Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Filosofa ingeniero. La distancia.

Filosofa ingeniero. La distancia. 28 Nov 2010 17:52 #407

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2135
  • Gracias recibidas 1643
Hace un año me publicaron este artículo titulado Filosofa, ingeniero. La distancia.

Como otras veces, cualquier comentario será bienvenido.

Gracias.
Última Edición: 28 Nov 2010 17:52 por Kierkegaard.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Filosofa ingeniero. La distancia. 09 Dic 2010 11:34 #539

  • Rafel
  • Avatar de Rafel
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 567
  • Gracias recibidas 561
Brillante artículo, Kierkegaard. Tu reflexión acerca de que las nuevas tecnologías pueden acercarnos lo que tenemos lejos pero a su vez pueden actuar en el otro sentido, alejando lo cercano, me ha recordado a Herbert Marshall McLuhan y su libro “La Galaxia Gutenberg" (1962), en el que planteaba la importancia que han tenido para el progreso de la humanidad inventos como el alfabeto, la imprenta y la televisión, ya que cada uno de ellos daba paso a un hombre distinto: el hombre alfabetizado, el homo typographicus y el hombre eléctrico, en cuya seno los libros perdían la centralidad como soporte de la cultura en favor de la radio, la televisión y el teléfono. McLuhan creía que estos inventos acercarían a los ciudadanos de todos los pueblos, integrándolos en una gran aldea global (término que él acuño y que está ahora tan de moda).

Pero claro, McLuhan no vio la revolución que ha supuesto en los últimos años el desarrollo de los ordenadores personales, telefonía móvil e internet. ¿Seguiría pensando lo mismo actualmente? Los peligros que supone un mal uso y abuso de las telecomunicaciones es evidente. En este sentido, Marc Augé dice que la aldea global de McLuhan está siendo superada por los no-lugares, definidos como espacios en los que las referencias de identidad, de relación social y de historia no están simbolizadas. La consecuencia de ello es que el mundo se convierte en un cibermundo en el que el ser humano puede ver reducidas sus señas de identidad y transformadas sus formas de vida privada y pública.

En este sentido, la reflexión filosófica tiene mucho que decir a la hora de analizar de manera crítica la transformación de este nuevo decorado que nos propone la sociedad interactiva en la que nos ha tocado vivir.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Filosofa ingeniero. La distancia. 09 Dic 2010 15:43 #545

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2135
  • Gracias recibidas 1643
Gracias Rafel. Efectivamente es necesario ser crítico, y no con las telecomunicaciones en sí – que como el cuchillo bien pueden servir para partir pan y compartirlo como para matar a alguien – sino con el uso que hacemos de ellas y los recursos y esfuerzos que les dedicamos.

Por mucho que las tecnologías crezcan a ritmos espectaculares y nos sirvan con ello para llegar más lejos y para que nos cunda más el tiempo, hay ciertos parámetros humanos que siguen permaneciendo iguales - el par de bolsillos que tenemos, el día de veinticuatro horas, nuestra limitada capacidad de proceso y reflexión, nuestros intereses - por lo que cada “ahora” dedicado, si se acumula en exceso, puede acabar siendo - incluso interesadamente - superficial y frívolo, además de enajenado o arrancado de la realidad que somos.

La oportunidad de contestar a este peligro, tal y como en algún otro artículo he planteado, se encuentra además de en la reflexión reposada y el silencio de la soledad, paradójicamente, en el uso de estas mismas tecnologías, que también sirven para estar más informados, para contrastar datos, para ser más críticos y liberarse un tanto de la potencial manipulación y desinformación. Y a este servicio podrían los ingenieros contribuir con su trabajo, pues son tan culpables como cualquier otro individuo vinculado con la producción, explotación o consumo irresponsable de las TIC.

Al ingeniero, como decía Ortega, para serlo no le basta con ser ingeniero. Porque el ingeniero – el que quiere ser llamado como tal con dignidad –, como el científico, el economista, el notario o el filósofo, es también humano, y no puede limitarse a ignorar por una mal llamada asepsia profesional la circunstancia que rodea su labor; una labor que nunca está aislada, que ha de abrirse a su circunstancia y, entre otras cosas, a su dimensión ética, tomando el pulso al efecto integral de su acción en el mundo. Si se limita a prestar un buen servicio a quien le paga, el ingeniero no será ingeniero, sino un “buen profesional” como lo es el mercenario.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Filosofa ingeniero. La distancia. 09 Dic 2010 19:31 #547

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Estupendo artículo, Kierkegaard. Y para hacerle los honores, qué menos que aportar algunas anotaciones, apostillas y matices que se me han ido ocurriendo con ocasión de su lectura. No se trata de negar la importancia de la ingeniería de telecomunicaciones: por ejemplo, sin ella no podríamos disfrutar de estos agradables debates; pero como en este mundo no existe ni el negro ni el blanco y todo se resuelve en gradaciones de grises, voy a adoptar una postura crítica respecto del papel que vienen desempeñando las telecomunicaciones en el mundo actual.

Fijas tu atención en el “tele-”, en la distancia que las telecomunicaciones reducen, acercándonos lo lejano. En algunos pasajes de la Fenomenología del Espíritu, Hegel medita sobre el “aquí” como negación, es decir, que todo aquí niega otro aquí, de tal forma que si mi aquí ahora es un árbol, al darme la vuelta mi aquí pasa a ser una casa, que niega y sustituye al árbol. Y eso pasa también con las telecomunicaciones: nos acercan el allí convirtiéndolo en aquí, pero a la vez, al hacer eso, desplazan el anterior aquí. Hacen un aquí de lo lejano pero desplazando así el aquí próximo. Siempre me ha fascinado ver en el televisor a personas de la Cochinchina llorar por el fallecimiento, por ejemplo, de Michael Jackson, como si se les hubiese muerto un amigo íntimo o un familiar cercano; personas que, sin embargo, apenas saben nada del sufrimiento o muerte de su vecino del 7º B, de cuyo óbito se enteran por una esquela puesta por el presidente de escalera en el ascensor y que apenas les produce un fugaz pensamiento (“¿Quién era ése? No recuerdo para nada su cara”) que desaparece con la misma rapidez con la que apareció. Ese acercamiento de lo lejano desplaza a nuestro prójimo (nuestro “proximus” o cercano) inmediato.

De entrada puede que no haya nada de malo en ello, aunque no deja de resultar inquietante esa sustitución de una realidad de carne y hueso por una realidad virtual, esa suplantación de algo que interactúa, que huele y transmite una cálida cercanía por una imagen bidimensional en una pantalla de LCD. Pero, si seguimos la especulación de Ortega como la discutimos al leer El hombre y la gente, según la cual el hombre es un vacío cuyos contornos sólo se definen por la circunstancia que lo rodea, la telecomunicación puede convertirse en una circunstancia virtual teledirigida que suplante a la circunstancia real, el lugar y el momento histórico real en que uno nace. Así, mi vida, tal y como la veía Ortega, quedará configurada por los poderosos que controlan los medios de comunicación de masas, mediante la configuración interesada de una “circunstancia” que, a su vez, configurará mi “yo”. El yo prístino (de ahí mi incidencia al comentar a Ortega en discrepar de esa sumisión incondicional a la circunstancia) puede suponer el último reducto que nos queda para resistir frente a esa circunstancia teledirigida. En términos de Heidegger, si traducimos, como propongo, el Dasein como el “ahí-del-ser” (en vez de la traducción habitual de “ser-ahí”), podemos también entender el proceso de telecomunicación como un proceso de sustitución del da-, el lugar privilegiado desde el que contemplamos y “pastoreamos” el ser y único lugar desde el que podemos preguntar por el ser; si nos sustituyen nuestro da- original por un da- teledirigido, la manipulación está servida mediante una suplantación de la autoconciencia por una heteroconciencia.

Pero hay más: la sustitución (o suplantación) de aquís puede alcanzar rincones aún más profundos y radicales. Pues la sustitución puede no quedarse en cambiar un aquí-prójimo por un aquí-remoto, sino llegar a sustituir al “hombre que siempre va conmigo” con el que conversaba Antonio Machado, por otro “hombre” lejano y virtual que no va conmigo, sino que va a lo suyo. Adquiere así su verdadera realización la palabra alienación (o enajenación o extrañamiento); adviértase cuántas conversaciones con “el hombre que siempre va conmigo” nos perdemos enganchados a la caja tonta, cuántos paseos solitarios, cuántos ratos a solas mirando el fuego del hogar...

Ciertamente, nada de todo eso es culpa del ingeniero. La ciencia, y especialmente su vertiente ingenieril, siempre se ha limitado a la razón instrumental, a decirnos cómo conseguir fines, pero nunca ha fijado al hombre esos fines. Que los avances técnicos en la telecomunicación se utilicen para el telediálogo en lugar de para el teleadoctrinamiento ya no es cosa de los ingenieros; éstos, como los juristas o los economistas o cualquier otro profesional, se limitan, al fin y al cabo, a prestar un buen servicio a quien les paga.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Filosofa ingeniero. La distancia. 10 Dic 2010 09:34 #553

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2135
  • Gracias recibidas 1643
Muy interesantes tus reflexiones. Efectivamente, tanto el "aquí" como el "ahora", como dices, Nolano, son limitados y suponen una renuncia permanente a lo que no se atiende (porque se elija o porque las circunstancias así lo provoquen), y las telecomunicaciones han tenido mucho que ver en la transformación de esa circunstancia. Precisamente al hilo de estas ideas de Hegel escribí otro artículo que he lanzado en este otro hilo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Filosofa ingeniero. La distancia. 22 Ene 2011 23:37 #925

  • KRABAT
  • Avatar de KRABAT
  • DESCONECTADO
  • Presocrático
  • Mensajes: 49
  • Gracias recibidas 2
Cuando leí tu artículo me resultó muy interesante por las extrapolaciones de Hegel al tema de las telecomunicaciones. Eso me hizo replantearme algunas ideas de lo que Hegel, en mi opinión, entendía por aquí y ahora. Creo que las telecomunicaciones nos están ayudando a relativizar nuestras concepciones de tiempo y espacio y con ello nos muestran algo más de lo que no nos damos cuenta. Nos dicen de manera negativa el horizonte en el que se mueven. Nolano y yo debatimos en su día acerca de la diferencia entre el "ahora" y el "ahora que se pone en danza" y las consecuencias que ello pudiera tener. Desde esta diferencia, entiendo que el ahora o el aquí que se volatiliza en las telecomunicaciones no es más que una efectuación de ahoras: ahora es mediodía, ahora es medianoche...Estas efectuaciones de ahoras y de aquís que se ponen en juego y resultan compendiados y superados es un ahora que es a su vez muchos ahoras, es decir, un universal. Con las telecomunicaciones estamos viviendo la experiencia de que el ahora es en realidad un universal.
Vivimos en un reino de universales, en un edificio llamado metafísica, levantado por nosotros mismos en el que nos movemos y pensamos desde hace ya más de dos mil años. En este sentido veo como las telecomunicaciones radicalizan esta realidad antepuesta por nosotros mucho antes de que aparecieran los ordenadores. Las tecnologías muestran ya sin pudor y sin máscaras aquella configuración inicial. Es la realización de un proyecto. Cuanto más se antepone la volatilidad de los aquís y ahoras más claramente se nos muestra el reino de los universales en el que vivimos inmersos.
Última Edición: 23 Ene 2011 00:20 por KRABAT.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Filosofa ingeniero. La distancia. 23 Ene 2011 14:57 #927

  • Kierkegaard
  • Avatar de Kierkegaard
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2135
  • Gracias recibidas 1643
KRABAT escribió:
Creo que las telecomunicaciones nos están ayudando a relativizar nuestras concepciones de tiempo y espacio
Interesante tu reflexión. Efectivamente nuestro mundo mediado por las tecnologías de la información y las comunicaciones, pero mucho antes que ellas, por la técnica en general, ha conocido una transformación en sus dimensiones de tiempo y espacio. Y precisamente a raíz del intercambio de pareceres que Nolano y tú os hicisteis sobre la Fenomenología del Espíritu de Hegel y el comentario de Nolano a este artículo mío, me surgió otra reflexión que ya publiqué y que hemos comentado aquí.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.204 segundos