Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Feminismo, Transexuales y Gais

Feminismo, Transexuales y Gais 08 Ene 2021 13:07 #59118

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1972
  • Gracias recibidas 1783
Recientemente he leído que la Fiscalía de Barcelona veía indicios para abrir una investigación a Lidia Falcón, Presidenta del Partido Feminista de España, tras la denuncia de la Federación Plataforma Trans interpuesta en Barcelona en diciembre de 2019

Los que la atacan la acusan de comentarios y acusaciones tránsfobas, en realidad, de odio, mientras que quienes la defienden dicen que lo único qur pretende es evitar que se “borren” a las mujeres defendiendo sus derechos y el de la infancia.

La verdad es que desconocía cuál era el trasfondo en el que se desarrollaba todo esta polémica.
Acudía a Google y allí pude leer una artículo publicado en el periódico el País de fecha 17 de noviembre de 2018 que a continuación les dejo:

"La cuarta ola del feminismo y el mundo gay se miran de reojo"

La pelea por los vientres de alquiler ha aflorado antiguas y nuevas fricciones entre el colectivo homosexual y el movimiento de la mujer

El feminismo y el mundo gay, antaño compañeros de viaje, se miran hoy de reojo. Muchos lo saben, pero no todos lo quieren reconocer públicamente. No se trata solo de los vientres de alquiler, aunque este asunto ha abierto una grieta que no se cierra, si acaso se agranda. La que ya se reconoce como cuarta ola del feminismo, que hoy en día saca a la calle a millones de mujeres, organiza un revolucionario Me Too, trata de cambiar la política, abraza la ecología y rechaza el capitalismo en su versión más dura, esa ola no se compadece con ciertos comportamientos del mundo gay. Choca con algunas formas de vida de la G del LGTBI.

En los últimos años, algunas feministas volvían la cara ante la ostentación de la caravana que reivindicaba los vientres del alquiler en el Orgullo Gay. Una práctica, la mercantilización del cuerpo de la mujer, que al feminismo en buena medida le espanta. “¿Qué podemos hacer las feministas con ese orgullo de mercado? La cuarta ola del feminismo es marcadamente anticapitalista, muy crítica con el neoliberalismo como fuente de desigualdad inagotable y de explotación. Pero no solo son los vientres de alquiler. El mercado tiene una capacidad infinita para articular las demandas patriarcales: vientres, prostitución, pornografía, la industria del sexo en general. Y ha tenido la misma capacidad y rapidez para satisfacer las disidencias sexuales”, dice la feminista Rosa Cobo Bedia, profesora de Sociología del Género en la Universidad de A Coruña.

“Para el feminismo radical, ciertos gais, no todos, están faltos de una reflexión profunda sobre la igualdad de género. Esto ya ocurre desde hace años. Ellos estaban más por homologarse con el mundo heterosexual y el feminismo preconiza cambios entre iguales, quiere combatir los roles de género y la supremacía masculina”, dice Luz Sanfeliu, militante feminista y profesora de la Universidad de Valencia.

En esa supremacía masculina en la que también se detienen ciertos gais, los que salen a la calle en julio en una manifestación paralela y minoritaria que se hace llamar Orgullo Crítico, más del gusto de algunas feministas. “El patriarcado está instalado en el colectivo gay. Muchos son machistas, yo lo sé porque soy activista LGTB y bisexual y me relaciono mucho con ellos. No entienden el movimiento feminista como lo entienden las mujeres. Algunos también son plumófobos, al gay más afeminado le miran mal. La masculinización física es la norma, si sales de eso no eres más que un mariquita gracioso”, critica sin ambages Javier Bujarrabal, colaborador del Orgullo Crítico. “Muchos gais no han hecho el camino del feminismo. Con su imagen musculada, machuna, a veces desprecian la pluma. Y algunos no se relacionan con las mujeres más que desde la superioridad”, asiente Beatriz Gimeno.

¿Qué opina de este divorcio entre feminismo y mundo gay Jesús Grande, el presidente de Cogam, el colectivo gay de Madrid?

“Hay un poco de separación de ideas, pero es solo con el feminismo más radical. Sobre la gestación subrogada hemos llegado a cierta comprensión, aunque no con todo el feminismo. Como colectivo estamos completamente a favor [de esta práctica], si no hay intercambio económico, reconoce. “Yo ya he atendido tres casos y los tres eran mujeres. Los que están en contra están muy mal informados”, asegura. Sobre los planteamientos del Orgullo Crítico sostiene que colaboran con ellos en algunas actividades y que “en algunas cosas tienen razón”.

Cuando se pregunta a las activistas vinculadas de siempre al feminismo, la cosa cambia notablemente. Uge Sangil no cree que el movimiento LGTB se haya posicionado abiertamente a favor de los vientres de alquiler. Tampoco todos los gais opinan así. “Yo estoy en contra de los vientres de alquiler. También sé de algunas polémicas entre el feminismo y el colectivo LGTB, pero creo que nuestra lucha es hereditaria del movimiento de las mujeres. Es verdad que algún sector del feminismo es transfóbico”, empieza Toni Poveda, un histórico activista LGTB. Pero reconoce que “el machismo y la misoginia impregna a toda la sociedad”, incluido a los gais. “Esto ha pasado siempre, ahora se está exagerando. Mi objetivo siempre ha sido la transversalidad del feminismo”, añade.

Sangil, presidenta de FELGTB, la federación nacional, reconoce que malestar hay, aunque no diría brecha, entre el movimiento feminista y el colectivo LGTBI, si acaso un “movimiento sísmico”. Y ella sitúa el epicentro en otro asunto: el sujeto político del feminismo, cuestionado también ahora. Se refiere a la división entre algunas feministas y las mujeres transexuales, de donde afloran extrañas palabras que ayer no existían: cismujer, bifobias, transgénero, terf.

Cismujer (o cishombre) es un término que quiere distinguir a las mujeres de las transexuales, por simplificar. Es decir, a quienes han nacido mujeres y están conformes con ello de aquellas que nacieron con genitales masculinos pero se saben mujeres. Y de esta diferencia nacen las siglas terf (trans-exclusionary radical feminist), con las que se señala a las que discriminan a las segundas o no quieren que formen parte del mismo club. Algunas feministas entienden que desplazar a la mujer como objeto del feminismo hará daño a la causa

UN PROGRAMA DE IGUALDAD O UN ASUNTO DE DIVERSIDAD

Las feministas reconocen que el movimiento gay es fuerte e influyente: “Tiene complicidad con las instituciones, los partidos, los medios de comunicación; la ley de matrimonio fue en España al tiempo que la de violencia de género, por ejemplo”, recuerda Rosa Cobo. Pero el auge del feminismo en los últimos tiempos parece haberlo dejado pequeño. “Tras compartir unas metas comunes, el movimiento gay ha hecho sus conquistas y se ha independizado mientras que el feminismo ha inundado a la sociedad con un programa de igualdad que quizá ahora es el principal programa de progreso. El feminismo lo abarca todo, incluidos los gais. Van por caminos paralelos, pero no distintos. Y no veo la necesidad de que vayan aliados”, dice Juan Sisinio Pérez, catedrático de Historia Contemporánea y autor de Historia del Feminismo.

Pero lo cierto es que durante mucho tiempo han ido de la mano. O los unos se han apoyado en las otras, como piensa Rosa Cobo. Por ejemplo, ciertas conquistas del feminismo que dieron como resultado la creación de concejalías, consejerías de la mujer, o incluso un Ministerio de Igualdad, se han encargado finalmente del asunto global de la “diversidad”, que también es una cuestión de igualdad, pero distinta. Incluso compartiendo recursos económicos. “Pues me parece genial. Mientras las feministas nos hemos quedado detrás el LGTB ha avanzado”, dice Uge Sangil, de la Federación estatal de gais y lesbianas.

Sin embargo, su colega Jesús Grande de Cogam, cree que más que discrepancias entre feminismo y gais es “el activismo, en general, el que se está desenganchando. Está paralizado y manipulado por los poderes fácticos”.

“Hay una parte del feminismo muy transfóbica, pero es porque no lo conocen. Yo soy crítica con parte del discurso trans, pero no con ellas. Por mucha discrepancia que haya, no creo que eso nos esté poniendo en peligro”, opina Beatriz Gimeno, en la actualidad diputada por Podemos en la Comunidad de Madrid, de siempre activista por los derechos LGTB.

Sexo y género

“El feminismo acogió a las trans y nos invitaron a ir en su pancarta del 8-M”, recuerda la activista Carla Antonelli, enfadada hoy porque algunas feministas, “no todo el colectivo”, se muestra en contra de las trans: “Las terf”, señala. “Y negar a las mujeres no es nada feminista”, añade. Ese mismo argumento es el que las feministas exponen a ciertas transexuales.

La cosa es que el sexo está permeando el movimiento feminista. Lo que antes era patriarcado ahora es heteropatriarcado. La cuestión de género como roles atribuidos a hombres y mujeres es ahora una cuestión de identidades sexuales. “Mis alumnos solo quieren hablar de género, de deseo, de sexualidad y ese debate fue vital para el feminismo en los años sesenta pero la libertad sexual es solo una parte del feminismo, la igualdad es otra”, explica Isabel Morant, catedrática de Historia Moderna de la Universidad de Valencia. “La discusión sobre los debates de identidad sexual está muy de moda entre los jóvenes, es algo que viene del mundo estadounidense. Creen que los derechos ya están superados y muchos de los estudios feministas en EE UU toman ahora como objeto la identidad: negras, hispanas.. el cuerpo da la medida de todas las cosas. La gente mezcla cada vez más los colectivos LGTB con el feminismo que es mucho más amplio”, añade Morant, que fue directora de la colección Feminismos, de la editorial Cátedra.

He aquí otro de los obstáculos donde la alianza entre el colectivo LGTB y el feminismo encuentra alguna grieta. “El movimiento gay, desde su acta fundacional en Stonewall, en 1969, ha crecido mucho y rápido, con menos resistencia social, por cierto, que el feminismo. Para ellos, el problema fundamental es la opresión sexual, las disidencias sexuales, la proliferación de los géneros, la forma de vivir la sexualidad. El feminismo es mucho más que eso, las feministas ya hicimos esa lucha por la emancipación sexual, junto con el colectivo LGTB”, analiza Rosa Cobo.

Efectivamente, gais y mujeres caminaron juntos durante mucho tiempo. El patriarcado, que quiere a la mujer mujer y al hombre hombre, ha machacado a ambos por igual. Por eso, no es casualidad que en España la ley de matrimonio homosexual llegara a España con el primer presidente declarado abiertamente feminista, José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero la lucha ha tomado muchos matices. Y hay quien defiende que algunos gais siguen siendo hombres machistas. O que el machismo no es solo cosa de heteros. “Ellos, como hombres, han sido socializados en la idea de que su sexualidad es un derecho y nosotras no”, sostiene Rosa Cobo. Cierta hipersexualización o la consideración de que el deseo sexual de los hombres es distinto (y a veces irrefrenable) es un reproche que el mundo feminista hace a menudo a los hombres, también a los gais. “El movimiento por la libertad sexual ha sido tan fuerte que ha acabado impregnándolo todo hasta el punto de que a parte del feminismo se le acusa de pacato. Se vio con el Me Too, que algunas feministas francesas acusaron a otras de puritanas, pero creo que están muy lejos de serlo”, dice Morant.

Mercado rosa es otra de las expresiones que surgen al abordar este divorcio entre el mundo morado y el multicolor. Define una forma de vida acomodada y sin freno entre algunos gais. Barrios que fueron humildes cuando no depauperados y ahora han experimentado una fuerte gentrificación. Son la élite.

“No tienen un movimiento social articulado como el feminismo, que ya cuenta tres siglos. Y no lo tienen porque en buena medida lo han vendido al mercado”, critica Rosa Cobo, consciente de que sus palabras no son cómodas. Las comparte Bujarrabal, del Orgullo Crítico: “Patrocinios, marcas, es el negocio del Orgullo actual, muy comercial y capitalista. En Chueca unos pocos empresarios gais se reparten el territorio: hoteles, bares; se han convertido en un parque de atracciones”. Matiza Uge Sangil: “Creo que ese mercado rosa es una minoría. No todos los gais son capitalistas. Muchos jóvenes no tienen ni para pipas”.

Nada a cambio

A la filósofa Celia Amorós le debemos el término “relaciones ruinosas”, que define aquellas causas a las que el feminismo prestó su apoyo sin encontrar nada a cambio. Ocurrió en la Revolución Francesa, que acabada la revuelta mandó a las mujeres a la cocina, o con el abolicionismo de la esclavitud, que de nuevo las dejó en la estacada. Hay más ejemplos en el pasado. Ahora es la ecología otra de las grandes luchas del feminismo y ya hay quien avisa de que se está pidiendo a la mujer más de lo debido para la salvación del planeta.

“Siempre seremos aliadas de las causas justas, pero el objetivo de muchos gais no es la emancipación de la mujer, sino de su colectivo. El feminismo es anticapitalista neoliberal, contrario al sistema patriarcal y tenemos una relación diferente con la sexualidad. Creo que el movimiento gay se ha apoyado en el feminismo. Fueron nuestros aliados, pero quizá a partir de ahora no lo serán, o solo una parte de ellos. La brecha es un hecho. Podremos coincidir en algunas cosas pero no establecer alianzas ruinosas”, dice Cobo.

Todos templan gaitas. Dicen que cualquier división definitiva puede afectarles a ambos. Carla Antonelli, zanja: “No caigamos en las falsas trampas y en debates ácidos y estériles porque podemos ir a una batalla campal. Hay que rescatar las alianzas”.
El tema ha sido cerrado.
Los siguientes usuarios han agradecido: vieyra79, , Moira, Xna

Feminismo, Transexuales y Gais 08 Ene 2021 13:49 #59119

  • Avatar de
Hola elías

El año pasado creo que se escenificó cierta ruptura dentro del movimiento LGTB+ durante el orgullo, donde hubo manifestaciones paralelas: por un lado, el desfile mayoritario y por otro lo que se llamó el "orgullo crítico", que es eso que describe Rosa Cobo en el artículo (que fue mi profesora de Sociología del Género en la carrera, excelente por cierto).

De todos modos, si no andas muy metido por las redes sociales, el fenómeno ahora mismo de más polarización entre el feminismo y el movimiento LGTB+ es el tema de las denominadas TERF (trans exclusive radical feminists) y el movimiento trans. Aquí, en el Reino Unido, hay polémicas constantes entre feministas y trans, incluyendo una enorme polémica y acusaciones de transfobia a J.K.Rowling. Si tengo tiempo, más tarde expongo un poco mejor el corazón de la discusión, pero básicamente las TERF demandan un espacio para el feminismo que excluya a las mujeres trans. El colectivo trans demanda que el reconocimiento del género de una persona sea independiente de su, digamos, estatus biológico: que el género sea autodefinido, que no haya que hormonarse o hacerse una vaginoplastia para ser reconocido como hombre o mujer por el estado. El colectivo feminista cree que eso puede ser peligroso para las mujeres en muchos ámbitos (prisiones, vestuarios, baños públicos, etc.) y creen que, en tal caso, debería haber espacios para mujeres "trans-free". Además, ciertas feministas opinan que separar el reconocimiento del género de la biología tiene problemas serios: si bien reconocen que las personas trans sufren en muchos casos exclusión social, creen que minimizar el género a una cuestión de elección personal ridiculiza de alguna forma la lucha feminista a lo largo de la historia, como si ser mujer fuese algo que se redujese a algo tan simple como la elección del género. Para ponerte un ejemplo, cuando la actriz de Juno Ellen Page anunció recientemente que era trans, y que pasaría a llamarse Elliot Page, los comentarios de muchas feministas al respecto fueron: "entiendo que ahora cobrará como un actor de Hollywood, no como una actriz".

Por otro lado, las feministas acusan al colectivo trans de que el género se vuelve muy complicado como herramienta de análisis si uno se trata de tener demasiado cuidado con cómo utiliza el lenguaje para no ser trans-excluyente. Por ejemplo, la polémica inicial de J.K.Rowling se debió a que compartió una noticia en redes sociales en la que se hablaba de los problemas que sufrían las "personas que menstrúan" en no sé dónde. Rowling comentó "recuerdo que había una palabra para referirnos a las personas que menstrúan, algo así como 'mojer', 'mujar'... algo así, no recuerdo". Y se le acusó de transfobia. Es verdad que nacer biológicamente mujer (aunque en los seres humanos haya escaso dimorfismo biológico, aunque haya casos de indeterminación sexual de muchos seres humanos) determina el tipo de vida que vas a tener, en ciertos lugares más que en otros. Y es verdad que los temas que trata y los problemas a los que se enfrenta el feminismo cada vez se parecen menos a los que trata el colectivo trans.

Esta es una respuesta rápida y poco precisa, por si quieres investigar en este tema. Si tengo tiempo, luego trato de dar una opinión más formada de este tema.

un saludo
El tema ha sido cerrado.

Feminismo, Transexuales y Gais 08 Ene 2021 13:54 #59120

  • Avatar de
Por cierto, creo que si se examinan de cerca los argumentos de ambos lados, tienen bastante sentido. Son inconmensurables, es verdad, necesariamente deben de chocar en algún lugar, pero creo que ambos tienen cierta verdad. El problema es que hoy parece imposible desviarte un mínimo de la opinión del de enfrente y que no te tachen de mil cosas. Lo que podría ser una discusión calmada y enriquecedora es ya una guerra abierta en la que sólo se sueltan eslóganes de un lado y de otro para achicharrar al de enfrente.
El tema ha sido cerrado.

Feminismo, Transexuales y Gais 08 Ene 2021 14:10 #59121

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1972
  • Gracias recibidas 1783
Hola, Leire89

Pues te agradezco toda la información porque desconocía toda esa problemática. Igualmente te agradecería, y si tuvieras tiempo, una mayor extensión y profundidad porque veo que conoces muy bien el tema.

Muchas gracias y un saludo
El tema ha sido cerrado.
Los siguientes usuarios han agradecido:

Feminismo, Transexuales y Gais 08 Ene 2021 23:10 #59124

  • Xna
  • Avatar de Xna
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 783
  • Gracias recibidas 1875
Hola
Hace unas semanas me interesé por el conflicto dentro del feminismo sobre la transexualidad y coincido con Leyra en que ambas posiciones tiene su cuota de razón y realidad, pero solo la discusión y la discrepancia alumbran aspectos que socialmente eran etiquetados de... Y metidos en un saco. Ahora sus complejidades se ponen sobre la mesa, como todo tema que se aborda desde la crítica feminista.
El tema es muy interesante. Se está debatiendo sobre el sujeto, fundamental en política y especialmente en política feminista. Definir jurídicamente al sujeto lleva implícito algunas prácticas excluyentes que no se perciben.
Es curioso porque las estructuras de poder de las que el feminismo busca emancipaciparse determina la propia categoría "mujer" que es el sujeto para el feminismo.
La categoría "mujer" no es universal ni hay una identidad común en todas las culturas. Tampoco la opresión de las mujeres tiene una única forma reconocible dentro de un sistema patriarcal universal o dominación masculina. No hay un patriarcado universal ya que los contextos culturales son diversos, como no hay una identidad de mujer universal. Lo femenino debe estar definido por la clase, la etnia y otros aspectos que determinan la identidad. Se somete a debate no solo el género, como construcción cultural en virtud del sexo biológico, también el sexo y el deseo.
La transexualidad pone en cuestión el carácter invariable del sexo y nos cuestiona acerca de si el sexo es construcción cultural como lo es el género, si tal vez la distinción sexo/género no existe como tal.
Ambas posiciones, la del sujeto encarcelado en un cuerpo con el que no se identifica y condenado a la "no vida" y la mujer, y su lucha de siglos contra la dominación por razón de su biología tiene razones para debatir sobre sujeto e identidad
Última Edición: 08 Ene 2021 23:19 por Xna.
El tema ha sido cerrado.
Los siguientes usuarios han agradecido: elías, , ksetram, Moira

Feminismo, Transexuales y Gais 09 Ene 2021 00:47 #59125

  • ksetram
  • Avatar de ksetram
  • DESCONECTADO
  • Platónico
  • Mensajes: 228
  • Gracias recibidas 454
Hola Xna,
te felicito por cómo has llevado los dos temas al ámbito filosófico y cómo los has relacionado.

P.d. sin pretender desmerecer las opiniones de los otros compañeros, pues lo que señalo es que creo que ahora sí que se ha llevado el tema a un suelo filosófico con el comentario de Xna.
Última Edición: 09 Ene 2021 12:43 por ksetram.
El tema ha sido cerrado.
Los siguientes usuarios han agradecido: Xna

Feminismo, Transexuales y Gais 11 Ene 2021 10:48 #59162

  • MonicaM
  • Avatar de MonicaM
  • DESCONECTADO
  • Platónico
  • Mensajes: 250
  • Gracias recibidas 299
Hola

Efectivamente es un tema bastante profundo y extenso.

En la futurible ley para la igualdad plena y efectiva de las personas trans no se debate sobre la transexualidad sino sobre el transgenerismo. Ya existen leyes que reconocen formalmente los plenos derechos de las personas transexuales. En 2007 se eliminó la obligación de someterse a una cirugía para cambiar el sexo legal.

El transgenerismo colonizó parte del colectivo LGTBIQ+, y promociona la idea de que la sexualidad tiene que ver con la "identidad de género" (se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente) por lo que, a su entender, la homosexualidad es la atracción por personas con la misma "identidad de género". Hay una parte del colectivo que ya no usa esas siglas porque no están de acuerdo con esto.

La fundamentación filosófica viene del postestructuralismo y la deconstrucción. La diferencia se toma como emancipatorio.

Ya no habrá macho o hembra sino género fluido. Se va a legislar sobre deseos, sobre identidad de género sentida…ser mujer será un sentimiento…yo deseo ser mujer, así que soy mujer.

Plantea que el sexo es asignado arbitrariamente, y que cualquier persona puede modificar su sexo legal si manifiesta que tiene una “identidad” femenina, masculina, no binaria, fluida, etc.

Para la teoría queer, hay una inversión sexo-género, el sexo es un constructo social y el género es una esencia, y se multiplican los géneros. Se perpetúan los estereotipos de género, sexistas y patriarcales, contra los que el feminismo ha luchado siempre. La feminidad es un constructo social, cultural, como el género, que establece parámetros de comportamiento rígidos y estereotipados. El género es una herramienta de opresión, no es una identidad, como se pretende. El feminismo es abolicionista del género.

El texto constituye un paso hacia el borrado legal de las mujeres y su sustitución por la “identidad de género” determinada a voluntad. Se anula el sujeto mujer como categoría política. Ya está pasando, se está sustituyendo mujer por mujeres, (por ejemplo, El Instituto de la Mujer ha sido sustituido por Instituto de las mujeres).

En otros países ya existe y pronto existirá en el nuestro, en la legislación, educación, etc, ya no será mujer sino cuerpo o persona menstruante, cuerpo o persona gestante (como si no fuera el sexo femenino el que menstrua o pare), vulvoportante, personas con útero, personas embarazadas, etc, lo que conlleva la eliminación de la categoría jurídica de mujer, por lo que choca con las leyes de violencia de género, imposibilita cualquier estudio estadístico para denunciar brechas de desigualdad, etc, infiere en los espacios de seguridad privados de las mujeres y NIÑAS (refugios, aseos, vestuarios), en el deporte femenino (hay noticias sobre esto a quien le interese), para conseguir las ayudas para la inserción social exclusivamente destinadas a mujeres para su inclusión; será irrelevante la desigualdad y la violencia que sufrimos las mujeres por nuestro sexo (violaciones, violencia doméstica, mutilación, trata, prostitución, vientres de alquiler, abortos selectivos, etc). Si el sexo legal desaparece, desaparecen también los derechos de las mujeres frente al machismo.

Al dar importancia a los cuerpos, al ser el sexo un constructo, la prostitución no es explotación sexual sino que “empodera” y los vientres de alquiler no son explotación reproductiva, sino que se hace “altruistamente”, todo bajo el lema de la libre elección.
El tema ha sido cerrado.
Los siguientes usuarios han agradecido: vieyra79, elías, , Xna, Dyanamon

Feminismo, Transexuales y Gais 11 Ene 2021 20:09 #59176

  • elías
  • Avatar de elías
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1972
  • Gracias recibidas 1783
Hola MónicaM

Muchas gracias por tu aportación.

Al final todo se juega en el concepto de persona. ¿La persona es naturaleza, la persona es cultura o la persona es naturaleza y cultura? Según nos adhiramos a una u otra concepción filosófica poseeremos una distinta concepción de lo que hay que entender por persona.

Y como bien dices: “La fundamentación filosófica viene del postestructuralismo y la deconstrucción”. Efectivamente, dicha postura debe encuadrarse dentro del culturalismo, es decir, de aquella concepción que considera que ser hombre o ser mujer es una mera “construcción” para la que nada influye lo biológico, lo orgánico, lo corporal. Por eso me ha extrañado, y puede que esté equivocado, cuando al final dices: “Al dar importancia a los cuerpos…”. Desde mi punto de vista, y puede que esté equivocado o te malinterprete, precisamente a lo que no dan importancia es a lo orgánico, a lo corporal, a los cuerpos. Es decir, lo biológico, lo orgánico y lo corporal no posee ninguna importancia en lo relativo a la sexualidad y al género.

Claro, alguien podría pensar que eso es totalmente incompatible con lo que nos dicen las ciencias. Y efectivamente, es incompatible. Bueno, es incompatible si se piensa que las ciencias son capaces de aportar conocimiento objetivo. Pero es que precisamente esta postura considera que las ciencias son meras "construcciones" sin valor objetivo alguno. Y por tanto, al final, todo se reduce a mero emotivismo o a un puro subjetivismo.

Un saludo
El tema ha sido cerrado.

Feminismo, Transexuales y Gais 11 Ene 2021 23:09 #59177

  • Xna
  • Avatar de Xna
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 783
  • Gracias recibidas 1875
Elías:Y como bien dices: “La fundamentación filosófica viene del postestructuralismo y la deconstrucción”. Efectivamente, dicha postura debe encuadrarse dentro del culturalismo, es decir, de aquella concepción que considera que ser hombre o ser mujer es una mera “construcción” para la que nada influye lo biológico, lo orgánico, lo corporal. Por eso me ha extrañado, y puede que esté equivocado, cuando al final dices: “Al dar importancia a los cuerpos…”. Desde mi punto de vista, y puede que esté equivocado o te malinterprete, precisamente a lo que no dan importancia es a lo orgánico, a lo corporal, a los cuerpos. Es decir, lo biológico, lo orgánico y lo corporal no posee ninguna importancia en lo relativo a la sexualidad y al género.

Al contrario, Elías, en el feminismo, o mejor dicho, en los feminismos, el cuerpo es la clave.
El tema ha sido cerrado.
Los siguientes usuarios han agradecido: Castlelita, MonicaM

Feminismo, Transexuales y Gais 12 Ene 2021 06:43 #59181

  • MonicaM
  • Avatar de MonicaM
  • DESCONECTADO
  • Platónico
  • Mensajes: 250
  • Gracias recibidas 299
Como bien dice Xna el cuerpo es la clave…el sexo es un constructo y la diferencia sexual no existe porque el cuerpo es una construcción.

Ya no somos personas, no somos hombres y mujeres, somos cuerpos, y el cuerpo, el cuerpo masculino, puede competir en el deporte femenino, ocupar espacios de mujeres, etc.

Una de las novedades de la ley anunciada es que no será necesario tener un informe médico ni psicológico para poder cambiar de sexo legal, será una “libre determinación”.

Según el anteproyecto de la ley: «Identidad de género»: “Aquella vivencia interna y personal del género tal y como cada persona la siente y determina, que puede o no corresponder con el sexo asignado al nacer, e incluye el sentido y vivencia personal del cuerpo a través o no de modificaciones en la apariencia o funciones corporales, a través de prácticas farmacológicas o quirúrgicas, siempre desde la autodeterminación personal.”

En algunos colegios (Protocolos Educativos basados en la “identidad de género en el cerebro” o “sexo asignado” de algunas CCAA), se obliga a los profesores a fomentar el género y a hablar de cuerpos equivocados, ejemplo, si un niño juega con cocinitas y practica ballet es que tiene una identidad de género femenina y, por tanto, debe ser una niña (se perpetúa el rol sexista). “…las administraciones educativas deben ocuparse de “la detección en alguna persona integrante del alumnado de conductas que manifiesten una identidad de género no coincidente con el sexo asignado al nacer.”

Asi, en nombre de la “identidad de género” se están aplicando bloqueadores hormonales para frenar la aparición de caracteres sexuales secundarios y operaciones quirúrgicas irreversibles.

Los derechos de las mujeres se basan en el sexo así que borrarlo es anular toda protección jurídica y normativa en materia de igualdad.
El tema ha sido cerrado.
Los siguientes usuarios han agradecido: vieyra79
Tiempo de carga de la página: 0.172 segundos