Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Hume. Off-topic.

Hume. Off-topic. 18 Sep 2022 19:34 #73065

  • outsider
  • Avatar de outsider
  • DESCONECTADO
  • Presocrático
  • Mensajes: 50
  • Gracias recibidas 38
Dice Hume: "Las pasiones contrarias se manifiestan alternativamente si se originan de objetos distintos; se destruyen entre sí cuando proceden de partes diferentes de un mismo objeto y continúan existiendo mezcladas cuando se derivan de las probabilidades contrarias e incompatibles de las cuales depende un objeto".
Sigue: "La mente tiende por instinto original a unirse al bien y evitar el mal", "cuando el bien es seguro y probable, produce alegría. Cuando es el mal quien se encuentra en esa situación, surge la tristeza o pesar", "del bien surge el deseo; y del mal la aversión. La voluntad se ejerce cuando el bien o la evitación del mal se pueden alcanzar por alguna acción de la mente o del cuerpo".

Pero es que siempre han existido y existen, cada vez en mayor número, creo yo, mentes desquiciadas que tienen todas esas cosas al revés, que fabrican una normalidad ética a su medida y la alegría se la producen la distorsión y la acción ilegal y la tristeza sus pérdidas y bajadas. Esto puede deberse al olvido de la religión y los antiguos códigos morales y a la nueva era que se asiste de manifestación humana. Y eso no debería ser así, ya que si la religión y dios es un invento del hombre éste mismo hombre debe poseer en sí mismo los códigos de libertad y de ética que se manifiesten en la nueva situación.

También es que todo esto desde aquí no debe constituir un juicio sobre semejante cuestión, a cada cual le va mejor en la vida según como se la plantea y si lo que alguien consigue cree que es lo correcto, debe seguir haciéndolo y si encuentra, por supuesto, una plataforma social, como la política o el dinero, por ejemplo, que se lo permita y donde pueda desarrollarse. Siempre de cualquier forma, es necesario aplicarse el cuento de todo lo que uno va haciendo y no permitir ¡ni por mientes! que las circunstancias ni los hechos ni los propios actos se retuerzan, den la vuelta y se sitúen en contra de uno y lo aniquilen. El ejemplo de esto mismo ya lo vimos en Maquiavelo, un hombre político importante que permanece víctima de su propio sistema ideológico.

Y además, ¿Quién acusa en primer lugar?: la Ley.

En realidad es que el mal debe inmiscuirse en la misma contradicción, en el surgir de dos pasiones contrarias, en la conexión genuina entre esas dos pasiones, sería la elección y conclusión, el uso de la libertad y la voluntad el lugar preciso donde hay que soslayar ese mal, pasar a su lado.

Y otro lugar importante donde el mal se manifiesta es en el conflicto y la competición con los otros o los vecinos en la lucha y consecución de condiciones, en el instante mismo en que hay que contar con el otro para que la función de lo humano continúe.

El otro aquí entendido en la misma conformación de la pareja humana siempre dispuesta entre mujeres y hombres que hacen funcionar la especie. Pero debe preverse otra serie de posibilidades de esa pareja que no son muchas, es decir, un hombre con un hombre, una mujer con una mujer y una mujer con un hombre, y que en esas escuetas posibilidades siempre se busca la mejor manera de fabricar una criatura, llámese un bien común, parecidos intereses o criaturas naturales que hacen funcionar la especie. No hay otras posibilidades. Además es que el otro en el caso de un hombre debe ser otro hombre, por la disposición genética o la manera de pensar o los olores o funciones, el otro en el caso de una mujer debe ser otra mujer por la inmediata presencia, la disposición de sus genes, sus olores y manías. El conflicto se manifiesta, entonces, cuando ese hombre ha de eliminar o hacer desaparecer al otro hombre para llegar a su auténtica pareja, que es una mujer, y crear de la nada una criatura, cuando esa mujer ha de suprimir y desaparecer al otro, que es otra mujer, para conseguir su auténtica pareja, que es un hombre y hacer funcionar la especie.

Tan solo aquí permanece y subyace la norma, la costumbre, la ley secular y consuetudinaria: no se puede eliminar al otro, hacerle desaparecer, robarle y matarle, pues cuando eso se lleva a cabo, en el mismo instante, o un poco antes o un poco después hay que estar presentes en el cercano e inmediato lugar de la conciencia.

Eso es el mal o algo muy parecido, es un "cuasi" necesario natural. Ese mal ahí debe ser algo bueno o conveniente, permitido, el permiso de Dios, el elemento regenerativo de las cosas. Ahrimán que piensa el universo de Ormuz antes de crearlo.

El robo y la muerte aquí entendidos según la especie de la casuística jurídica y en el triste caso de la trasgresión de esas dos leyes naturales que son no robar y no matar. El hombre, lo humano, las mujeres y los hombres y por razones de su historia, siempre habría sido antes ladrones que asesinos. Ya vimos en otro lugar como las acciones de robo pueden ser restituidas y perdonadas, una condición natural de esa clase de hechos, sin embargo, no sucede lo mismo con las acciones de muerte, cuya falta "lo que ahí había" no se pueden restituir ni perdonar en el tribunal de la conciencia. De ahí la sensación genuina de que la vida es un poco no-nuestra.
Última Edición: 18 Sep 2022 19:39 por outsider.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.124 segundos