Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Libros

Libros 14 Mar 2024 12:57 #82294

  • Black Mask
  • Avatar de Black Mask
  • DESCONECTADO
  • Sancionado
  • abyssus abyssum invocat
  • Mensajes: 710
  • Gracias recibidas 1997
20240314_125353.jpg

En otro hilo, como se dice en boxeo, me han mandado a la escuela. Pero no puedo ir a dónde ya estoy...pero sí, leer más atento...
Vamos con los estoicos
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Anuska-, Geiriz, Futaki

Libros 14 Mar 2024 14:21 #82298

  • LSR—ct
  • Avatar de LSR—ct
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 91
  • Gracias recibidas 102
Lander telletxea escribió:
¿Sobre qué estas haciendo, si no es molestia? Yo también estoy con Schelling en HFMII. Idealismo estético y el concepto de Belleza en Bruno. ;)
Mi trabajo va sobre el problema del mal en la filosofía del idealismo alemán Fichte, Schelling y Hegel...... Yo es que soy un optimista
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Lander telletxea, Black Mask

Libros 22 Mar 2024 12:54 #82389

  • Black Mask
  • Avatar de Black Mask
  • DESCONECTADO
  • Sancionado
  • abyssus abyssum invocat
  • Mensajes: 710
  • Gracias recibidas 1997
20240322_121130.jpg



Desde que publicaron este libro, y lo compré, año y medio aproximadamente, he recurrido a él en varias ocasiones y para un para de asignaturas me ha venido bien. Lo sigo leyendo y me sigue aportando. Aunque es un libro editado como anónimo, se sabe que lo ha escrito Julien Coupat, integrante de Tiqqun, Comité Invisible y uno de los acusados en el montaje policial del estado francés contra los 9 de Tarnac.

En el libro nos descubré al inventor de la retórica anticonspiracionista, que no es otro que Karl Popper, quien fundó la Sociedad Mont Pelerin con Hayek, se puede decir que la conspiración más exitosa de la segunda mitad del siglo XX y responsable del neoliberalismo.
También nos habla del positivismo y del orate de Compte, al que sus propios discípulos tachaban de chalado. De la biopolítica y el algo más que supuso Tatcher, de la metafísica idealista de Luckacs etc...un pedazo de libro, en definitiva. Dejo una reciente entrevista con Coupat.


[Entrevista a los redactores anónimos del libro Manifeste Conspirationniste (2022), en la revista Suiza Moins ! Journal romand d’écologie politique Nº68 – Enero y febrero de 2024 (pp. 18-19). El libro fue editado en Francia por Éditions du Seuil –conocida y «célebre» editorial en tierras francesas–, aquí ha sido publicado por Pepitas de Calabaza.]



LA ILUSIÓN ESTATAL

Obra fuera de lo común y anónima, el Manifiesto conspiracionista (Seuil, 2022) [en castellano en la editorial Pepitas de calabaza, 2022) ]despliega un conjunto de ideas para un argumentario acusatorio repleto de referencias y sin estructuración explícita. La «conspiración» –que el sentido común asocia de buen grado a complots secretos urdidos por unos cuantos villanos malintencionados– arroja luz sobre la organización de la moderna desposesión de los seres humanos. Ejemplo tras ejemplo, se ve cómo la gobernanza se desarrolla en la serenidad de los salones y de ejercicios de simulación de la vida real. El Estado se revela a la vez como una máquina de alienación y una cortina de humo para desviarnos de los lugares del poder efectivo. Un manifiesto que nos invita a respirar juntos, contra el mundo-máquina. ¡Entrevista exclusiva!

Publicado en enero de 2022, el Manifiesto parece que ya no está disponible. ¿Qué ha pasado?

Puede parecer una locura, pero este libro ha sido despublicado, a pesar de que se vendía bien, o incluso mejor que nunca. Que nosotros sepamos, es una novedad en la historia de la edición francesa: una despublicación con restitución integral de los derechos franceses y extranjeros, de cuentas y stocks. Se sabía que un tweet o un post de Facebook se podía «despublicar» en un clic, pero un libro… eso no se había visto nunca. Y todo ello ha transcurrido en el mismo gran silencio cómplice que ha rodeado y sigue rodeando los abusos inverosímiles que han marcado la gestión de la Covid y su solución vacunal.

La insurrección que viene, el libro del Comité Invisible, había sido incluido integralmente en un expediente de instrucción antiterrorista, algo no visto desde la guerra de Argelia. Ahora, con la despublicación del Manifiesto Conspiracionista tras más de un año de distribución comercial, hemos sentado una especie de precedente, un precedente tanto más inquietante cuanto que interviene sin ruido ni escándalo, con nocturnidad. Hay que verlo como un homenaje del vicio a la virtud, o más bien de la mentira a la verdad. Por lo demás, cuando esto ocurrió, no pusimos el grito en el cielo ni buscamos gloria por ello. La época soporta dosis cada vez más ínfimas de verdad, particularmente el público francés, con su racionalismo mórbido, su cientificismo atávico y su grandiosidad nacional. Y este libro contenía dosis masivas de ella. Hay que decir que desde su publicación, e incluso antes, las presiones a Seuil tanto internas como externas, incluídas las policiales, nunca han cejado en el empeño de hacerse con su pellejo. La formidable voluntad de no saber, que aflige ahora a la mayoría de los que pretenden ser críticos sociales, ha llegado a hacer desaparecer la afrenta que representa el Manifiesto para ellos. No se podía imaginar una confirmación más perfecta de sus tesis.

Lúcido y necesario para unos, peligroso para otros, el libro ha recibido una acogida muy contrastada. ¿Cuál era su objetivo?

¿Contrastada? ¡Estáis siendo educados! No, uniformemente hostil, al menos en Francia. Todos aquellos que, ya fueran periodistas, izquierdistas, gente de «cultura», ambiciosos, cobardes o influenciadores, habían apoyado con sus acciones u omisiones la gestión gubernamental de la Covid, se sintieron legítimamente atacados.

El hecho de que los libreros de izquierdas se hayan creído en la obligación de esconder el libro en el fondo de sus estanterías para no ser acusados de «conspiracionismo» es en sí mismo cómico, aunque diga mucho del grado de terror ideológico reinante, pero no deja de inquietar el hecho de que los autodenominados «anarquistas» busquen aliarse con un antiguo miembro de la Ligue du LOL[1] o con los periodistas de L’Observateur en su pequeña cruzada contra la intolerable herejía del Manifiesto. La decadencia del humor es uno de los indices más seguros de la fascistización de una sociedad. Y la pérdida de toda lucidez intelectual suele preceder a los grandes horrores históricos.

El objetivo del Manifiesto es explícito desde su introducción: el epíteto «conspiracionista» constituye un arma retórica de descalificación dirigida contra todos aquellos que buscan comprender las fuerzas que arrastran a esta civilización hacia un desastre a fin de cuentas rentable, contra todos aquellos que se niegan a resignarse a semejante destino. Prestar consistencia teórica a esta categoría, manejarla como una evidencia, es de facto ponerse del lado de la dominación, cualesquiera que sean los edificantes motivos que se aleguen. Con el Manifiesto hemos intentado aportar, como siempre hemos hecho, una inteligibilidad estratégica de los procesos en curso. Al constatar cómo este libro anticipa y hace legible la nueva «guerra fría» declarada tras la invasión de Ucrania, tenemos la impresión de haber hecho un trabajo útil. Nuestra proposición «política» es la de asumir la conspiración positivamente, como disposición a la conspiración contra los dueños de este mundo. Una proposición suficiente y banalmente autónoma, después de todo.

¿De qué modo puede servir la «conspiración» para comprender el papel de los Estados y las relaciones de poder?

¡He aquí una pregunta que, formulada desde la Confederación Helvética, no deja indiferente a nadie! En Suiza es difícil ignorar lo que significa el provechoso y organizado reino del secreto, o el discreto pero definitivo divorcio entre lo que se dice y lo que se hace. Muchos de los acontecimientos mundiales, vistos desde las puertas cuidadosamente cerradas de los bufetes de abogados, bancos, laboratorios o sedes centrales suizas, por no hablar de las reuniones extraoficiales de Davos, ofrecen una cara completamente diferente y algo más realista de lo que la vulgata histórica proclama. Obsérvese más de cerca la trayectoria de un gran filántropo como Stephan Schmidheiny, el magnate suizo del amianto condenado formalmente a 18 años de prisión firme por sus pequeñas masacres industriales, amante de las plantaciones industriales de eucaliptos en tierras mapuches y coorganizador de la Cumbre de la Tierra de Río en 1992. O la de su gran amigo canadiense Maurice Strong, hombre de negocios del petróleo, la minería, el agua y la energía, cofundador del IPCC y del Foro de Davos, gran capitoste de la Conferencia de Estocolmo sobre Medio Ambiente de 1972, de las Cumbres de la Tierra bajo la égida de la ONU y miembro ejecutivo de la Fundación Rockefeller, pero también inventor de la noción orwelliana de «desarrollo sostenible» e intermediario bien remunerado en el escándalo del programa de la ONU «petróleo por alimentos» para Irak.

También es instructiva la trayectoria, en el siglo XX, de pioneros de la propaganda como Walter Lippmann, oficialmente periodista y teórico, pero sobre todo asesor de presidentes y hombre de confianza de los servicios secretos estadounidenses y británicos. No contento con inspirar los 14 puntos de Wilson, teorizar cínicamente la necesidad de la manipulación mediática de las masas democráticas ya en 1922, organizar la conferencia fundacional del neoliberalismo en París en 1938 o propagar la noción de «Guerra Fría», conspiró literalmente toda su vida, llegando incluso a participar en la concepción de la CIA. La necesidad de una conspiración de las élites por el bien de la humanidad nunca le abandonó desde su afiliación, cuando era un joven estudiante socialista en Harvard, a la Sociedad Fabiana. Toda acción histórica comporta una dimensión conspirativa, simplemente porque el poder es una cuestión de lealtad personal; hay conspiración en todas partes y, en cierto modo, esto es una buena noticia. No son sólo misteriosos procesos impersonales los que arrastran a las civilizaciones hacia su fatalidad, existe también el poder de actuar, por parte de los dominantes, pero también de la nuestra. Si para los dominantes es tan importante negar la dimensión conspirativa en el ejercicio del poder, es porque conocen su potencia e intentan reservársela en exclusiva. Por nuestra parte, sólo nos hace falta la audacia de conspirar contra ellos, a ser posible de manera tan feliz como siniestra es la suya.

Tras algunas vacilaciones, finalmente hemos incluido la palabra «cibernética» en nuestro glosario (véanse las páginas 16-17). ¿Qué relación tiene con la «conspiración» de la que habláis?

¡Hacéis bien en plantear esta cuestión! Figuraos que Heinz von Foerster, secretario de las Conferencias Macy que apadrinaron la cibernética, dice exactamente lo siguiente sobre la década 1943-1953, en un texto que sirve de introducción a las transcripciones de estas conferencias en su edición zuriquesa: «Es la década de una con-spiración, un «respirar juntos» entre una veintena de curiosos, intrépidos, elocuentes, ingeniosos y pragmáticos soñadores que acordaron dejar que su diversidad fuera su guía». Por supuesto, la cibernética, como ciencia del control y de la comunicación, y como ciencia del control a través de la comunicación, reviste todos los estigmas del contexto en el que nació –la Segunda Guerra Mundial, el Proyecto Manhattan, el alistamiento de científicos, sociólogos, antropólogos, psicólogos, teóricos y profesionales de la comunicación, etc. en el empeño bélico estadounidense–, pero sobre todo lleva el sello de las fundaciones «filantrópicas» estadounidenses cuya principal preocupación desde los años veinte son el control social, si es posible a nivel biológico, y la «gobernanza» de las democracias industriales de masas, en particular a través de los mass-media, es decir, la preocupación por preservar el poder por parte de la fracción más conspirativa del Capital. Como ha mostrado Bernard Dionysius Geoghegan en Code, From information theory to French theory, la cibernética sirvió inicialmente para recubrir con un barniz «científico», «epistemológico» y en el fondo religioso, un proyecto político y antropológico de colonización interna de las sociedades occidentales –un proyecto consciente de ingeniería social–. ¡Por supuesto que era necesario incluir la cibernética en vuestro glosario!

Algunos pensadores tecnocríticos hablan de la autonomía de la técnica, cuando las cosas se hacen «forzado por las circunstancias». Vosotros desarrolláis este punto, al tiempo que lo equilibráis con una reflexión sobre quienes planifican este mundo-máquina. ¿Quiénes son esos «ellos» que contraponéis a menudo al «nosotros»?

Hay, del lado del capital, de sus burocracias gerenciales, de sus think tanks transnacionales, de sus fundaciones filantrópicas, de sus agencias de comunicación, de sus servicios secretos, en resumen, de su tecnocracia, un grado de reflexividad histórica y estratégica que nuestro orgullo se niega a admitir. En el fondo, es humillante dejarse timar por los mismos burdos trucos que ya utilizaba Edward Bernays[2], o denunciados por Smedley Butler en su War is a racket, hace un siglo. Sí, fue British Petroleum quien lanzó la noción de «huella de carbono» en 2003 para difundir entre la población su culpabilidad concentrada en el saqueo de la vida en la Tierra. Sí, el modelizador del informe Meadows sobre los «límites del crecimiento» en 1972, Jay Forrester, no era otro que el jefe del proyecto Whirlwind en los años 50, que se utilizó para dotar al sistema de defensa antiaérea estadounidense SAGE con un ordenador adecuado, y nunca ha negado sus relaciones con el Pentágono. Y sí, no se trata sólo de que las industrias petroleras, químicas, tabaqueras o farmacéuticas lleven casi un siglo desplegando las más retorcidas estrategias de influencia para poder continuar con sus fechorías hasta el fin de los tiempos, sino que en realidad todo el asunto del «Medio ambiente», tal y como se plantea en los medios de comunicación es un señuelo lanzado deliberadamente por nuestros enemigos para neutralizar nuestra legítima venganza. Parafraseando a Deleuze, las estructuras que pisotean el medio ambiente son a tal punto excrecencias de las que se jactan de identificarse con él, que parecen dos funciones complementarias. No sin razón, cuando el conservador Haeckel apenas había inventado la «ecología», el comunero Reclus le opuso su mesología. Es bastante vertiginoso, pero cuanto más se acentúa y unifica planetariamente el despliegue tecnológico, mayor es la brecha entre las ontologías practicadas esotéricamente por los arquitectos del sistema y las ontologías obsoletas cuyo mantenimiento en la sociedad es asegurado públicamente. Lo único que importa a los dueños de este mundo es que su maquiavelismo se mantenga dentro de los límites de la «negación plausible». La obsolescencia programada es la manifestación más banal de la conspiración capitalista en nuestras vidas. La masa de crímenes sobre la que se ha construido esta civilización exige actualmente la liquidación de todo lo que no es ella, a fin de que, al no tener afuera, quede también sin juzgar. El crimen quisiera, habiéndose convertido en mundo, dejar de ser crimen.

En el panorama más bien sombrío que pintáis, uno se pregunta cómo podemos «conspirar» por nuestra parte –es decir, respirar juntos– o incluso cómo podemos simplemente «respirar»…

En realidad, es muy sencillo. Basta con encontrarnos, experimentar una percepción compartida del mundo, de lo que ocurre, de la vida que se desea, y dotarnos de los medios materiales, tanto cotidianos como ofensivos, para sostener y desplegar esta forma de vida singular. No pretendemos que esto pueda advenir sin guerra civil. Pero, después de todo, ¿no nació Suiza de una guerra civil hábilmente librada por campesinos armados?



* * *

[1] La Liga LOL es un grupo privado de Facebook de blogueros, periodistas, comunicadores y publicistas influyentes de Francia, cuyas supuestas actividades de acoso fueron objeto de un escándalo en 2019. [nota del editor]

[2] Publicista austriaco-estadounidense considerado como el padre de la propaganda moderna vía «relaciones públicas», trabajó para el gobierno estadounidense y la industria tabacalera. [nota del editor]
Última Edición: 22 Mar 2024 20:29 por Black Mask.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Anuska-, Lapidario, Futaki, Borrasca, Pedrobbbc

Libros 22 Mar 2024 17:36 #82392

  • rdomenech31
  • Avatar de rdomenech31
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 834
  • Gracias recibidas 1556
Conspiraciones por todas partes. Hay que ver cuánto se parecen las tesis de la extrema izquierda a las de la extrema derecha.

Afirmar que Popper era neoliberal es no haberle leído. En economía, Popper no defendía en absoluto un liberalismo económico extremo. Aunque defendía la importancia de limitar el poder del Estado para que no acabara con la libertad individual, defendía también la necesidad de un Estado activo que garantizara ciertos servicios sociales y que impidiera abusos en el ámbito laboral. Argumentó que en ciertas áreas como la sanidad, la educación y otros servicios sociales era necesario evitar privatizaciones, ya que la búsqueda de beneficios podría reducir la calidad de esos servicios. También se oponía a la total desregulación de la economía, porque consideraba que podía conducir a monopolios y abusos. Estoy totalmente de acuerdo con estas afirmaciones de Popper. La extrema izquierda confunde demasiado a menudo liberalismo económico con liberalismo político, seguramente de manera malintencionada.

La sociedad Mont Pelèrin aglutinó a muchos intelectuales liberales y no todos eran partidarios del liberalismo económico, aunque es cierto que la mayoría sí que lo eran. Esa sociedad no inventó el neoliberalismo, aunque sí que contribuyó a difundirlo. Algunos de sus miembros fueron grandes impulsores de las políticas neoliberales. De ahí a considerarlo como una conspiración... Si cualquier organización que haya defendido determinadas políticas es una conspiración tambíen lo debió ser la Internacional Comunista, digo yo. Aunque claro, supongo que solo lo son aquellas organizaciones que hayan defendido políticas que no le gustan al autor del libro.

En cuanto a Comte, si todos los que le insultan sin haberlo leído ojearan alguno de sus textos aprenderían unas cuantas cosas. A pesar de sus innegables excentricidades, realizó grandes aportaciones a la filosofía. A él le debemos haber difundido la idea de que la sociología podía ser una ciencia, por ejemplo. Le debemos también la crítica a una mala manera de hacer metafísica, basada en la mera especulación e invención y carente de argumentación realmente rigurosa. Es cierto que Comte comete el error de generalizar su crítica a toda metafísica, pero dicha crítica no deja de ser aplicable a cierto tipo de metafísica. Su obra inspiró a autores como Stuart Mill, Spencer, Avenarius, Mach y muchos otros. Aunque sus ideas estén hoy en día más que superadas y sean en su mayoría insostenibles, hay mucho que aprender leyendo su obra.
Última Edición: 23 Mar 2024 18:32 por rdomenech31.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Libros 22 Mar 2024 18:12 #82396

  • Black Mask
  • Avatar de Black Mask
  • DESCONECTADO
  • Sancionado
  • abyssus abyssum invocat
  • Mensajes: 710
  • Gracias recibidas 1997
Son liberales, pero no son liberales económicos, pero bueno la mayoría si lo son. Ahhhhh, me ha quedado más clara la contestación.
Te dije que pasaras de mi, pero no lo puedes soportar, día a día buscando donde he escrito algo...que vida tan triste....es superior a ti. En fin.. veo que no te aguantas de ir detrás, pues ala, que te aproveche estar siempre a la reactiva.Pero como te dije, pasa de mí.
Venga, ahora toca drama queen.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Libros 22 Mar 2024 19:15 #82397

  • rdomenech31
  • Avatar de rdomenech31
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 834
  • Gracias recibidas 1556
Popper es liberal pero no es neoliberal. Suongo que sabrás cuál es la diferencia entre el neoliberalismo (que es una doctrina principalmente económica) y el liberalismo político. Rawls, que era partidario del liberalismo político, era un gran defensor de la redistribución económica. Poco tenía de neoliberal. Muchos partidos neoliberales han defendido, en áreas distintas a la economía, ideas nada liberales. Seguro que todos podemos pensar en partidos que limitan ciertos derechos y libertades civiles (tomando por lo tanto medidas totalmente antiliberales) pero luego se declaran defensores de la libertad haciendo pasar la libertad económica por libertad en general.

Esa estrategia de confundir liberalismo económico con liberalismo sin más interesa a cierta derecha, que así se puede hacer pasar por defensora de la libertad sin serlo, y también a cierta izquierda, que así puede usar el rechazo al liberalsimo económico para justificar la violación de la libertad individual.

Si he criticado las ideas del libro del que has hablado no es porque pretenda perseguirte ni vengarme por nada. Si visitas otros hilos, verás que he criticado las ideas expresadas por muchos otros usuarios, sin que a ellos les moleste tanto. He criticado recientemente las ideas expresadas por Nolano en un hilo y por Xna y Pedro Pablo en otro. Las he criticado tan intensamente como he criticado las tuyas. Ellos, en vez de ofenderse, me lo han agradecido, porque vienen aquí a eso, a exponer sus ideas y a confrontarlas con otros puntos de vista. Se supone que a un foro de filosofía se viene para intercambiar y discutir ideas y para enriquecerse con los puntos de vista ajenos, no para predicar ante el atento oído de un rebaño.

Me ha quedado más que claro, en otras ocasiones, que tú no quieres dialogar con quien no piensa como tú. Por supuesto, no tienes ninguna obligación de hacerlo. Pero si expresas opiniones en un foro público no puedes pretender que quienes estén en desacuerdo no expresen sus puntos de vista al respecto.

No tengo interés alguno en dialogar con quien no quiere hacerlo y no voy a continuar ninguna discusión. Pero si se dice algo sobre Popper (un autor que me gusta mucho) que me parece erróneo, pues lo digo. Sobre todo para que quienes acudan al foro no se formen una imagen equivocada de ese gran filósofo que les lleve a no leer su magnífica obra.

No tengo ninguna intención de interactuar contigo. Pero si al leer algún mensaje tuyo considero que tengo algo que aportar sobre el tema que pueda interesar a otros miembros del foro, haré uso de mi libertad de expresión y daré mi opinión.

No sé si lo que sucede es que tienes algo contra mí o si lo que sucede es que no puedes soportar que alguien argumente en contra de las ideas que expones, tú sabrás.

Si en algún momento llegas a la conclusión de que es posible el diálogo entre quienes piensan diferente, estaré por aquí. Si no llegas a esa conclusión, lo que sí que te agradeceré es que dejes de faltarme al respeto. Yo no te he faltado al respeto a ti.
Última Edición: 22 Mar 2024 19:17 por rdomenech31.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Nolano, Lapidario

Libros 22 Mar 2024 19:30 #82398

  • Black Mask
  • Avatar de Black Mask
  • DESCONECTADO
  • Sancionado
  • abyssus abyssum invocat
  • Mensajes: 710
  • Gracias recibidas 1997
Pasa de mí. Es fácil. Yo paso mazo de tí.
No me paso por otros hilos porque paso mazo de leerte. Hay millones de cosas más interesantes que prefiero leer. Vas quitando la razón a todo el mundo, eso te pone, oye, igual hasta puedes que tengas razón, pero te pierden las formas. Ya son varios los compañeros que se han quejado, a mi plin, no te leo. Y como no te leo, como no interactuo vas detrás, a provocar, eres tu el que no soporta lo diferente, ahí vas a corregir y a dar tu opinión (como si no la supieramos ya....) diciendo a todos que estamos todos equivocados menos tu....ay señor!!! Que cruz!!!
Quien acuda al foro no se hará una idea basada en lo que yo digo, supongo. Irá a las fuentes si le interesa o no irá si no le interesa. Es la diferencia, poner las fuentes o pontificar todo el santo día dando tu opinión..no vaya a ser que los demás, que no tienen ningún criterio, se vayan a hacer una idea equivocada....en poca estima tienes entonces a la gente que pasa por el foro. Pero vamos, que no, que no quiero ni hablar contigo, que tengo mejores cosas en la vida que hacer que entretenerte a ti...lo dicho, pasa de mí.
Un libro de Popper no vale ni para limpiarse el culo.
Última Edición: 22 Mar 2024 20:15 por Black Mask.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Anuska-

Libros 22 Mar 2024 20:06 #82399

  • rdomenech31
  • Avatar de rdomenech31
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 834
  • Gracias recibidas 1556
No creo que sea yo quien pierde las formas. Que sí, que puedes estar tranquilo, que pasaré de ti. No vengo aquí a esto, desde luego. Nada, a partir de ahora, para procurar que reine la concordia en el foro, me comprometo a no comentar lo que digas tú en tus mensajes (lo que obviamente no puede significar no intervenir en ningún hilo en que hayas intervenido tú). Únicamente pongo la condición de que tú también te comprometas a no hacer referencia a mis mensajes, ni directa ni indirectamente. Es decir, que nos comprometamos a ignorarnos mútuamente a partir de ahora.
Última Edición: 22 Mar 2024 20:23 por rdomenech31.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Libros 23 Mar 2024 15:02 #82409

  • Anuska-
  • Avatar de Anuska-
  • DESCONECTADO
  • Sancionado
  • Mensajes: 1361
  • Gracias recibidas 3356
Black Mask escribió:
Pasa de mí. Es fácil. Yo paso mazo de tí.
No me paso por otros hilos porque paso mazo de leerte. Hay millones de cosas más interesantes que prefiero leer. Vas quitando la razón a todo el mundo, eso te pone, oye, igual hasta puedes que tengas razón, pero te pierden las formas. Ya son varios los compañeros que se han quejado, a mi plin, no te leo. Y como no te leo, como no interactuo vas detrás, a provocar, eres tu el que no soporta lo diferente, ahí vas a corregir y a dar tu opinión (como si no la supieramos ya....) diciendo a todos que estamos todos equivocados menos tu....ay señor!!! Que cruz!!!
Quien acuda al foro no se hará una idea basada en lo que yo digo, supongo. Irá a las fuentes si le interesa o no irá si no le interesa. Es la diferencia, poner las fuentes o pontificar todo el santo día dando tu opinión..no vaya a ser que los demás, que no tienen ningún criterio, se vayan a hacer una idea equivocada....en poca estima tienes entonces a la gente que pasa por el foro. Pero vamos, que no, que no quiero ni hablar contigo, que tengo mejores cosas en la vida que hacer que entretenerte a ti...lo dicho, pasa de mí.
Un libro de Popper no vale ni para limpiarse el culo.
Toda la razón.
Quién acuda al Foro te leerá y luego, si le interesa, acudirá a las fuentes. Es lo que hay que hacer con todo en la vida. No creo que haya nadie de este Foro que crea a nadie porque sí.

Buen vídeo para entender a Comte. Ay madre!.
Última Edición: 23 Mar 2024 15:22 por Anuska-.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Black Mask

Libros 23 Mar 2024 15:51 #82411

  • Anuska-
  • Avatar de Anuska-
  • DESCONECTADO
  • Sancionado
  • Mensajes: 1361
  • Gracias recibidas 3356
rdomenech31 escribió:
Únicamente pongo la condición de que tú también te comprometas a no hacer referencia a mis mensajes, ni directa ni indirectamente. Es decir, que nos comprometamos a ignorarnos mútuamente a partir de ahora.
Ah!, ¿que esto de vosotros es filosofía, y lo que me ocurrió a mí con una señora del Foro fue otra cosa?.
Vale, vale..................................................................
Telita.
Última Edición: 23 Mar 2024 15:57 por Anuska-.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.225 segundos