se asumen, sí se superar, pero no mediante lo artístico ni lo puramente intelectual. A saber: personas que tienen una discapacidad, un límite, y sin embargo se aceptan, se conocen, y finalmente se superan a sí mismos. ¿Son genios estas personas, o son mediocres? ¿Son personas auténticas o inauténticas?

En ningún momento he defendido un igualitarismo. Pero, precisamente porque no somos iguales, hay que ver que existen multitud de campos en los que ciertas personas destacan, no sólo en lo artístico o filosófico. Ortega y Gasset, que tanto te gusta, no podía destacar en Física Cuántica, por ejemplo, y Einstein no podía ser un gran escritor de poemas. Cada uno, en lo suyo.

Luego has modificado tu primera definición y has escrito que el genio es aquel que posee cierta "inquietud apriorística".

Esto no tienen demasiado contenido, como tú mismo seguramente verás al leerlo ahora. Porque inquietudes (y no inquietud, en singular) tiene culquier ser humano que se precie. Hay quien tiene inquietud por saber cómo funcionan las máquinas por dentro, y se hace mecánico o ingeniero.

Respecto a tus tres "tendencias innatas" que definirían al genio y lo catalogarían como "loco", no veo que tengan un respaldo mayoritario en la realidad. Por ejemplo, no veo que Sthepen Hawking sea un antigregario, o Chomsky, etc. El rasgo 3º, además, se da en muchas personas que no tienen nada de genios ni de locos: decía Schopenhauer que la autoestima es lo más fácil de excitar, porque sólo depende de nosotros mismos. Y, en efecto, hay muchas personas que tienen gran estima de sí, mayor que la que tuviera un San Agustín, y cuya introspección, sin embargo, es realmente deficiente.

Y finalizo con una advertencia a la base misma de toda esta conversación. Y es que tratar como enfermos a todo aquel que se comporta, vive, piensa, etc., de forma diferente a como lo hace la mayoría, es decir, asumir que se trata de algo loco, de algo desajustado, como presuponiendo que hay algo verdaderamente ajustado, es trabajar a favor de la estigmatización y de la norma, es decir, del canon. Si se diagnostica casi cualquier diferencia como algo que tiene cierta tendencia hacia la enfermedad, se está poniendo el camino para que dicha persona sea tratada adecuadamente, para corregirla, para normalizarla, etc. Yo olvidaría, Herrgoldmundo, todo ese aura de romanticismo acerca de la locura-genialidad, porque en última instancia (y sé que no es ni mucho menos tu intención) le estás haciendo el juego a los que, precisamente, quieres combatir.

Saludos.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 10 May 2016 17:34 #36437

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1837
  • Gracias recibidas 1653
Considero que la genialidad es la capacidad de establecer nuevas posibilidades de entender la realidad en su fondo más profundo. Nuevas posibilidades que tendrán que ser juzgadas como fecundas, y por tanto, necesitadas del reconocimiento social e histórico. Serán la sociedad y la historia las que dictaminen quiénes son o no genios. Por tanto, depende en gran medida de las capacidades de las personas pero también del juicio social e histórico.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 10 May 2016 18:23 #36438

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1554
  • Gracias recibidas 2232
Estimado Elías,

Siguiendo tu definición, ¿alguien incapaz de acercarse siquiera a la felicidad, a pesar de poder ofrecer algún sentido a la realidad, es un genio? Es decir, aquel que de algún modo puede decirse que fracasa consigo mismo y se aleja, así, de la figura del sabio clásico - hombre único en ser feliz-, ¿podría considerársele un genio a pesar de ello?

Por otro lado, y olvidándome un poco de ese "fondo más profundo", porque no sé de qué se trata exactamente (parece que presupones un más allá que no has explicitado), me gustaría preguntarte si también crear nuevas realidades entraría en tu definición. Por ejemplo, una nueva realidad es la tecnología, que nos ha dado un nuevo significado a toda nuestra vida, además de grandes posibilidades. Sin tecnología, por ejemplo, no podríamos saber casi nada del Universo, con lo que conlleva a nuestro significado como especie.

Y, por último, alguien que sea inmoral, pero capaz de crear significados nuevos, ¿que ocurre con él? ¿Está por encima del resto?

Gracias.

Un saludo.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 10 May 2016 18:24 por Silvanus.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo
Tiempo de carga de la página: 0.280 segundos