Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2

TEMA: Rawls

Rawls 23 Ene 2015 23:39 #28198

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Aunque intentaré dar respuesta más completa a tus objeciones, Elías, en los mensajes posteriores, no tengo inconveniente en aclarar algunas cosas en beneficio de un debate clarificador.

Como primera observación hay que dejar claro que esa figura pertenece a Rawls (y no a mí); está en la página 33 de la edición de 1999 que vengo manejando. Yo me limito a intentar interpretar la figura y la exposición de Rawls de la manera que entiendo que resulta más útil para un debate filosóficamente relevante.

En cuanto a tu observación del último párrafo de tu mensaje, conviene aclarar algunas cosas sobre las curvas de indiferencia. No es necesario definir "satisfacción" para nuestro análisis. Se trata simplemente de que al sujeto cuyo mapa de curvas de indiferencia estamos considerando (por intuición o adhesión injustificable: de ahí lo de intuicionismo) le sería indiferente (de ahí lo de curvas de indiferencia) cualquier reparto de recursos de cualquiera de los puntos de esa curva; y preferiría cualquier punto de otra curva más alejada del origen de coordenadas.

No voy a discutir la opinión de alguien que pueda llegar a sostener que un sujeto no estaría dispuesto a intercambiar cantidades de una cosa por cantidades de otra para seguir igual de satisfecho. Evidentemente, si alguien niega la utilidad del intercambio, es decir, afirma que cada uno tiene una única e innegociable combinación ideal de recursos y no está dispuesto a comerciar con sus vecinos, esta discusión no está hecha para él. Ese Robinson Crusoe autista no nos (a Rawls y a mí) interesa como sujeto de nuestro análisis, que busca una cierta posición de justicia como ecuanimidad en una sociedad de intercambios.

Pero si se admite ese continuo intercambio de bienes y servicios en las relaciones sociales de la sociedad moderna, habrá que pensar que la combinación ideal de recursos no es una sola, sino un número infinito de puntos a lo largo de una línea. Para dejar de lado la discusión política de la figura de Rawls, pensemos en dos bienes alternativos, trabajo remunerado y ocio. Supongamos que a mí me pagan 20 euros por hora. Puedo trabajar 8 horas diarias y obtener 160 euros de ingreso diario, teniendo 16 horas de ocio. Pero puedo trabajar 7 horas diarias, con unos ingresos diarios de 140 euros y un ocio de 17 horas. Evidentemente el sujeto A puede preferir la primera situación y el sujeto B la segunda, pero difícilmente el mismo sujeto puede considerar ambas opciones como equivalentes. No obstante, si nos fijamos en el sujeto A, siempre podemos encontrar una situación en la que esté dispuesto a trabajar más, siempre que le paguen más por la hora de trabajo; siempre estará dispuesto a trabajar un poco más si se le paga bien. Habrá, por ejemplo, situaciones de "indiferencia" respecto a la de partida: una situación en la que trabaje 9 horas por 190 euros diarios, y tener sólo 15 horas de ocio; u otra situación en la que trabaje 7 horas diarias por 170 euros diarios, teniendo 17 horas de ocio; de ahí lo de la convexidad de las curvas de indiferencia respecto del origen de coordenadas: cada sacrificio adicional de uno de los dos bienes (ingresos por trabajo u ocio) requiere aumentos incrementados de obtención del otro bien.

En lo de la alternatividad de las dos opciones de la figura de Rawls, Igualdad o Bienestar total, he facilitado los términos originales ingleses, por si alguien prefiere traducirlos de otra forma. Más allá de la ambigüedad terminológica (y yo mismo ya apunté cómo pienso que hay que interpretar lo de Bienestar total) creo que lo importante, y me permito remitirme al fin de mis reflexiones sobre todo este asunto, cuando pienso exponer el debate en términos de una reciente polémica suscitada sobre el informe Oxfam y la variaciones en el reparto de la riqueza en el mundo, digo que creo que lo importante es poner de manifiesto el debate principal entre las dos posturas más emblemáticas del debate político y moral en las sociedades contemporáneas. Eso es evidente en las sociedades anglosajonas con sus propuestas republicanas y demócratas (USA) o conservadoras y laboristas (UK), sobre el nivel impositivo y la parte del presupuesto que debe destinarse a los llamados "servicios sociales". En este sentido, más que en la literalidad de las denominaciones que pone Rawls a sus ejes de la figura, habría que centrarse en la comparación entre dos posiciones políticas divergentes.

En todo caso, Elías, te apunto, como razón de esa incompatibilidad entre Igualdad y Bienestar total (entendido como producción total de la sociedad, quizá PIB) algunos motivos para ello. Una propuesta política de incremento de impuestos para aumentar la equidad social distributiva, está incrementando los costes marginales de las empresas y/o reduciendo su ingreso marginal; en consecuencia, eso conduce a que el equilibrio del empresario (que se consigue en una situación en la que el coste marginal iguala al ingreso marginal), debido al decrecimiento del ingreso marginal y al aumento de los costes marginales a medida que se incrementa la producción, digo que el equilibrio del empresario tiene lugar con un volumen de producción menor, con la consiguiente reducción de la producción del país. Si esos fondos obtenidos con impuestos sobre los sectores productivos de una sociedad se destinan a subvencionar con subsidios a parados improductivos, personas dependientes, subvenciones a colectivos al borde de la exclusión social, pensiones de jubilados, etc. es evidente que el "Bienestar total" (entendido en términos de PIB, como digo) disminuye, a cambio de una mayor igualdad o equidad en el reparto de los recursos disponibles en la sociedad. Hablaremos sobre ello más adelante, como digo; pero sirva esto como avance del panorama de discusión que propongo (y creo que propone Rawls).

En todo caso, si alguien encuentra sesgadas las opciones de la figura de Rawls, y eso le bloquea su disposición a discutir el asunto, puede perfectamente sustituir el título del eje de ordenadas por Gasto Público (en vez de Igualdad) y el del eje de abscisas por Impuestos (en vez de Bienestar total), si bien teniendo en cuenta que en este caso según nos alejamos del origen, el nivel de impuestos sería cada vez menor. Se trataría, entonces, de unir los puntos de indiferencia para el sujeto, es decir, estimar cuánto está dispuesto en cada punto a intercambiar de Gasto Público por Impuestos. La convexidad aquí significaría que, para que al sujeto considerado le resulte indiferente, cuanto más elevados sean los impuestos, se precisaría un mayor aumento del Gasto Público para que le resulte aceptable; y, viveversa, cuanto más elevado sea el gasto público, incrementos del mismo requerirán aumentos de impuestos cada vez más pequeños para que el sujeto los acepte sin queja; o sea: le resulten indiferentes la nueva situación y la anterior.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 24 Ene 2015 12:48 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Rawls 25 Ene 2015 21:26 #28211

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1728
  • Gracias recibidas 1514
En realidad, Nolano, yo no trataba de plantear objeciones sino que lo que solicitaba eran aclaraciones. Entiendo perfectamente que te hayas limitado a interpretar la figura y la exposición de Rawls de la manera que la entiendas más útil para un debate filosóficamente relevante. Ahora bien, hubiese sido más pertinente haber empezado dando la explicaciones y las razones que da el propio Rawls sobre esas curvas. Aunque bien es verdad que aún no has acabado de presentar todo el texto completo. Por cierto, no veas en mis palabras una crítica hacia tu trabajo.

Tampoco he dicho que exista una incompatibilidad entre la igualdad y el bienestar total. Lo que preguntaba era el porqué a medida que aumentaba el bienestar total tenía que disminuir la igualdad. Aunque observo que has apuntado una de las posibles causas.

Con lo que ya no estoy de acuerdo es con la afirmación que haces de que no es necesario definir “satisfacción” para nuestro análisis. Si no definimos o conceptuamos lo que debe de entenderse por “satisfacción” entonces queda en el aire el fundamento del porqué un individuo preferiría cualquier punto de una curva más alejada del origen de coordenadas. Como también se entendería la razón de la afirmación de que la “satisfacción” es la misma en todos los puntos de una misma curva.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Rawls 25 Ene 2015 21:54 #28212

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Interpreto tu mensaje como una aportación al debate. Y entiendo tus observaciones porque a mí tampoco me parece obvio que Igualdad y Bienestar total sean dos "bienes" excluyentes entre sí. Por eso interpreté a mi manera el concepto con que Rawls rotula el eje de abscisas de su figura.

En cuanto a una definición de "satisfacción", sigo pensando que no es necesaria. Si uno tiene varias (en realidad infinitas) combinaciones de bienes o servicios a su disposición, se toma como punto de partida que habrá ciertas combinaciones que ese sujeto considerará preferibles a otras; es decir, es capaz de ordenar esas combinaciones de peor a mejor (mediante los correspondientes juicios de valor), y adoptará sus decisiones prácticas (incluidas las de orden "moral" en sentido estricto, pues en sentido amplio todas las decisiones son morales) basándose en esa ordenación de preferencias. Y habrá ciertas combinaciones que considerará equivalentes a muchas otras: le resultarán indiferentes. Basta con eso para entender la figura de Rawls (o cualquier otra representación de un mapa de curvas de indiferencia, que son muy frecuentes en el análisis económico; eso no lo ha inventado Rawls).

De hecho, ni siquiera es necesario hablar de "satisfacción"; hay quien habla de "utilidad", por ejemplo. Lo que importa aquí es que el hombre tiene que elegir y, para ello, ordenar valorativamente las opciones posibles a su alcance, intentando conseguir una maximización del valor de lo obtenido, que es función del que atribuye a cada combinación de recursos disponibles según su capacidad (que no es ilimitada).

Cómo llamemos a lo que determina esa elección (y menos aún cómo lo definamos) no es relevante en nuestro análisis. No hay una definición a priori o intensiva de satisfacción; es una definición a posteriori y observacional: si veo que el sujeto X cambia una cosa por otra, digo que es porque la segunda le satisface más que la primera; incluso si se desprende de algo por pura filantropía es porque obtiene mayor satisfacción (o utilidad) por el placer interior que le proporciona su altruismo que por el disfrute de la cosa de la que se desprende. Si no fuera así, no haría el cambio. Naturalmente, no hay nada metafísico que llamemos "satisfacción".
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 25 Ene 2015 22:05 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Rawls 01 Feb 2015 22:05 #28279

  • Nolano
  • Avatar de Nolano
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 3747
  • Gracias recibidas 3331
Hemos visto en la Figura 1 del libro de Rawls el mapa de curvas de indiferencia de un sujeto determinado. Lo que el intuicionismo sostiene es que ese mapa no puede ser justificado racionalmente; que hay otros posibles mapas para otros sujetos cuya intuición moral y política sea diferente, tan injustificados como aquél. La figura 2 recoge ese hecho superponiendo dos mapas diferentes de curvas de indiferencia, atribuibles a dos sujetos distintos.

No es importante en este análisis lo que representen los ejes de abscisas y ordenadas; lo importante es que hay diferentes preferencias para diferentes sujetos, que dichas preferencias no pueden ser justificadas racionalmente, sino por vía de adhesión emotiva a ciertos principios personales, y que, en consecuencia, el debate político está abierto y no parece haber mucho margen para alcanzar un consenso, pues las curvas de indiferencia de unos y otros se cruzan.

No obstante, y para no perder la perspectiva política, aunque abandonando la vaguedad de Rawls, con sus dos opciones de Igualdad y Bienestar total, un tanto equívocas como ya comentó Elías, y estando de acuerdo con éste, podemos, sin temor a distorsionar mucho el sentido de la exposición de Rawls, identificar las curvas de indiferencia continuas como atribuibles a un individuo "laborista" (para utilizar la terminología política británica) o, más en general, de izquierdas, mientras que el mapa de curvas de indiferencia representado mediante líneas discontinuas correspondería a un "liberal", o a uno de derechas. No es una terminología que me agrade mucho utilizar, esa de izquierdas y derechas, pues partidos como el PP en España (que ha establecido tipos de gravamen sin parangón en nuestra Historia) o el ANEL (socio de Gobierno de Syriza en Grecia), que podríamos calificar sin titubear de "derechas", o personajes como el Papa actual (¿se puede ser más de derechas que el Papa?) tienen de todo menos de liberales; pero creo que nos entendemos todos.

Nuestro ciudadano igualitarista prefiere, por mera intuición moral, un reparto equitativo de la renta y la riqueza, y sólo a cambio de grandes incrementos de riqueza total estaría dispuesto a sacrificar pequeñas cuotas de igualdad. Por el contrario, nuestro ciudadano liberal prefiere una gran renta y riqueza global, y sólo admitiría pequeños sacrificios de bienestar total a cambio de enormes incrementos de equidad. De hecho el comunista extremo tendría un mapa de curvas de indiferencia totalmente horizontales; y el liberal extremo anarcocapitalista tendría un mapa de curvas de indiferencia totalmente verticales.

La figura de Rawls no profundiza, sin embargo, en algunos aspectos que creo que son bastante relevantes y que intentaré hacer explícitos con ayuda de algunos gráficos adicionales. Por ejemplo, en la Figura 2, se podría pensar: Si el punto C y el punto D son indiferentes para el primer sujeto y, sin embargo, el punto D es preferible para el segundo sujeto, podemos llegar a un consenso social y situarnos en este punto D. Pero eso no es así porque hay que contar con la restricción presupuestaria o recta de balance. Es una recta que une los puntos que puede alcanzar la sociedad en un momento dado y significa que hay puntos que no se pueden alcanzar.

En este gráfico (que no es de Rawls), se ve que siempre hay una restricción presupuestaria, una recta que une los puntos posibles en un momento dado para el sujeto. Las magnitudes que utiliza Rawls, Igualdad y Bienestar total, son poco adecuadas para poner esto de manifiesto, pues, como ya dijo Elías, no está demasiado claro en qué forma una y otro sean incompatibles y una cantidad de una requiera una menor cantidad del otro. Por eso propongo pensar en un Presupuesto de un Estado y, para simplificar, supongamos que sólo hay dos usos posibles para ese Gasto Público: Seguridad y Educación. Un sujeto de derechas extremo puede querer que todo el Presupuesto se gaste en Defensa, Interior y Justicia y nada en Educación (la Educación es un bien que puede ser suministrado por el Sector Privado a cambio de un precio); un sujeto de izquierdas extremo puede querer que todo el Presupuesto se emplee en Educación. Por tanto, hay un punto en el eje de abscisas que determina el máximo gasto posible en Seguridad (todo el Presupuesto) y un punto en el eje de ordenadas que determina el máximo gasto posible en Educación (todo el Presupuesto). La línea recta que une ambos extremos representa la infinidad de puntos intermedios de combinaciones posibles de cantidades destinadas a Seguridad y a Educación.

Como las curvas de indiferencia para un sujeto son más preferibles cuanto más alejadas están del origen de ordenadas y las curvas de indiferencia son convexas, habrá un solo punto óptimo para el sujeto: el punto en el que la recta de balance o restricción presupuestaria no corta a ninguna curva, sino que es tangente a la curva de indiferencia alcanzable más alejada del origen de coordenadas, como muestra nuestro gráfico.

Pero como quiera que, si consideramos ahora nuestros dos sujetos, la inclinación de las curvas de indiferencia de cada uno de ellos es diferente, el óptimo para cada uno de ellos tendrá lugar en lugares diferentes de la recta de balance. Por ejemplo, volviendo a la figura 2 de Rawls, si en el punto D es tangente la curva de indiferencia discontinua (liberal) con la recta de balance o restricción presupuestaria, ese ciudadano está totalmente satisfecho, pues no se puede alcanzar una posición mejor para él. Pero como las curvas de indiferencia continuas (laborista) tienen otra inclinación, su curva de indiferencia óptima alcanzable será tangente con la recta de balance mucho más arriba y a la izquierda (más cercana al origen del eje de abscisas y más alejada del origen del eje de ordenadas). En consecuencia, el intuicionismo conduce a un conflicto irresoluble por medios racionales, pues ninguno de los dos sujetos podrá aducir buenas razones para que el otro cambie la "inclinación" de sus curvas de indiferencia, ya que esa inclinación de las curvas se fundamenta, exclusivamente, en la intuición de cada uno de ellos. O, como decía Carnap, en su "actitud emotiva ante la vida".

¿Nos condena eso, según el intuicionista, a una lucha perpetua de todos contra todos? A este respecto nos dice Rawls:

The intuitionist hopes that once these axes, or principles, are identified, men will in fact balance them more or less similarly, at least when they are impartial and not moved by an excessive attention to their own interests. Or if this is not so, then at least they can agree to some scheme whereby their assignment of weights can be compromised.
"El intucionista espera que una vez que se identifican esos ejes, o principios, los hombres buscarán un equilibrio de forma más o menos similar, al menos cuando son imparciales y no llevados por una atención excesiva hacia sus propios intereses. O, si no ocurre así, por lo menos pueden llegar a una acuerdo sobre algún esquema mediante el cual sus ponderaciones puedan llegar a un compromiso" (p. 34).

Y aquí es donde Rawls muestra su disconformidad con el intuicionismo y las bases sobre las que pretende su refutación:

[The intuitionist] contends that there exists no expressible ethical conception which underlies these weights. A geometrical figure or a mathematical function may describe them, but there are no constructive moral criteria that establish their reasonableness. (...) A refutation of intuitionism consists in presenting the sort of constructive criteria that are said not to exist.
"[El intuicionista] argumenta que no existe ninguna concepción ética expresable que subyazga a esas ponderaciones. Una figura geométrica o una función matemática puede describirlas, pero no hay criterios morales constructivos que establezcan su razonabilidad. (...) Una refutación del intuicionismo consiste en presentar el tipo de criterios constructivos que aquél afirma que no existen".

Eso es lo que se propone Rawls con su teoría de la justicia como ecuanimidad, establecer, con fines constructivos, los principios de una convergencia o esquema básico aceptable de principios éticos comunes en una sociedad plural, de principios morales emotivos distintos pero que deben convivir.
Bin ich doch kein Philosophieprofessor, der nöthig hätte, vor dem Unverstande des andern Bücklinge zu machen.
No soy un profesor de Filosofía, que tenga que hacer reverencias ante la necedad de otro (Schopenhauer).


Jesús M. Morote
Ldo. en Filosofía (UNED-2014)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 02 Feb 2015 12:53 por Nolano.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
  • 2
Tiempo de carga de la página: 0.145 segundos