Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: El descrédito de la filosofía

El descrédito de la filosofía 17 Sep 2017 18:48 #41042

  • Daniel Montes
  • Avatar de Daniel Montes
  • DESCONECTADO
  • Sancionado
  • Mensajes: 44
  • Gracias recibidas 28
En uno de los aforismos del Oráculo Manual y Arte de Prudencia del príncipe de los filósofos españoles, Baltasar Gracián, se puede leer lo siguiente: “Está desacreditado el filosofar, aunque es el ejercicio mayor de los sabios. Vive desautorizada la ciencia de los cuerdos. Introdújola Séneca en Roma; conservóse algún tiempo cortesana; ya es tenida por impertinencia. Pero siempre el desengaño fue pasto de la prudencia, delicias de la entereza.”(Aforismo C).

¿Qué pasó para que la filosofía se convirtiera en algo marginal, proscrita de la ley de la convención y propia de las excentricidades de unos individuos solitarios? ¿Acaso dejó de ser así desde su comienzo? ¿Es la filosofía algo exclusivo de sabios y exclusivista?
Platón en Banquete relata, por boca de Diotima, el mito del nacimiento de Eros y allí afirma que el filósofo, a diferencia del sofista, ni es sabio máximo ni ignorante absoluto, sino un término medio de sapiencia que aspira a saber más, a conocer su ignorancia y ser arquitecto de su prudencia. Muy otra es la afirmación de República, donde sostiene que el filósofo debe ser basileus para pilotar la ciudad-estado: hasta que los filósofos no se hagan reyes o los reyes no se hagan filósofos no existirá “Kallipolis”.

Parece ser que, a pesar del Sócrates de la Apología platónica y del Epicuro de Carta a Meneceo, donde afirman que nadie es lo suficientemente joven o viejo para no filosofar—esto es, se concibe la filosofía como disciplina democrática—, acabó imperando el Platón de República y la filosofía se volvió algo elitista y aristocrático.

Algo así afirma también Ortega y Gasset cuando dice cómo se trata en España a los intelectuales por parte del común de los ciudadanos. Ortega también era aristocrático y su filosofía iba encaminada a una aristocracia de la inteligencia.

Sin pretender comulgar con la idea de Nietzsche cuando dice que la moral y los valores de los más cobra preponderancia y se acaba imponiendo en un momento de la historia, con lo que esto significa de depreciación, minusvaloración y decadencia de los valores aristocráticos filosóficos… sin comulgar con esto—aunque su parte de razón hay en ello—, hay que decir que si el intelectual quiere que se le tome en serio y sea escuchado debe (re)hacer la filosofía como un saber sin ínfulas de sabiduría absoluta, propia de elegidos e iluminados, exclusiva de élites y gente aristocrática; dejar de hacer filosofías herméticas, obscuras y exclusivistas y (re)tornarla al dominio en el que la ubicaron gente tan válida como Sócrates y Epicuro.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.114 segundos