Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto

La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 25 Nov 2010 23:43 #379

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2135
  • Gracias recibidas 1643
El pasado día 17 de Marzo falleció José Vidal-Beneyto, que fue un filósofo, sociólogo y politólogo español, famoso por su activismo político democrático en la oposición al régimen franquista, y participante del llamado Contubernio de Munich por el que fue encarcelado.

Acabo de encontrar este interesante artículo que publicó hace unos meses sobre la corrupción de la democracia y que viene a tocar algunos de los puntos sobre los que hemos debatido en el pasado.
Última Edición: 26 Nov 2010 09:50 por Kierkegaard.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Thunderbird

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 26 Nov 2010 09:13 #380

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Gracias por ese interesante artículo de Vidal-Beneyto. Me gustaría hacer un comentario al último párrafo:

"...una de las causas principales de la crisis de la democracia es el incontrolable crecimiento de las demandas que se dirigen a los gobernantes, derivadas de la pluralidad/multiplicidad de opciones, ideológicas y políticas, que tienen su origen en la sociedad y buscan en ella su imposible satisfacción. La cuidadosa ocultación de esta imposibilidad y su embellecido travestimiento por la retórica política y por las incumplibles promesas de los políticos es hoy la más frecuente y penosa de las formas de corrupción de la democracia."

Pienso que la cosa es aún peor que el cuadro que nos describe Vidal-Beneyto. Él acusa al "incontrolable crecimiento de las demandas que se dirigen a los gobernantes" y que éstos no pueden satisfacer, cosa que ocultan. Creo que el círculo es aún más perverso pues ese "crecimiento de las demandas" recibe su impulso precisamente de los políticos. Éstos se han instalado en un proceso de manejar cada vez más y más recursos (en detrimento del uso libre de tales recursos por los ciudadanos), pues eso les da más y más poder cada vez (sin perjuicio de desviar de tanto en cuanto una astillita por aquí y una mordidita por allá a su bolsillo particular). Sin embargo, naturalmente, esas demandas estimuladas por la clase política no van a ser (y no pueden serlo) adecuadamente satisfechas. Es difícil salir de semejante laberinto perverso de mentira y ocultación.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 26 Nov 2010 14:41 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 26 Nov 2010 14:46 #391

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2135
  • Gracias recibidas 1643
Nolano escribió:
Creo que el círculo es aún más perverso pues ese "crecimiento de las demandas" recibe su impulso precisamente de los políticos. [...] Éstos se han instalado en un proceso de manejar cada vez más y más recursos (en detrimento del uso libre de tales recursos por los ciudadanos), pues eso les da más y más poder cada vez (sin perjuicio de desviar de tanto en cuanto una astillita por aquí y una mordidita por allá a su bolsillo particular).

Creo que es cierto que el crecimiento de la demanda se ve fomentado por los propios políticos, pero yo lo veo de forma diferente: En mi opinión no es cierto que los Estados manejen cada vez más y más recursos (en detrimento del uso libre de tales recursos por los ciudadanos...). Para mí la prueba clara está en el desmantelamiento de los servicios públicos y la progresiva liberalización de todo el aparato del Estado, que ha venido sucediéndose con la ola neoliberal imparable desde la caída del muro. En realidad, los Estados-nación suman a su problema de demanda imparable de los individuos una pérdida de capacidad (sin que por ello deje de ser tan importante como para que, como dices, una simple astillita que se sise suponga cantidades tan obscenas). En ese individualismo circundante es cada vez más impopular hablar de impuestos para el bien común y la solidaridad.

Sin embargo, sí creo que los políticos azuzan la demanda creciente porque, ansiosos de votos (que conllevan el poder), buscan satisfacer ese egoísmo asimilado en el electorado a toda costa, ya sea con promesas incumplibles desde el gobierno - que no se atreve a plantarse y poner a cada uno en su sitio - ya sea con arengas desde la oposición, dando la razón a los ciudadanos insatisfechos tras de esas demandas, de los que obtener su voto a toda costa y así recuperar el poder. La demagogia frente a la sinceridad es ahí donde acampa: pues si todos saben perfectamente que existen límites materiales, el padre hoy no es capaz de decir que no al adolescente, no sea que le altere.

En fin, en tiempos de crisis, todas las demandas y exigencias se acentúan, porque los recursos escasean aún más.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 05 Dic 2010 12:06 #474

  • Thunderbird
  • Avatar de Thunderbird
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 527
  • Gracias recibidas 219
.
Última Edición: 10 Sep 2013 16:02 por Thunderbird.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 05 Dic 2010 19:36 #475

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Dices, Kierkegaard: "En mi opinión no es cierto que los Estados manejen cada vez más y más recursos (en detrimento del uso libre de tales recursos por los ciudadanos...)."

Creo que te dejas engañar por discurso dominante (y falso) con que nos camelan:
La presión fiscal en la UE 1995-2001

Según el informe del enlace que facilito, en el periodo 1995-2001 "la presión fiscal media en la UE aumentó pasando de una media del 40,8 en 1995 a una del 41,1 en 2001". Si consideramos periodos más largos, por ejemplo 1900-2000, creo que nadie dirá que los recursos manejados por las Administraciones Públicas han ido disminuyendo.

No te dejes engañar, Kierkegaard; que disminuya la dotación a tal o cual prestación social no quiere decir que no aumente el Fondo de salvación bancaria. Y ambos son recursos públicos. Los cambios en la distribución del gasto público no significan disminución de dicho gasto.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 05 Dic 2010 19:40 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Kierkegaard

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 05 Dic 2010 19:42 #476

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
De acuerdo con casi todo lo que dices, Thunderbird.

Sólo una pequeña discrepancia. Dices: "Por eso no creo que la inflación de demandas se deba a la inflación de promesas, ni viceversa". Yo pienso al revés, que se trata de un proceso autoalimentado en espiral: el crecimiento de demandas induce el crecimiento de promesas, que estimula el crecimiento de demandas, y éste el crecimiento de promesas, etc. Lo difícil es saber quién empezó, si fue primero el huevo o la gallina. Beneyto, en su artículo apunta como origen a las demandas sociales, y yo he apuntado a las promesas políticas, a un metarrelato que intenta legitimar el poder (modelo del padre protector, muy eficaz, dado el potente efecto subconsciente de esta figura como icono de la autoridad, rigurosa sí, pero que vela por todos nosotros, a pesar de lo ingratos que somos los hijos con nuestros benéficos padres - ¿no se les llama a los políticos los "padres de la patria"?).

Por otro lado, nos presentas a los políticos como "compitiendo", similares a oferentes en un mercado. En los sistemas políticos de nuestras sociedades desarrolladas el modelo no es ése, sino claramente el de oligopolio. Hay una competencia ciertamente falseada. De hecho el símil que nos traes del detergente que lava más blanco es muy adecuado, pues precisamente en teoría económica, al estudiar el comportamiento de los oligopolistas se estudia que tienden a mantener su oligopolio. A veces el oligopolio es "natural", inevitable (por ejemplo si es necesaria una gran infraestructura de que sólo disponen macroempresas: petroleras, eléctricas...) Eso ya supone una barrera a la entrada de agentes que compitan. Pero hay sectores en que eso no ocurre, en que no hay ningún factor técnico que impidiera entrar en el mercado. Entonces la gran herramienta a disposición de los oligopolistas es la inversión masiva en publicidad, para levantar lo que se llama "barreras a la entrada" en ese sector empresarial. Es lo que ocurre (y el ejemplo se usa en teoría económica) con las marcas de detergentes. Y es lo que ocurre con los partidos políticos: es evidente que cualquiera puede formar un partido político, pero no menos evidente es que si se quiere tener alguna opción de obtener un número relevante de votos es precisa una inversión publicitaria (y me refiero a publicidad no siempre explícitamente "retribuida" como la aparición en telediarios, periódicos, informativos, tertulias etc.) que sólo los dos grandes partidos (y los nacionalistas en su ámbito territorial) pueden llevar a cabo.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 07 Dic 2010 11:16 #491

  • Rafel
  • Avatar de Rafel
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 567
  • Gracias recibidas 561
Muy interesante el artículo de Vidal-Beneyto, ya que el egoísmo y el individualismo son la clave de la situación actual política y social. Él mismo había defendido en anteriores ocasiones que el desafío fundamental de la democracia actual es la lucha contra la corrupción política bajo el amparo de un pacto de Estado integrado por todos los partidos políticos, las organizaciones sociales, políticas y sindicales y también la ciudadanía en general. Con el fin de “la definitiva exclusión política de quienes hayan sido condenados y la suspensión temporal hasta que recaiga sentencia de quienes estén imputados, para el ejercicio de cualquier cargo público y para la militancia en un partido democrático. Estas medidas simples y fáciles de tomar deberían estar acompañadas de un movimiento general de reprobación ciudadana. ¿Por qué no nos movilizamos, dentro y fuera de los partidos, para que así sea? Sería un formidable ejercicio de democracia participativa”.

Este párrafo de Vidal-Beneyto se me hace muy presente “estos días” en los que parece que la corrupción política en mi tierra (Illes Balears) es la norma, en los que la palabra “político” casi resulta sinónimo de estafador y ladrón. Sí, comparto la opinión de que cada vez se manejan más recursos y que la presión fiscal es cada vez más acuciante, pero ¿para qué? Hoy respondería que únicamente para su propio provecho y beneficio.

Gracias Nolano, por el interesante informe sobre la presión fiscal. Lo que si parece estar claro es que el ciudadano tiene la sensación de que el nivel de presión fiscal al que nos vemos sometidos está absolutamente desproporcionado ya que lo que el Estado recauda, por un lado, y lo que destina a la inversión y mejora de los servicios públicos, por otro, no cuadran en absoluto. Como dijo Montesquieu: "Nada requiere de tanta sabiduría y de tanta prudencia como el regular la porción que se quita y la que se deja a los ciudadanos. Las rentas públicas no deben medirse por lo que el pueblo pueda dar, si no por lo que deba dar; y si se mide por lo que puede dar, tiene que ser, al menos, por lo que pueda dar siempre”.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 07 Dic 2010 13:50 #500

  • Thunderbird
  • Avatar de Thunderbird
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 527
  • Gracias recibidas 219
.
Última Edición: 10 Sep 2013 16:06 por Thunderbird.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 09 Dic 2010 11:30 #538

  • Rafel
  • Avatar de Rafel
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 567
  • Gracias recibidas 561
Muy interesante y clarificadora tu exposición, Thunderbird, de la que comparto la generalidad de tus reflexiones. Pero no acabo de entender a qué te refieres cuando afirmas que:
Thunderbird escribió:
2. La corrupción no es una característica de la degeneración democrática.

Si hablamos de corrupción política dentro de una sociedad democrática como la nuestra (en la que desgraciadamente podemos poner muy diferentes ejemplos como son las sospechosas financiaciones de los propios partidos políticos, las descaradas recalificaciones de suelos no urbanizables para convertirlo en urbanizables, las tramas de comisiones para la adjudicación de contratos a empresas públicas, la creación de empresas fantasma con el único fin de desviar fondos públicos, los fraudes relacionados con el clientelismo, etc.) no veo como no podemos hablar de que ésta no pueda ser una característica que lleve hacia la degeneración del sistema. Porque cuando en las instituciones de un Estado se ha instaurado una cultura política que de manera sistemática engaña y roba a la ciudadanía prostituyendo la auténtica función que los políticos deben ejercer que no es otra que actuar en representación de todos nuestros intereses que "para eso los hemos elegido", esto inevitablemente acaba por incidir directamente en la esencia de la democracia, porque nuestra confianza en los políticos queda gravemente dañado provocando consecuencias en el funcionamiento y desarrollo de la sociedad.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: La crisis de la democracia - Vidal-Beneyto 09 Dic 2010 11:37 #540

  • Thunderbird
  • Avatar de Thunderbird
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 527
  • Gracias recibidas 219
.
Última Edición: 10 Sep 2013 16:06 por Thunderbird.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.290 segundos