Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Husserl. Corrientes I

Husserl. Corrientes I 04 Nov 2018 10:35 #46005

  • ludwig
  • Avatar de ludwig
  • DESCONECTADO
  • Presocrático
  • Mensajes: 51
  • Gracias recibidas 16
Hola compañeros,

Estoy estudiando a Husserl, y la verdad que es complicado y enrevesado. Tengo varios manuales, pero no encuentro por ningún sitio ejemplos.

¿Alguien me podría indicar por ejemplo con un objeto material como una mesa, como haría una epojé y las reducciones fenomenológicas?, también un ejemplo de esencia o eidos y así con los conceptos importantes.
Es que todos los manuales son tan teóricos y abstractos y necesito ver algo de luz.

Muchas gracias
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías

Husserl. Corrientes I 08 Nov 2018 22:34 #46044

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 629
  • Gracias recibidas 532
Buenas,

Es un tema que estoy trabajando para “Interpretación de textos filosóficos”. Te pongo los mini apuntes que he ido sacando este mes.

La epojé de Husserl va dirigida al propio “yo”. Al poner en paréntesis el mundo, e incluso al yo como existente. Y así se llega a un “yo puro” que efectúa la epojé y que entonces percibimos como necesario. Este yo trascendental es conciencia de ser el lugar de toda mostración. Es el yo como sujeto unificador de todas las intencionalidades (la intencionalidad: las vivencias siempre se refieren a algo, son conciencia de algo, encierran una intención. No es un “yo pienso”, sino “yo tengo conciencia de algo”, solo hay conciencia en referencia a algo).

A partir de aquí, la relación conciencia-mundo es una relación trascendental. No es como en Descartes (sustancia extensa // conciencia. O naturaleza//espíritu), sino que el cogito de Husserl NO está separado del mundo.

La reducción (segundo paso tras la epojé) lo que hace es reconducir todo a la conciencia. Se dice que la conciencia es lo “irrelativo”. Escribe: “Frente a la tesis del mundo, que es una tesis contingente, se alza la tesis de mí yo puro y de la vida de ese yo, que es una tesis necesaria, absolutamente indubitable”.

Husserl por tanto no niega o afirma la realidad exterior, sino que se centra en el ser que aparece a la conciencia: el ser del mundo como fenómeno.

La epojé pone entre paréntesis, por así decirlo, la existencia del mundo. Sin embargo, en la reducción trascendental lo reencontramos, pero en el yo trascendental, que es la base última de la constitución de sentido.

Por esa reducción se llega a las “cosas mismas”, que son las vivencias, constituidas por: el noema (contenido de conciencia) y nòesis (expresión de dicho contenido). Ambas se dan en correlación.

Finalmente se llega al eidos, es decir, a la estructura común a todos los modos de darse algo de las experiencias. Dicha reducción eidética revelaría la esencia del yo: la de ser fuente de todo sentido,

Respecto a la mesa que dices, la intención de la que habla Husserl sería hacer abstracción de todos los rasgos que pueden variar, y luego ideación hasta llegar a la invariante.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 09 Nov 2018 08:50 por Silvanus.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ludwig, elías

Husserl. Corrientes I 09 Nov 2018 10:43 #46047

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 1050
  • Gracias recibidas 682
Francamente, Silvanus, me parece un muy buen resumen.

Voy a realizar una serie de matizaciones, pero no, Silvanus, para cuestionar lo que has dicho, sino para preguntar ciertas cuestiones que yo, insisto, yo, no tengo suficientemente claras.

Creo que la crítica de Heidegger hacia su maestro Husserl fue precisamente ese deslizamiento hacia un idealismo cartesiano. Pero no, y como bien nos dices, porque Husserl introduzca un yo puro independiente del mundo, sino precisamente por introducir ese yo puro que Heidegger consideraba que no era necesario introducir. Ese yo puro, que aunque efectivamente se dé en relación trascendental con el mundo, es el “polo” prioritario de dicha relación trascendental. No existe una relación de igualdad entre el yo puro y el mundo, sino que es ese yo puro el que lleva la voz cantante, y por tanto, ya constituye un tipo de idealismo.

Dices, Silvanus: “La epojé pone entre paréntesis, por así decirlo, la existencia del mundo. Sin embargo, en la reducción trascendental lo reencontramos, pero en el yo trascendental, que es la base última de la constitución de sentido.”

Este punto sí me gustaría que me lo aclararas porque yo lo entiendo de otra forma. Pero insisto, no lo tengo suficientemente claro. Según yo lo entiendo el gran problema de Husserl no es la epojé o la reducción trascendental sino cómo salir de ésta para retornar al mundo real. Según yo lo entiendo en la reducción trascendental no reencontramos el mundo “real” (al cual hemos puesto entre paréntesis) sino que encontramos el mundo “ideal”. Y el problema, según yo lo veo, es cómo retornar del mundo ideal al mundo real. ¿O si el mundo real debe de ser regido desde ese mundo ideal?

Un saludo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ludwig
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.150 segundos