Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Locura y genialidad.

Locura y genialidad. 10 May 2016 19:11 #36439

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1718
  • Gracias recibidas 1483
Hola Silvanus

Dices, Silvanus: “Siguiendo tu definición, ¿alguien incapaz de acercarse siquiera a la felicidad, a pesar de poder ofrecer algún sentido a la realidad, es un genio? Es decir, aquel que de algún modo puede decirse que fracasa consigo mismo y se aleja, así, de la figura del sabio clásico - hombre único en ser feliz-, ¿podría considerársele un genio a pesar de ello?”

Es que la genialidad, y según yo lo veo, nada tiene que ver con la felicidad personal. Un genio puede fracasar a nivel personal o a nivel social ( en el momento histórico que le tocó vivir) pero no por ello pierde su condición de genio siempre y cuando, y en otro momento histórico, se le reconozca su genialidad.

Dices, Silvanus: “Por otro lado, y olvidándome un poco de ese "fondo más profundo", porque no sé de qué se trata exactamente (parece que presupones un más allá que no has explicitado), me gustaría preguntarte si también crear nuevas realidades entraría en tu definición. Por ejemplo, una nueva realidad es la tecnología, que nos ha dado un nuevo significado a toda nuestra vida, además de grandes posibilidades. Sin tecnología, por ejemplo, no podríamos saber casi nada del Universo, con lo que conlleva a nuestro significado como especie.”

Con fondo más profundo me refiero a aquello que está más allá de la realidad inmediatamente aprehendida y que es el fundamento de la misma. Así, por ejemplo, los fotones o las ondas ( no aprehendidos por vía inmediata o impresiva) es ese fondo más profundo que da fundamento a los colores ( lo inmediatamente aprehendido). Un “genio” de la pintura, de la música, de la literatura, de la ciencia o de la religión es aquel que postula aquel fondo profundo que está por debajo, o mejor dicho, fundamentando, lo inmediatamente aprehendido. Lo que un genio hace es dar nuevas interpretaciones de cómo podría ser la realidad verdadera ( fondo más profundo) mediante la cual se explicite, explique o comprenda mejor la realidad inmediatamente aprehendida. Si sigue existiendo ciencia en la actualidad es porque se considera que más allá de la realidad inmediatamente aprehendida hay otra realidad que la sustenta. O dicho de otra forma, un científico cree que la realidad inmediatamente aprehendida no es consistente por sí misma y necesita de un fundamento. De no ser así simplemente no habría ciencia, ni filosofía ni religión.

Eso sí, y cuestión aparte, es la forma en que se verifica aquel fondo último postulado. Es que no es lo mismo cómo se verifica la existencia de Dios que cómo se verifica la existencia del Bosón de Higgs. Y no es lo mismo por dos razones. La primera es por el método utilizado para la verificación y la segunda es por la naturaleza misma de lo postulado ( corpúsculo, o mejor dicho, partículas y realidad-fundamento).
Pero igual ocurre con la filosofía. No es la misma la forma en que la filosofía “verifica” aquello que postula que la dada por la ciencia o la religión.


Dices, Silvanus: “Y, por último, alguien que sea inmoral, pero capaz de crear significados nuevos, ¿que ocurre con él? ¿Está por encima del resto?

Desde el punto de vista moral no pero como genio, sí. Si mañana se descubriese que Einstein violó y asesinó a multitud de niños no por ello dejaría de ser un genio de la física. Aunque su figura como genio de la física nos fuera más antipática.

En cualquier caso no se trata únicamente de crear significados o interpretaciones nuevas sino de que éstas sean además fecundas o fructíferas. Y de dictaminar esto último ya se encargará la historia. Veremos qué pasará con todos aquellos presuntos genios del arte que salen como churros de las galerías neoyorquinas con el paso del tiempo.


Un saludo.
Última Edición: 10 May 2016 19:24 por elías.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo, Silvanus

Locura y genialidad. 10 May 2016 19:50 #36440

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1480
  • Gracias recibidas 2034
Lo siento (y no va de forma despectiva ni mucho menos), pero creo que no tiene ningún sentido, coherente, lo que has escrito, Elías.

Si finalmente no importa ni cómo sea moralmente ni cómo lleve la vida dicho supuesto "genio", es decir, si no importa nada su ejemplo vivo, humano, entonces podemos decir que un cínico o un hipócrita que sea capaz de predicar nuevos significados, es digno de ser tratado como genio.

Es muy diferente fracasar a causa de lo social, que a causa de uno mismo. Terminar la vida como la terminó Unamuno, es decir, amargado y resignado de toda creencia (leer "San Manuel Bueno, mártir"), es consecuencia de él mismo, de su incapacidad para llevarse a sí mismo hacia la salvación, a menos racionalmente. Si ser un genio (que se presupone que es superior al resto) conlleva tal imperfección, el ser humano no tiene sentido como prodcuto de una "evolución" hacia lo mejor, sino hacia lo infeliz y lo negador. ¿Entonces es esto el genio? Porque entonces el fracaso de la humanidad va implícito de alguna manera en ese fracaso del genio, es decir, en aquel que es el mejor dentro de la especie: si lo mejor de la especie fracasa, parece justo postular que la Humanidad fracasará igualmente, o peor, porque la "mediocridad abunda".

Finalmente parece que has compartimentado al hombre: se puede ser un genio que desvela el sentido del Universo y, sin embargo, desprenderse de su raíz moral, propiamente humana. Puede dejar de ser humano y, a la vez, ser el mejor de entre los hombres. ¿De verdad te dejarías llevar por alguien así? ¿De verdad aceptarías el significado que dicho hombre predicase del Ser y de la realidad? Yo, personalmente, no me fiaría de su "genialidad".

Un saludo, Elías.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 10 May 2016 20:14 #36442

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1718
  • Gracias recibidas 1483
Silvanus, qué entiendes tú por genio o en qué consiste la genialidad. Nos podrías decir en qué consiste y qué requisitos necesita.

Un Saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Locura y genialidad. 11 May 2016 07:12 #36444

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1480
  • Gracias recibidas 2034
Estimado Elías,

Creo que, como ya he dicho, se han entrelazado ideas de forma confusa. De todos, no creo en el "genio" tal y como se ha venido definiendo por Herrgoldmundo. Es más, me parece que es un concepto desfasado, que tal vez era real antes de que la sociedad en general estuviera alfabetizada, pero no ahora. Me parece un concepto propio de súbditos, de idolatría y de pensamiento mágico: suponer que alguien, per se, está más cercano al Ser, casi como un mago o un brujo.

Para mí lo que existe es la areté de todas las personas en su trabajo. Desde areté del obrero que construye una casa hasta el del científico que investiga para curar el cáncer.

Por encima de ello, pero también poseyendo su propia areté, estaría el hombre-artista, el hombre-creador que toma su vida como creación. Estética, ontología y Ética se entrelazarían en dicho individuo. Ejemplo, Jesucristo. En él, como escribió Wilde en su carta desde la cárcel, tenemos al primer poeta, al hombre que toma su vida y su muerte como creación. La mayoría de estos hombres ni siquiera escribieron o escribieron muy poco.

Y yo, a diferencia de Herrgoldmundo, no espero psicoanalizar la posible enfermedad mental de Jesús de Nazaret. Los romanos y los fariseos sí que lo hubieran hecho.

Un saludo.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 11 May 2016 08:59 #36446

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1718
  • Gracias recibidas 1483
Bien, Silvanús, tú no defiendes el concepto de “genio”, hijo de la modernidad, sino el de areté anterior a la misma. Lo que me desconcierta un poco es que utilices las palabras de Wilde para defender tu concepción de la areté. Es decir, utilizas una concepción nacida del romanticismo y se la aplicas a la areté. Y esto último es insostenible.

El concepto de areté no tiene nada que ver con el de creatividad. En el concepto de areté no hay ningún margen para la creatividad por la sencilla razón de que el momento de subjetividad y el de “construcción” de valores no son tenidos en cuenta. El hombre no tiene ningún poder creador ni constructor por la sencilla razón de que los valores ya están dados. Es decir, el mundo de los valores ya está dado y el hombre únicamente lo que tiene que hacer es descubrirlos y ajustarse a ellos.

A mi me parece muy bien, aunque no esté de acuerdo con ello, en que tú defiendas el concepto de areté. Ahora bien, con lo que ya no estoy de acuerdo es que utilices lo que caracteriza a la concepción de genio nacida de la modernidad y nos vengas a decir que forma parte del concepto de areté que tú defiendes.

Precisamente esas bellas palabras de Wilde defienden la concepción de “genio” y no la de areté. Precisamente esa concepción que entiende que el hombre debe de tomar su vida y su muerte como un proceso creador es hija de la modernidad.

En cualquier caso no sé por qué no puedes aceptar la diferencia que existe entre la virtud y la genialidad. Dices que para ti lo que existe es la virtud del obrero que construye una casa. Pues claro que existe una virtud en cualquier trabajador (obrero o no). Pues claro que el esfuerzo, el trabajo y el sacrificio son virtudes admirables. Pero es que se pueden poseer esas virtudes y no ser un genio creador. Sin embargo para ser un genio creador se deben de poseer las virtudes del esfuerzo, trabajo y sacrificio. O qué crees, que un genio creador consigue su obra sin esfuerzo, trabajo y sacrificio. Posiblemente un genio creador posea estas virtudes en mayor proporción que el resto de los mortales. Salvo que se piense que Newton “descubrió” las leyes que todos conocemos por la mera caída de una manzana sin esfuerzo, trabajo y sacrifico alguno.
Y por cierto, no sé por qué un obrero que construye una casa con esfuerzo, trabajo y sacrificio al llegar a su casa no le puede pegar a su mujer o viola a sus hijos.

Por cierto, no sé qué problema habría en trazar un perfil psicológico o aprovechar los conocimientos que vamos poseyendo de las neurociencias y “aplicárselos” a Jesús de Nazaret o a santa Teresa de Jesús. Cuestión aparte es que se considere que todo en Jesús de Nazaret, santa Teresa de Jesús o cualquier persona anónima se reduce a lo dicho por la psicología o por las neurociencias.


Un Saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 11 May 2016 09:43 #36447

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1480
  • Gracias recibidas 2034
Tal vez te sentara mal mi anterior crítica, pero eso no sería base para que hagas una mala lectura de lo que yo he escrito.

He separado claramente el concepto de areté del de hombre creador. Un hombre con solo areté no se le aplica la definición del hombre-poeta. Y, por tanto, las palabras de Wilde, que era un puro y simple ejemplo, no tocan al areté, sino al hombre como poeta.

Para saber a lo que me refiero, remito a los "estratos estéticos" y el "despliegue del Arte en Lineal 1, Lineal 2 y lineal 3", de mi profesor y catedrático de Estética de la Universidad de Oviedo, el señor Xabel Álvarez.

Saludos.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 11 May 2016 10:49 #36448

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hola a los dos, Elías y Silvanus.

He necesitado algo de tiempo para "digerir" reflexivamente los comentarios que se han ido sucediendo.

Debo decir, antes de nada, que casi podría suscribir el 100% de las aportaciones de Elías. Sin embargo, poco o nada coincido con la crítica de Silvanus, la cual agradezco enormemente, por cierto. Sospecho que eso se debe a que percibo una clara sintonía con el discurso de Elías y, en cualquier caso, creo que él está entendiendo mejor lo que pretendo exponer, aunque sea, de momento, a través de gruesos brochazos.
Silvanus, en mi opinión, nos ha desviado en exceso del tema que nos ocupa y ello pudiera deberse, como ya señalé, a los prejuicios inherentes a su propia ideología (igualitarismo proletario). Todos obreros y todos proletarios, desde el albañil más humilde hasta el intelectual más brillante. Bien, de acuerdo, como él quiera: todos obreros si así se prefiere (a mí me rechina) pero, en cualquier caso, no todos genios.

Silvanus realiza varias críticas, la primera de las cuales se centra en cuestionar mi definición de genio. Y nos dice:
Me parece un concepto propio de súbditos, de idolatría y de pensamiento mágico: suponer que alguien, per se, está más cercano al Ser, casi como un mago o un brujo.

Silvanus utiliza dos conceptos muy significativos que desenmascaran sus prejuicios ideológicos: súbditos y mago o brujo. Pero no caeremos en el error de rebatir dichos prejuicios, porque entonces volveríamos a alejarnos del tema que, al menos a mí, me interesa.
Sí se me antoja inevitable, pero, volver a reformular mi concepto de genio, incorporando a esta nueva definición las acertadas matizaciones de Elías:

Genio, como ya señalé, es el individuo que, además de ensayar un camino de búsqueda (conocerse, aceptarse y superarse), nace con un don o talento natural (como bien señaló Elías). Pero es que, además, ya dije que el genio, para serlo, debe ser reconocido por el Dasein histórico, es decir, su genialidad debe ser aceptada, primero, por los guardianes de la normativización social; y, más tarde, el genio deberá pasar a la posteridad (formar parte de la conciencia o memoria colectiva) para poder constituirse formalmente como tal.

Efectivamente, cualquier individuo podría desempeñar una vida auténtica con, tan solo, instarse a mejorarse a sí mismo. Cualquier persona, más o menos cuerda, más o menos desajustada o discapacitada (aportación de Silvanus) podría desempeñar una vida con sentido; bastaría para ello sacrificio y trabajo constante (areté, como defiende Silvanus). Pero dicho camino de búsqueda, per se, no le convertiría en genio.

Por lo visto, y de no ser así corregidme, Silvanus no reconoce el don o talento natural inherente al genio, por considerar que dicha capacitación apriorística se fundamentaría desde preceptos propios de pensamientos mágico-místicos.
Sin embargo, ya indiqué que mi interpretación de lo que significa ser genio partía desde y en la realidad (ver mi primera reflexión).

Hay individuos, e insisto en este punto que parece no querer reconocer Silvanus, que portan, desde su nacimiento, una herencia neurobiológica y biogenética que les permite desarrollar una serie de habilidades y capacidades para crear.

Pareciera que a lo largo del debate hubiésemos perdido de vista la razón de ser del mismo: buscar la relación entre locura, genio y creatividad.
El loco y el genio son creadores; crean y/o construyen nuevas realidades (realidades virtuales) porque son capaces de experienciar y vivenciar la realidad de un modo diferente a otros individuos. Nada tienen que ver, para el tema que nos ocupa, las personas que, apegadas a la realidad, no sean capaces de construir realidades en ficción o realidades virtuales, ya sean personas muy trabajadoras o discapacitadas.

Elías lo explica muy bien aquí:
Creo que en la genialidad existe un momento de libertad sin el cual no se explica la misma. Aunque ese momento de libertad sea únicamente el de cuasi-libre creación de nuevas formas de interpretar la realidad.

Y aquí:
Es decir, hay un momento de libertad (voluntad tendente) por el cual una persona decide, y por así decir, ser un genio.

Silvanus nos alejó del tema propuesto, en su obstinado afán por igualar a todos los individuos.

Llegados a este punto, creo que ya ha quedado bien clara mi definición de genio. Se comparta o no.
Si lo que se pretendía era rebatir dicha definición, argumentando que se sustentaba en conceptos de carácter mágico-místico, ya ha quedado bien aclarado, también, que la capacitación del genio para crear no proviene de los dioses, ni de los hados ni de ningún mundo suprasensible, sino que tiene su origen en la propia realidad; en el conjunto de notas que conforman la herencia neurobiológica y biogenética de cada individuo (imposible una fundamentación más real y científica).

Yo señalé, además, la coincidencia entre el genio y el loco, en la medida que ambos tipos humanos compartían una herencia biogenética similar que les permitía, a ambos, crear realidades en ficción (realidades virtuales); es decir, argumenté que, tanto el loco como el genio, eran capaces de vivenciar o de experienciar la realidad-fundamento, común a todos, creando nuevas posibilidades de ser.
La realidad es abierta para todos los seres humanos, todos estamos impelidos (instados) a hacernos a nosotros mismos en y desde la realidad; pero solo a un tipo determinado de persona le está permitido trascender las limitaciones de su propio ser absoluto relativo creando realidades virtuales.

Ahora se me podrá decir que todos creamos, ergo todos somos artistas en potencia. Y es cierto, así es. Pero, insisto, la creación sublime, la propia del genio, será la que trascienda, la que abra una nueva posibilidad para interpretar la realidad del ser; será la que se reconozca socialmente como nueva vía o posibilidad del ser y la que permanezca inserta en la conciencia colectiva (Dasein histórico) para la posteridad.

De nuevo Elías lo resume muy bien aquí:
Considero que la genialidad es la capacidad de establecer nuevas posibilidades de entender la realidad en su fondo más profundo. Nuevas posibilidades que tendrán que ser juzgadas como fecundas, y por tanto, necesitadas del reconocimiento social e histórico. Serán la sociedad y la historia las que dictaminen quiénes son o no genios. Por tanto, depende en gran medida de las capacidades de las personas pero también del juicio social e histórico.

Pondré un ejemplo: Picasso.

El cuadro de "Las señoritas D´Avignon" supuso un acto creativo sublime, porque descubrió una nueva vía o nueva posibilidad de ser-arte. Picasso, efectivamente, fue un incansable trabajador, y seguramente él mismo, que fue un incondicional admirador del padrecito Stalin, se consideró un obrero que se capacitó y se mejoró a fuer de horas y horas de estudio y perfeccionamiento. Su propio padre, además, le instruyó desde pequeñito en el aprendizaje de las Bellas Artes.
Sí, Picasso siguió el camino de la areté, a la que se refiere Silvanus, pero ¿no resulta sospechoso que su propio padre también fuese artista? ¿Tan difícil sería reconocer que Picasso era portador de una determinada herencia neurobiológica que le capacitaba a priori, y aunque fuese potencialmente, para ser artista?
Y, en cualquier caso, si su obra original y descubridora de nuevas posibilidades artísticas (cubismo) no hubiese tenido reconocimiento social, Picasso no hubiese sido reconocido como genio en vida (como le sucedió a Van Gogh).

En fin, ahí lo dejo.

El punto crucial que quedaría por determinar, aceptada la existencia (demostrada científicamente) de una herencia biogenética que nos condiciona a priori, sería el de descubrir de qué modo, además de científicamente, podrían inferirse o evidenciarse dichos genes de la creatividad a través de la observación y evaluación de la conducta humana.
Por supuesto, sin un estudio exhaustivo (registro observacional, análisis psicométricos y estadísticos) no podemos validar científicamente mis especulaciones. Pero ahí quedan, de momento, algunas pinceladas que, creo, acertadas.
En mi opinión, tanto los locos (individuos con ciertos desajustes) como los genios compartirían ciertos rasgos comunes de personalidad (introspección, antigregarismo y egocentrismo). Claro que todos los individuos, en mayor o menor grado, mostramos dichos rasgos o constructos de la personalidad y de lo que se trataría sería de averiguar en qué grado y qué correlación habría entre dichos constructos y el hecho de ser genio y/o mostrar desajustes; sin olvidar que un desajuste siempre será lo que se decida por consenso de expertos en cada momento histórico, es decir, lo que decida un colectivo humano a través de la normativización social.

Un saludo.
Última Edición: 11 May 2016 11:15 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías

Locura y genialidad. 11 May 2016 11:08 #36449

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1718
  • Gracias recibidas 1483
Créeme, Silvanus, no me sentó mal tú crítica anterior aunque únicamente sea porque me da que por “crítica” entendemos cosas bien diferentes. Una crítica tiene que estar bien fundamentada.

Dijiste: “Lo siento (y no va de forma despectiva ni mucho menos), pero creo que no tiene ningún sentido, coherente, lo que has escrito, Elías.
Si finalmente no importa ni cómo sea moralmente ni cómo lleve la vida dicho supuesto "genio", es decir, si no importa nada su ejemplo vivo, humano, entonces podemos decir que un cínico o un hipócrita que sea capaz de predicar nuevos significados, es digno de ser tratado como genio.”

Verás, Silvanus, el que tú no estés de acuerdo con una cuestión no significa que por ello dicha cuestión sea incoherente o carente de sentido. Más bien es justo al contrario, quien afirma lo que tú has afirmado es el que es incoherente o carece de sentido.
Podrás estar de acuerdo o en desacuerdo con una concepción de la genialidad desvinculada de un determinado código ético pero no por ello esa concepción se convierte en incoherente o carente de sentido ni la persona que lo defiende. Y qué si una persona a nivel personal es un cínico o un hipócrita pero además “crea” la teoría de la relatividad o pinta las meninas. Pero dónde está la incoherencia. Será un genio de la pintura o de la física además de ser un cínico o un hipócrita. Lo que sería incoherente es que alguien afirmara que un genio de la física o de la pintura tiene forzosamente que ser, y por ser un genio, una buena persona. Pero es que eso, y que yo sepa, nadie lo afirma. Otra cuestión es que el único que lo entienda así seas tú.

Y bueno, si para saber a lo que te refieres me remites a tu profesor y catedrático entonces, y algún día, y si tengo tiempo libre, trataré de ponerme en contacto con él para que me aclare lo que tú estás diciendo o tratas de decirnos.

Un saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 11 May 2016 11:39 #36450

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1480
  • Gracias recibidas 2034
Ya expliqué lo que yo creo. No me repetiré, a pesar de la falta de honestidad que tenéis al leerme.

¡Si ni siquiera, incluso aceptando vuestra argumentación, sois capaces de explicar cómo es posible que ese genio que proclamáis y que es la punta de lanza de la Humanidad, en realidad es un fracaso consigo mismo!

Por otro lado, lo que intenté decir con la cita de Xabel es que hay que fundamentar lo que se dice en algún estudio, tesis, etc. Sólo habéis puesto vuestras opiniones, y ni siquiera demostrais saber, por lo que os he leído, las bases Estéticas mínimas para asumir una conversación que salga de la pura dóxa. La incoherencia no se encuentra en la disposión de las ideas ya asumidas, sino precisamente en la asunción misma de esas ideas, que no tienen base filosófica ni histórica. Se os escapan muchos matices que no podéis o no queréis tomar en cuenta.

Los significados (la creación y la aplicación de un significado que designa una realidad) son muy variados (semiótica) y no se pueden meter todos en el mismo baúl, el del genio, que es lo que habéis hecho. Por ejemplo, cuántas palabras o neologismo ( creación de realidades) vienen de gente prácticamente analfabeta.

Sinceramente, no tenéis que saber de todo, como yo no me meto tampoco en otras conversaciones del foro porque no sé, y no pasa nada por ello.

Y sí, prefiero seguir al profesor de Estética que a vosotros dos juntos.

Con Dios.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 11 May 2016 11:39 por Silvanus.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Herrgoldmundo

Locura y genialidad. 11 May 2016 12:09 #36451

  • Herrgoldmundo
  • Avatar de Herrgoldmundo
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Yo y mis circunstancias
  • Mensajes: 411
  • Gracias recibidas 435
Hombre, Silvanus, no digas que somos deshonestos al leerte.

Según tú, yo dije que el genio estaba más cercano al Ser por ser un mago o un brujo. Ésta, reconócelo, fue una interpretación tuya muy personal y prejuiciosa.

Después nos acusas de que no hayamos justificado lo que decimos a través de un estudio o tesis. Y tanto Elías, como yo mismo, hemos argumentando y fundamentando nuestras respectivas tesis a partir del sistema filosófico de Zubiri. ¿No te gusta dicho sistema? Ése no es nuestro problema.

Por último, insistes en que no puede considerarse genio a quien, al tiempo, no sea un ejemplo de virtud, o como tú dices: "a quien sea un fracaso consigo mismo".
¿Por qué será que los guardianes de la moral (vuestra moral) siempre son "buenos y justos" cristianos, o marxistas? ¿Qué tiene que ver la genialidad con la virtud?

Sin embargo, has abierto un nuevo tema de debate:
¿Puede un individuo singular y brillante ser, a la vez, un genio y un fracasado; o un fracaso consigo mismo (como tú dices)?
Pues sí, pudiera ser. De hecho, por eso mismo incluí a los locos en mi tríada de "locura, genialidad y creatividad". Un loco suele ser un individuo fracasado que, como bien señalé en mi primera reflexión, desarrolla y crea un discurso o pensamiento irracional; a veces un discurso original y brillante, pero que solo tiene significación para él mismo.
La diferencia entre el loco y el genio, como señalé, es que el loco languidece y se queda encerrado en su yo interior, mientras que el genio, por sí mismo o con la ayuda de un puente o canal de transmisión (al que también me referí) logra reconocimiento social.

Un saludo, y no te enfades, que esto de filosofar es solo un entretenido deporte. :)
Última Edición: 11 May 2016 12:11 por Herrgoldmundo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.157 segundos