Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Gadamer. Los prejuicios no siempre son malos. Círculo hermenéutico

Gadamer. Los prejuicios no siempre son malos. Círculo hermenéutico 18 Sep 2012 15:02 #8920

  • Tasia
  • Avatar de Tasia
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 597
  • Gracias recibidas 774
Para Heidegger la comprensión del texto posee una estructura circular en la que el objetivo es acceder a “la cosa misma”, esto es, al sentido real del texto, sin dejarse guiar por “ocurrencias propias ni por conceptos populares, posición, previsión o anticipación”.

La estructura circular se basa en la elaboración de un proyecto previo del lector, unas determinadas expectativas de sentido respecto al texto. Dichas expectativas serán confirmadas o refutadas en el texto, de modo que constantemente se estarán elaborando nuevos proyectos de sentido. Los conceptos previos serán sustituidos por otros más adecuados hasta alcanzarse la unidad del sentido. Lo más importante es que se lee con visión de conjunto, integrando lo nuevo a lo leído y a las ideas previas, pero permitiendo que el texto hable por sí mismo y verifique o falsee aquellas ideas. No se adquiere conocimiento hasta que las ideas son confirmadas en las cosas mismas.

Por tanto, no se trata de renegar de las ideas previas o del condicionamiento social e histórico, sino de ser consciente de dichas anticipaciones para poder controlarlas y ganar una correcta comprensión de las cosas mismas. Son los prejuicios no percibidos los que dificultan la comprensión.
En consecuencia, un prejuicio no tiene porqué ser un juicio falso sino que puede ser confirmado o refutado por la cosa en sí.
Lo esencial es estar abierto al texto, poniendo en relación lo que nos dice con nuestras propias opiniones. La receptividad no implica ni neutralidad ni autocancelación, sino autoconciencia y dialéctica.

Esta defensa de las ideas preconcebidas dista mucho del pensamiento ilustrado que reniega de toda opinión o creencia previa a un razonamiento.
Para los pensadores ilustrados la única fuente de conocimiento es la razón y no la tradición. Los prejuicios tienen que ser siempre justificados. La ilustración desarrolló un “prejuicio contra los prejuicios”. Una defensa del logos frente al mythos que suponía una drástica ruptura entre ambos.
En oposición a dicha postura teórica el romanticismo defendió lo antiguo por el hecho de serlo, encontrando una sabiduría superior en los tiempos del mito. Frente a la perfección de la razón se defiende el poder del inconsciente.
La escuela histórica del siglo XIX, en conexión con el pensamiento romántico sostenía el valor propio del pasado (incluso superioridad) que no había de ser investigado desde los parámetros del presente. Esto dio lugar a una distancia metodológica.
Pero realmente la razón histórica romántica es un producto ilustrado. Si para la ilustración la tradición es siempre absurda a la razón, solo puede ser entendida comprendiéndola como histórica. Ambas corrientes deprecian el prejuicio.
La ilustración griega, a diferencia de la de las luces, no suponía la negación del mito ni de la tradición. En el pensamiento platónico ambos aspectos se entrelazan.
Para Gadamer la razón sólo existe como real e histórica, de modo que no es posible el conocimiento distante. No es la historia la que nos pertenece sino que somos nosotros los que pertenecemos a ella. Por ello p. 344 “los prejuicios de un individuo son, más aún que sus juicios, la realidad histórica de su ser”.

Reconocer la realidad finita e histórica del hombre, implica admitir que hay prejuicios legítimos.
¿Cómo reconocer un prejuicio legítimo?, para descubrirlo hemos de analizar qué prejuicios son ilegítimos.

Para la ilustración el uso disciplinado y metódico de la razón nos protege de cualquier error. Cuando se usa la propia razón podemos equivocarnos por un prejuicio que nos conduzca a una conclusión precipitada. La sistemática cartesiana nos previene de estos errores.
Sin embargo, el prejuicio más peligroso para los ilustrados es la tradición pues conlleva adoptar una conclusión basándose en la autoridad y no en la propia razón. Autoridad y razón se convierten en términos antitéticos. Hay que luchar contra esa inclinación preconcebida a favor de la autoridad.
Así, la ilustración celebra la gesta de Lutero consistente en sostener que el sentido razonable del texto ha de primar sobre cualquier imposición. La hermenéutica de la interpretación directa del texto es la única fuente de conocimiento del mismo.
Schleiermacher añade, dentro de los prejuicios de autoridad, las sujeciones que son “la preferencia por aquello que está más cercano al propio círculo de ideas”.

Podemos observar que la ilustración tiene un concepto de autoridad deformado y prejuicioso. Es asimilada en todo caso a la ciega obediencia.

Sin embargo, el propio Descartes advierte de la necesidad de mantener una moral provisional, al margen de la construcción racional de todas las verdades.
Asimismo, en nuestras vidas cotidianas, entendemos razonable la enseñanza de un maestro a su pupilo y de un padre a su hijo. Una vez que la razón está plenamente formada también aceptamos la autoridad como razonable en el caso de los especialistas del derecho, la ingeniería o la medicina, pues aceptamos que su juicio está más fundado que el nuestro. En estos casos la autoridad no implica una renuncia a la propia razón sino el respeto a la sabiduría de otra persona que ha dedicado tiempo y esfuerzo a formarse en un área determinada. Por tanto, en muchos casos, la autoridad reposa sobre el reconocimiento. Es una acción de la razón que se hace cargo de sus propios límites. Que la otra persona tenga una visión más amplia del problema o esté más formada en la materia son aspectos que nos llevan a otorgar autoridad.
Es cierto que cuando media la autoridad no nos cuestionamos con el mismo rigor lo que nos dicen que cuando llegamos a una conclusión mediante nuestro arduo razonamiento. La autoridad nos ahorra ese esfuerzo que sería inabarcable para nosotros y se funda sobre la creencia en la veracidad de lo que afirma esa persona.

Conviene recordar, alejándose de la visión despectiva ilustrada de toda tradición, que lo aprendido y heredado de nuestros padres y de nuestra cultura determina ampliamente nuestras instituciones y comportamiento.
Entre tradición y razón no es necesario sostener una oposición tan tajante como la sostenida tanto por la ilustración como por el romanticismo. Todo lo que nos es transmitido, aun lo más venerable o impuesto, necesita ser asumido y afirmado para perpetuarse. La conservación es pues, un acto de la razón. Además, incluso en las transformaciones más tumultuosas de la vida, en los cambios sociales más revolucionarios, perdura más de lo que nadie creería integrándose en lo nuevo.

Ni siquiera la metodología más sistemática de las ciencias naturales o la lógica logra sustraerse a la realidad histórica, pues esta condiciona el significado final de la investigación, la elección del tema, el estímulo del interés del investigador y la obtención del nuevo planteamiento.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: eurínome

Re: Gadamer. Los prejuicios no siempre son malos. Círculo hermenéutico 18 Sep 2012 22:22 #8927

Lutero dijo La razón es la ramera del diablo.
¿Está eso en consonancia con esto?
Así, la ilustración celebra la gesta de Lutero consistente en sostener que el sentido razonable del texto ha de primar sobre cualquier imposición
Me da la sensación de que en hermenéutica se hace una especie de lavado de conciencia por la previa militancia ilustrada de los precursores y seguidores de Heidegger y Gadamer, y suya propia.
Si Heidegger en épocas jóvenes adhirió a una especie de neokantismo, enfrentado exhausto ante las codeterminaciones de la técnica contemporánea, rehusa de su pensamiento ilustrado e intenta realizar un rescate vergonzante de la tradición.
Así, apoyados en Heidegger, los hermeneutas tratan la conexión entre las ideas de tradición y de razón de modo yuxtapuesto, cuales ámbitos que se acumulan dialécticamente y se van mejorando para una mejor apertura al ser.
Sin embargo, tradición son muchas cosas, pero sobre todo razón operatoria.
Para los que no venimos de aborrecer lo viejo ni de pensarnos oprimidos por la técnica no es necesaria esta vergonzante peudoreconciliación.
Última Edición: 18 Sep 2012 22:32 por José Antonio Marina.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re: Gadamer. Los prejuicios no siempre son malos. Círculo hermenéutico 19 Sep 2012 00:56 #8929

  • Tasia
  • Avatar de Tasia
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 597
  • Gracias recibidas 774
-Sin embargo, en muchos de los que no se sienten oprimidos por la técnica sí se hace necesaria la aceptación del lado subjetivo, ideológico o emotivo de la vida.

Por ejemplo, en el mundo del derecho, suele considerarse como ideal la "imparcialidad", la "objetividad", lo "técnico" (por contraposición a lo ideológico, influido por sentimientos, subjetividades y fácilmente corrompible). Esto nos conduce en muchos casos a pasar por alto elementos a los que llamamos "técnicos" y que en realidad son tópicos, que se sostienen sobre la fuerza de la autoridad. La creencia en que se es imparcial va acompañada del legalismo, de la confianza ciega en el sistema que se presume un ente siempre racional y perfecto. El sistema es pleno, completo. El derecho es "científico" y parece que con esa palabra se cierra a cal y canto la posibilidad de la crítica.
La tecnocracia va sutilmente ocupando el terreno de la democracia. Es la tecnocracia que revestida de racionalidad deja las decisiones ideológicas sumidas en la irracionalidad o, en algunos casos, regidas por intereses que no tienen nada de inocentes.

Considerando que es posible una razón libre de prejuicios solo se cae en la ceguera ilustrada que permite el dominio sutil de la "autoridad" que la ilustración tenía por meta originaria suprimir.

Gadamer señala con acierto que hay un componente importante de nuestras decisiones vitales que no puede reglamentarse de antemano, que escapa a la normatividad. La tradición que está dentro de nosotros, nuestras vivencias, experiencias (individuales o como comunidad), ideologías, sentimientos...influyen sobre la decisión. También influyen en la decisión las particularidades del caso concreto, del instante concreto en el que nos enfrentamos a un dilema.

Los prejuicios (todo lo que tenemos aprendido de atrás) nos sirven para estar más preparados cuando nos enfrentemos a una situación determinada, para enfrentarnos con experiencia al asunto. Solo nosotros podemos decidir, al contrastar ese pensamiento previo con el caso concreto, si esos prejuicios nos sirven o no, si eran ciertos o no.

Una razón que pretende dudar de absolutamente todo, ser absolutamente autónoma (o científica, como ahora se suele decir) es una razón ciega, que hace la vista gorda ante sus propios presupuestos y axiomas heredados.

-Dices que los hermeneutas parten de una yuxtaposición entre las ideas de la tradición y las de la razón. Otro compañero me dijo que detectaba también en los hermeneutas una especie de separación sistemática entre el "yo" y el "objeto" o ser del mundo al que yo se abre. Este esquema dialéctico de yuxtaposiciones y conciliaciones no me acaba de convencer en lo que he leído de Gadamer.

Tendría que analizar a Heidegger directamente también, pero me parece una interpretación muy rígida de Gadamer que no está en la intencionalidad del autor. Yo no veo categorías separadas más que a nivel explicativo, puramente nominal. Encuentro más bien una fusión de objeto y sujeto, de eso a lo que llamamos razón y eso a lo que llamamos tradición, de los sentimientos con las razones ¿no es el dasein eso, un ser-mundo, un arrojo, vida volcada?

No sé, creo que parte del rechazo a Gadamer puede estar en tratar de ver su pensamiento como algo demasiado rígido, plagado de categorías separadas y de descripciones metódicas de cómo se produce el conocimiento.
A ver si alguien que controle bien Heidegger puede aclarar qué opina de esta cuestión.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Moni
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.147 segundos